"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento" José Martí

martes, 22 de marzo de 2016

La Batalla de Puerto Rico en Naciones Unidas Asociación Cubana de Naciones Unidas, La Habana, Cuba Viernes,


Olga I. Sanabria Dávila

Movimiento Independentista Nacional Hostosiano Comité de Puerto Rico en Naciones Unidas

Saludos y gracias por estar aquí.

No podemos iniciar una presentación sobre el caso de Puerto Rico en Naciones Unidas sin antes mencionar lo crucial y lo consecuente que ha sido Cuba en todo lo que tiene que ver con esto, y decir que han sido muchas las batallas.

El título, La batalla de Puerto Rico en Naciones Unidas, es muy acertado y aquí queremos hablar de esa batalla. Aunque hay decir que la palabra batalla no es muy diplomática que digamos, también hay que decir que eso es lo que tienen que librar las causas justas en Naciones Unidas. Al igual, batallas tienen que dar los países en desarrollo, pequeños que luchan por el derecho a ejercer su soberanía y adelantar sus intereses propios en Naciones Unidas, como es el caso de Cuba y muchos países más.

Lo de Puerto Rico es una batalla porque Puerto Rico no tiene embajadas, ni misiones ni ningunas representaciones internacionales significativas a nivel gubernamental en los organismos multilaterales o a nivel bilateral. Solo tenemos la Misión de Puerto Rico en Cuba. La versión de la realidad de Puerto Rico que reciben los países y que se divulga generalmente, es la de Estados Unidos, de que los puertorriqueños decidieron por el Estados Libre Asociado, que Puerto Rico advino al auto gobierno cuando se fundó el Estados Libre Asociado en 1952, y que estamos felices como estamos.

Claro, recientemente con la grave crisis económica y fiscal que está sufriendo Puerto Rico con un deuda pública impagable que sobrepasa los

$70 mil millones y todo lo que eso ha conllevado de crisis social y política, recientemente, habido más atención a Puerto Rico y desde una óptica ligeramente distinta.

*Por otro lado, es una batalla porque a los y las que realizamos este trabajo, a nombre de la organización que representamos, tenemos que incursionar en organismos integrados por gobiernos y en organismos integrados por organizaciones. Precisamente, por eso, hace 30 años, se creó el Comité de Puerto Rico en Naciones Unidas, pero eso no significa que la organización a que está adscrita esta organización, el Movimiento Independentista Naciones Hostosiano, no acude también ante organismos que agrupan gobiernos, como es Naciones Unidas e igual el Movimiento de Países No Alineados, o la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en cuyos eventos quisiéramos también estar presentes.

El trabajo de luchadores puertorriqueños y puertorriqueñas en Naciones Unidas es parte del trabajo internacional por la independencia de Puerto Rico que data del Siglo XIX cuando los próceres caribeños luchaban por una Confederación de las Antillas de países independientes, libre de la esclavitud y con el reconocimiento de los derechos sociales y democráticos de los pueblos. Ello obligó a la solidaridad entre ellos que hoy en día se refleja en la solidaridad entre Puerto Rico y Cuba, y otros pueblos, la aportación de Cuba al caso de Puerto Rico en Naciones Unidas y el propio trabajo en ese foro de puertorriqueños y puertorriqueñas.

El hecho de la lucha por la Confederación de la Antillas en el Siglo XIX me trae a un punto fundamental sobre la batalla de Puerto Rico en Naciones Unidas. Esa lucha por la Confederación en gran medida respondía a la necesidad de hacer realidad la fuerza, porque países pequeños, como en el caso de Puerto Rico, con una historia tan larga de opresión y explotación que lucha contra una fuerza tan poderosa, tienen que acudir a la comunidad internacional y al Derecho Internacional para que se apliquen a su proceso de descolonización los principios y el derecho aplicable.

Toda relación es una relación de poder e imagínense Uds. la desigualdad descomunal entre un Puerto Rico enfrentándose en reclamo de descolonización e independencia a al poder más grande que ha conocido la humanidad, con todo lo que implica esa relación de dominación colonial en cuanto a todo tipo de agresiones al pueblo de Puerto Rico.

¿Cómo podríamos nosotros pretender que en derecho la situación colonial de Puerto Rico se resuelva en el marco de esa relación? ¿En el marco del Derecho Constitucional de Estados Unidos y de la legislación del Congreso de Estados Unidos? Sin la participación de Naciones Unidas, sin solidaridad internacional. Además, en una situación donde Estados Unidos aprovecha cada oportunidad para reiterar que le pertenecemos, que somos su territorio, que le pertenecemos a, pero no somos parte de, ellos, y que somos un territorio sujeto a los poderes plenarios del Congreso de Estados Unidos.

Acudimos a Naciones Unidas para que se aplique el Derecho Internacional al caso colonial de Puerto Rico, para que se aplique al caso de Puerto Rico el Derecho Internacional de Descolonización moderno que recoge la resolución 1514(XV) de la Asamblea General de Naciones Unidas adoptada en 1960, la cual a su vez recoge la experiencia acumulada de los procesos de descolonización antes de 1960 y los principios de la descolonización de ahí derivados.

Acudimos a Naciones Unidas porque los puertorriqueños y puertorriqueñas somos una nación forjada durante 400 años antes de la invasión de 1898. Somos una nación forjada cultural, idiomática e históricamente como una nación latinoamericana y sobretodo caribeña en este entorno tan rico y diverso al que pertenecemos geográficamente.

Somos una nación que además hemos luchado por la independencia durante más de 100 años, una lucha que le ha costado mucho al pueblo de Puerto Rico y que se intentó aplacar con el establecimiento en 1952 del estatus de Estado Libre Asociado, luego de años de represión, persecución, presos políticos independentistas, agresión cultural y explotación entre otros vejámenes que hemos sufrido y seguimos sufriendo.

Luego del establecimiento del estatus de Estado Libre Asociado, Estados Unidos acudió a Naciones Unidas y logró una votación favorable para que, a través de la resolución 748(VIII) de la Asamblea General de Naciones Unidas en 1953, se le eximiera de informar sobre Puerto Rico como un territorio que apareció hasta ese momento en la lista de Naciones Unidas de territorios no-autónomos y que con la adopción de la resolución 748(VIII) fue retirada de esa lista aunque en 1952 con el establecimiento del estatus de Estado Libre Asociado, nada cambio referente al estatus colonial de Puerto Rico, y como ahora reiteran distintas instancias del gobierno de Estados Unidos, en 1952 Puerto Rico permaneció bajo los poderes plenarios del Congreso de Estados Unidos.

En ese momento la única área en que Puerto Rico adquirió poder fue sobre sus asuntos fiscales, un área que ahora por la grave crisis económica y fiscal que sufrimos probablemente vuelva a ser sometida al poder del Congreso de EU por el próximo establecimiento de una Junta Federal de Supervisión (o Control) Fiscal siendo ambas cosas lo mismo, donde un nombre disfraza lo otro.

Definitivamente, fue una batalla lograr que, a pesar de la remoción de Puerto Rico de la lista de territorios no-autónomos, el Comité de Descolonización de Naciones Unidas, establecido en 1961 para monitorear la implementación de la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales, es decir la resolución 1514(XV) de 1960, examinara el caso de Puerto Rico. Y ello no hubiera sido posible o se hubiera delatado, o hubiera sido mucho más difícil de lo que de hecho fue, sin el compromiso y el arduo trabajo de Cuba, trabajo sobre el caso colonial de Puerto Rico en el Comité de Descolonización que continúa hasta el día de hoy.

En esto también hay que mencionar el trabajo duro y sagaz de un grupo de independentistas puertorriqueños liderado por Juan Mari Brás quien fue el visionario junto a la diplomacia cubana de la presentación del caso colonial de Puerto Rico en Naciones Unidas y en asegurar, desde su redacción y cabildeo, la aplicabilidad de la resolución 1514(XV) de 1960. Fíjense si fue una batalla, que a pesar que la adopción de la resolución 1514(XV) fue en 1960 y el establecimiento del Comité de Descolonización en 1961, no es hasta más de diez años más tarde que el Comité de Descolonización de Naciones Unidas examina por primera vez el caso. Por eso yo le dedico esta presentación a todas y todos los que me antecedieron en este trabajo en Naciones Unidas, en particular, al inolvidable Juan Mari Brás, quien pago el precio de la vida de su hijo por su dirección tan vertical en todos los ámbitos de la lucha puertorriqueña, y también a todos los cubanos y cubanas que han trabajado en esto.

Una vez el Comité de Descolonización examina el caso de Puerto Rico por primera vez que 1972, toma la decisión de volver sobre el mismo en 1973, que entonces es la primera vez que el Comité adopta una resolución que estipula en su parte dispositiva mantener bajo examen el tema.

Al día de hoy el Comité de Descolonización de Naciones Unidas ha adoptado 34 resoluciones sobre el caso de Puerto Rico. Las mismas tratan la aplicabilidad de la resolución 1514(XV) al caso colonial de Puerto Rico, algo fundamental para la descolonización de Puerto Rico y su derecho inalienable a la libre determinación e independencia.

Además, las resoluciones tratan diversos temas pertinentes sobre la situación de Puerto Rico como han sido a través de los años la agresión cultural y el carácter latinoamericano y caribeño del pueblo de Puerto Rico, la represión y persecución política de independentistas, el reclamo de la salida de la Marina de Vieques y el derecho de los viequenses a la limpieza adecuada y a su desarrollo económico y social, y los presos políticos. En particular, al presente la resolución, y cito, “reclama al Presidente de los Estados Unidos que ponga en libertad al preso político puertorriqueño Oscar López Rivera, de 71 años de edad, que cumple condena en una prisión de los Estados Unidos desde hace más de 34 años, por causas relacionadas con la lucha por la independencia de Puerto Rico, y cuyo caso es de carácter humanitario..”

Otros temas que han tratado las resoluciones son el deber de Estados Unidos de asegurar un proceso que permita al pueblo de Puerto Rico ejercer su derecho a la libre determinación e independencia de conformidad con al resolución 1514(XV) y las resoluciones del Comité propiamente, menciona los años de intervención de Estados Unidos en Puerto Rico, e iniciativas en Puerto Rico para poner en marcha el proceso y que tales iniciativas tienen que originarse en Puerto Rico.

Menciona el estancamiento del proceso y la opción de una Asamblea Constitucional de Status.

Además, las resoluciones recogen las declaraciones sobre los derechos de Puerto Rico bajo el Derecho Internacional que han emitido otros organismos internacionales como son el Movimiento de Países No Alineados, y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Al igual menciona la Proclama de Panamá de 2006 en que 33 partidos políticos de 22 países de nuestra región se pronunciaron sobre la necesidad de la descolonización de Puerto Rico.

En la vista que celebra el Comité de Descolonización los 29 países miembros escuchan peticionarios y peticionarias de Puerto Rico sobre una diversidad de temas y problemas derivados del problema colonial de Puerto Rico, antes de adoptar una resolución. Éste es un escenario en que los puntos de convergencia del movimiento puertorriqueño a favor de la descolonización tienen resonancia.

Este fabuloso expediente del caso colonial de Puerto Rico que representan estas resoluciones es una herramienta y cada vez lo será más. Además, pensamos que en la coyuntura actual, en que está haciendo crisis la estructura colonial en Puerto Rico, estamos en un momento en que cobrará más importancia al igual que cobra más importancia el camino, con sus posibles iniciativas adicionales, a la Asamblea General de Naciones Unidas.

No puedo concluir, sin antes decir que este fabuloso expediente ha sido una verdadera batalla en que Cuba y otros países, pero en particular Cuba, han estado en la línea de frente.

Al igual, destacar que es urgente la excarcelación de Oscar López Rivera, y es urgente la descolonización e independencia para Puerto Rico, y que en esto Naciones Unidas tiene una responsabilidad.

Muchas gracias.




Descripción: image001
Descripción: image002
Misión de Puerto Rico en Cuba
Claridad – El periódico de la nación puertorriqueña
www.claridadpuertorico.com
Movimiento Independentista Nacional Hostosiano
www.minhpuertorico.org

Red Betances- Información sobre Puerto Rico y sus luchas
www.redbetances.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por opinar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...