!!! La Economia Cubana y su impacto. La crisis del Euro y el dolar. Los problemas alimenticios del mundo. Las nuevas tendencias de gestion en direccion de los lideres. Sobre la economia China. Sobre el Socialismo y el Mercado. Visite los sitios del Turismo hacia Cuba y otros muy interesantes del mundo. Opine. Todo eso y mas influye en Cuba.!!

miércoles, 22 de octubre de 2014

Principios generales del plan para Cuba de prevención y enfrentamiento al virus del Ébola

El Ministro cubano de salud, Roberto Morales, resumió la estrategia de Cuba para prevenir el ébola.

• Garantizar la protección de la frontera del país en los puntos de entrada, para contener la introducción del virus, a través de un reforzado control en aeropuertos, puertos y marinas, en correspondencia con el Reglamento Sanitario Internacional.

• Asegurar las medidas de protección a los trabajadores y la comunidad, involucrados en la prevención y enfrentamiento al virus del Ébola.

• Fortalecer las acciones de trabajo intersectorial, para lograr efectividad en las medidas de control y su cumplimiento por cada Organismo de la Administración Central del Estado.

• Garantizar el estricto cumplimiento de las medidas de vigilancia y control sobre los viajeros y tripulantes procedentes de áreas con transmisión.

• Realizar la vigilancia epidemiológica y hospitalaria en las unidades designadas, de viajeros procedentes de países con transmisión, así como el aislamiento de los casos sospechosos.

• Desencadenar medidas de control de foco intensivas, ante la ocurrencia de casos sospechosos.

• Desarrollar acciones de educación para la salud, estimulando el cumplimento de las medidas de protección y bioseguridad del personal de la salud y la población en general. La implementación y cumplimiento de este plan ha permitido:

• Constituir un Grupo de Trabajo para el Enfrentamiento al Ébola, que se auxilia de un Centro de Dirección, el cual monitorea y evalúa la situación nacional e internacional las 24 horas del día.

Este grupo coordina técnicamente el Plan Nacional de Prevención y Enfrentamiento al Ébola, de conjunto con el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil.

• Organizar la atención médica para los diferentes niveles del sistema, desde el estado de sospechoso hasta la conclusión de la vigilancia epidemiológica.

• Acondicionar las instituciones médicas para la vigilancia de los casos expuestos a riesgo, así como para la atención de algún paciente sospechoso de la enfermedad.

• Adecuar a las condiciones de nuestro país, los protocolos de la Organización Mundial de la Salud para la vigilancia y atención del Ébola.

• Identificar las necesidades que contribuyan a incrementar las capacidades diagnósticas en el Instituto de Medicina Tropical "Pedro Kourí", para el procesamiento de las muestras de casos sospechosos de fiebres hemorrágicas.

• Capacitar los recursos humanos del sector salud en la prevención, diagnóstico y tratamiento de la enferme-dad viral de Ébola, para su desempeño en el Sistema Nacional de Salud o en el cumplimiento de misiones en el exterior, así como a directivos, funcionarios y personal de otros sectores de la economía, que participan en la respuesta.

• Garantizar la preparación en las medidas de vigilancia y protección a diplomáticos, colaboradores y otros residentes cubanos, que se encuentran en los países donde exista riesgo o transmisión de la enfermedad.

• Crear el Centro de Entrenamiento en el Instituto de Medicina Tropical "Pedro Kourí", para el cumplimiento de estos procesos de formación, que incluye las actividades de tratamiento y control de la enfermedad.

• Garantizar el aseguramiento logístico multilateral para el enfrentamiento a la epidemia.

• Incrementar las medidas de control sanitario internacional y vigilancia epidemiológica en los puntos de entrada al territorio nacional, para reducir el riesgo de introducción y diseminación del virus del Ébola.

• Monitorear la situación epidemiológica de los países con riesgo o transmisión, donde contamos con brigadas médicas cubanas, adoptando las medidas necesarias para garantizar el cumplimiento de las indicaciones para la protección de nuestro personal.

• Asegurar el cumplimiento de la legislación sanitaria, con énfasis en la seguridad biológica, durante las acciones de prevención y enfrentamiento al virus del Ébola.

• Orientar a cada Organismo de la Administración Central del Estado y los Consejos de Administración Provincial, la elaboración del plan con acciones específicas que aseguren la prevención y control de la enfermedad.

• Elaborar un programa integral de comunicación social que orienta oportunamente a la población

Ministro cubano de salud, Roberto Morales, durante la Cumbre del Alba TCP realizada en La Habana el 20 de octubre de 2014.

Los 19 hechos que demuestran la debilidad de la economía estadounidense

Pese a las declaraciones de la Casa Blanca sobre la recuperación total del sector financiero estadounidense, los datos publicados por Zero Hedge hacen constar que la economía del país sigue estando "enferma".
 
 
La crisis financiera de 2008, que empezó en EE.UU. con la quiebra de Lehman Brothers y la caída del sector hipotecario, dejó una economía mundial en recesión y sus efectos se siguen sintiendo hoy. El blog financiero Zero Hedge ha expuesto 19 hechos que hacen pensar que la economía estadounidense sigue estando "enferma":

1. Con el ajuste por inflación la renta media de una familia estadounidense ahora es un 8% menor que en el año 2007.

2. El número de empleados que trabajan a media jornada aumentó en un 54%. Por el contrario, los trabajadores a jornada completa son un millón menos que antes de la crisis.

3. La media jornada no es una opción elegida por los ciudadanos. Más de 7 millones de estadounidenses que trabajan así desean encontrar un empleo a tiempo completo.

4. En la mayoría de los puestos de trabajo creados durante la recuperación se paga un 23% menos que antes de la crisis.

5. El número de desempleados que ya no tienen esperanza de encontrar un trabajo nuevo se duplicó en comparación con los datos de diciembre de 2007.

6. Al inicio de la crisis solo el 17% de los desempleados no fueron capaces de encontrar trabajo en un plazo de 6 meses. Ahora esta cifra es superior al 34%.

7. Por la carencia de puestos del trabajo casi la mitad de los graduados dependen económicamente de sus padres dos años después de terminar sus estudios.

8. En el estado de California la cuarta parte de la población es pobre, de acuerdo con los cálculos de la Oficina del Censo de EE.UU.

9. Las condiciones de vida de una "casa típica americana" son ahora un 36% peores que lo eran hace una década, según 'The New York Times'.

10. Aumenta la desigualdad. Así, en 2007 una familia "media" de la lista Top-5 era un 16% más rica que las demás. Ahora es un 24%.

11. El número de pequeños negocios marca su mínimo histórico.

12. El 31% de todos los préstamos para comprar un auto en EE.UU. son los créditos 'subprime' (de alto riesgo). En 2007 el sector hipotecario que causó la crisis sufría la misma situación.

13. El precio del coste del petróleo de esquisito bituminoso es de unos 85 dólares por barril. El precio del petróleo en el mercado, que ya cayó en un 30%, podría acabar con el boom de este tipo de petróleo en EE.UU.

14. En paridad del poder de compra, China ya ha desplazado a los EE.UU. como la mayor economía del mundo.

15. Unos 49 millones de estadounidenses no tienen seguridad alimentaria.

16. Los cuatro mayores bancos de los EE.UU. representan una cantidad desproporcionada del riesgo derivado del sistema financiero.

17. Los gerentes de la Reserva Federal tienen un salario medio de 246.500 dólares anuales.

18. En 2014 la deuda pública estadounidense se incrementó en un billón de dólares.

19. En sus vacaciones el presidente Obama y su familia han gastado unos 40 millones de dólares.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/economia/view/144448-hechos-demostrar-debilidad-economia-eeuu

Empresas de más de 60 países en FIHAV 2014

La Feria Internacional de La Habana, ya en su 32 edición, ratifica el fracaso de la política de aislamiento (de Estados Unidos) contra Cuba, afirmó Rodrigo Malmierca Díaz, ministro cubano de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, en conferencia de prensa sobre FIHAV 2014, prevista del dos al ocho de noviembre, en ExpoCuba. 

El funcionario destacó que a la próxima cita, hay confirmada la asistencia de empresarios de más de 60 países, “un nivel de participación similar, dijo, a la edición del pasado año, considerada la mayor de los últimos diez años, aunque ya existe, precisó, limitaciones en cuanto al espacio dentro del recinto ferial de ExpoCuba para continuar aumentando en áreas techadas la concurrencia de empresas nacionales y extranjeras. 

Malmierca Díaz indicó que la Feria de La Habana devendrá un espacio oportuno para continuar promoviendo la inversión extranjera en el país, bajo la nueva Ley 118 aprobada a finales de marzo de este año por la Asamblea Nacional del Poder Popular. 

En ese orden se lanzará en la Feria, el lunes tres de noviembre, la cartera que contiene un volumen grande de proyectos para recibir capital extranjero, que además implica un elevado número de recursos a invertir en el país. Durante la cita, toda esa información estará disponible tanto para expositores, como demás interesados en formato digital e impreso. 

El Ministro cubano significó que se trata de un esfuerzo grande que hace el país en función de identificar proyectos concretos en todos los sectores de la economía donde se ha establecido recibir inversiones extranjeras. 

“Son proyectos, apuntó, que ya tienen determinado nivel de estudio, en muchos casos con investigaciones sobre prefactibilidad, que permitirá a empresarios extranjeros tener una información valiosa para tomar decisiones de invertir o no en el país” y adelantó que a FIHAV 2014, asistirán unas 30 delegaciones de gobiernos e instituciones extranjeras. 

Abraham Macique, miembro del Comité Organizador de la Feria y Presidente del Grupo Empresarial Palco, informó que a FIHAV 2014, han confirmado su asistencia más de 2 000 expositores, quienes han contratado 18 366 metros cuadrados de área expositiva (30 más que el año anterior). 

Señaló que esa cifra cubre todo el sitio disponible dentro de los 25 pabellones, por lo cual solo quedan aprovechables zonas al aire libre, situación que esperan resolver en próximas ediciones sobre todo a partir del desarrollo de Ferias Especializadas. 

Por su parte, Orlando Hernández Guillén presidente de la Cámara de Comercio de la República de Cuba, explicó que 5 000 metros cuadrados fueron contratados por empresas nacionales, donde se mostrarán productos y servicios de la exportación cubana en 170 stands de unas 360 entidades de la Isla. 

La muestra incluye la Zona de Desarrollo del Mariel y por primera vez la nueva Terminal de Contenedores de ese propio puerto cubano; también estará presente la Oficina del Sucre, donde especialista informarán a expositores y visitantes sobre este novedoso sistema monetario.

Hoyo de San Juan, novedosa vitola de tabacos Hoyo de Monterrey

Hoyo de San Juan, una nueva vitola de la marca de tabacos Hoyo de Monterrey, saldrá al mercado próximamente, como parte de la estrategia mundial de diversificación de la producción y comercialización de la Corporación Habanos S.A.

De calibre grueso, permite a los aficionados de este tipo de torcidos enriquecer la gama en los calibres de mayor porte, poco presentes en la marca hasta ahora.

Este tabaco es una opción atractiva para aquellos que gustan de un Habano de menor fortaleza, delicado, aromático y con una gran elegancia y complejidad y estará disponible en su clásico cajón de corredera de la marca en 25 y 10 unidades.

Estos cajones incorporan innovaciones en la imagen de la marca, una papeleta adhesiva externa y también la cinta que adorna el mazo de 25 unidades en color blanco que ayudarán a identificar esta novedosa vitola de Hoyo de Monterrey

Con su anilla de color rojo característico en la parte inferior y que eleva la imagen de la serie estará presentes en los diferentes puntos de venta de todo el mundo en las próximas semanas

Ana López, directora de Marketing Operativo de la empresa Habanos S.A., afirmó que todas las vitolas de la marca se hacen totalmente a mano.

Explicó que las hojas de seco y ligero que componen su ligada de sabor suave proceden de los suelos de San Juan y Martínez y aportan consistencia e intensidad propia.

López recordó que la serie El Hoyo era conocida históricamente por sus formatos de calibre fino y medio.

Informó que para este año se prevé estabilizar las ventas, las cuales serán beneficiadas por la introducción de nuevas vitolas y de ediciones limitadas de puros.

Recordó que a pesar del efecto de la crisis mundial y de las medidas antitabaco que se generalizan en algunas naciones, como Grecia y España, la comercialización fue valorada de favorable, al reportarse incrementos en los nuevos mercados emergentes.



Las ventas internacionales de tabacos cubanos en 2013 representaron ingresos por 447 millones de dólares, 8 % superiores a lo previsto. (Fuente: Agencia Cubana de Noticias)

Siete puertos cubanos recibirán cruceros en la próxima temporada

Siete puertos cubanos recibirán cruceros durante la temporada 2014-2015, que comenzará el 21 de noviembre y se extenderá hasta el 10 de abril del próximo año. En dicha etapa se esperan 13 buques turísticos que harán unas 212 escalas en diferentes puntos del país, anunció en conferencia de prensa Norberto Pérez del Toro, director general de Aries Transporte S.A. encargada de las operaciones de cruceros en todo el país.

La terminal de La Habana, que dispone de dos atraques, encabeza esa lista que también incluye a la rada de Santiago de Cuba, además de Cienfuegos y la playa Punta Francés, en la Isla de la Juventud, sitios que desde hace años han acogido ese tipo de embarcaciones turísticas. Además, se realizarán escalas en el puerto del municipio holguinero de Antilla, así como en la playa Ancón, cerca de la villa patrimonial de Trinidad y en playa Rancho Luna, provincia de Cienfuegos.

Con ese movimiento el país registrará un aumento de las operaciones en dicha modalidad que deberá cerrar el 2014, con unas 141 escalas y unos 35 000 pasajeros; sin embargo, ese promedio es considerado ínfimo en relación con la cantidad de instalaciones que prestan servicios y las posibilidades que tienen para la atención a los viajeros. Al respecto aclaró Pérez del Toro, que según cálculos preliminares el país tiene condiciones para atender en un año 1 092 escalas de estos buques, con 1 190 800 pasajeros y unos 161 200 tripulantes.

Pero eso no es posible debido al bloqueo económico impuestos por los Estados Unidos a Cuba y la aplicación de las leyes estadounidenses, algunas con carácter extraterritorial, que por un lado impiden a los ciudadanos de esa nación viajar a Cuba como turistas y por otro, mediante la Ley Torricelli se impide a los buques norteamericanos viajar a Cuba.

Además, a todas las compañías de cruceros que de otros países que toquen puertos cubanos, se les impone como sanción la de no volver a puertos norteamericanos hasta pasados 180 días de la visita a esta Isla.

Según el director general de Aries S.A. se realizaron cálculos estimados a partir de los datos de la Asociación de Cruceros del Caribe y La Florida, en los cuales se indica que cada cruceristas gasta, generalmente, unos 95,92 dólares en cada escala. Al respecto el directivo añadió: “Eso quiere decir que si tenemos este gasto y además los tripulantes en compras de productos y servicios, gastan unos 96,98 dólares y que además, se estiman en unos 20 dólares los gastos de las operaciones de los cruceros en las terminales, estamos hablando de 149 520 280 dólares, que es el total de la afectación que se producen por la acción del bloqueo, en un año”. Señaló que en dichas pérdidas el acumulado desde 1995 hasta 2013, asciende a 2 240 millones de dólares.

Presidente cubano despidió a brigada médica contra el ébola

La Habana 22 oct (PL) El presidente cubano, Raúl Castro, despidió una brigada médica que participará en África en la lucha contra el ébola, que tiene hoy su epicentro en países del occidente de ese continente.

En esta ocasión los elegidos fueron 83; con destino a Liberia 49 y 34 a Guinea Conakry, naciones golpeadas por años de pobreza, caldo de cultivo de la terrible enfermedad.

El personal integrado por 35 médicos y 48 enfermeros ratificó su compromiso de brindar sus servicios asl máximo y cumplir con las medidas de seguridad establecidas, puntualiza el diario Granma.

Este contingente -precisa el rotativo- está compuesto por profesionales con más de 15 años de experiencia, y el 42 por ciento cumplió este tipo de misión en dos o más ocasiones.

Con estas dos brigadas ya suman 256 profesionales cubanos de la salud que partieron a África occidental a salvar vidas, y Cuba cumple parte del compromiso contraído con la humanidad.

El ébola va de la mano de la pobreza

Servicios de salud deficientes y paupérrimas condiciones de vida figuran entre las causas de la epidemia que ya deja miles de muertes en África occidental.

La Habana, 22 oct. – En el enorme caudal noticioso sobre la crisis de salud provocada por la epidemia de ébola en África occidental, resulta notoria la escasez de información sobre las causas económicas que acompañan a esta enfermedad cuya expansión a América Latina y el Caribe, región con altos niveles de pobreza, no se puede descartar.

Datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe indican que 2013 cerró en el área con 164 millones de personas (27,9 por ciento de la población) viviendo en situación de pobreza y 68 millones en indigencia (11,5 por ciento).

Este lunes, la Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne, alertó que es real el riesgo de que el ébola sea introducido en la región y esta debe prepararse adecuadamente para garantizar la identificación temprana del primer caso, la contención y prevención de la trasmisión y el manejo adecuado de todas las personas.

"Es necesario que en la región se eleve el acceso a laboratorios adecuados para el diagnóstico. El único laboratorio BSL-3 para el diagnóstico de muestras inactivas está en Bolivia", advirtió Etienne, durante la cumbre realizada en La Habana por países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP).

Agregó que los centros de mayor bioseguridad (BSL-4) están en Canadá y en Atlanta, Estados Unidos.

"Hemos coordinado para el envío de muestras allí", afirmó la funcionaria, quien también se refirió al "suministro limitado" y a los "elevados" precios de los equipos de protección para el personal encargado de atender a las personas enfermas.

En ese sentido exhortó a los jefes de Estado y de Gobierno de la región a analizar la producción local de estos elementos, estimular la búsqueda y fabricación de una vacuna y contar con una medicación y tratamiento específico para esta dolencia que se manifiesta con fiebre elevada, debilidad intensa, dolor muscular y de garganta y deterioro de la función renal y hepática, entre otros síntomas.

Esta es una enfermedad infecciosa viral aguda que se caracteriza por su alto nivel de mortalidad. Los tres países africanos mayormente golpeados por la epidemia son Sierra Leona, con 3.508 casos y una tasa de letalidad de 34,8 por ciento; Liberia , 4.262 casos y una tasa de letalidad de 58,3 por ciento y Guinea Konakry, 1.528 casos y 57, 3 por ciento de letalidad.

En un exhaustivo análisis sobre el tema, el investigador Vicenc Navarro, Catedrático de Ciencias Políticas y Sociales en la Universidad Pompeu Fabra (Barcelona, España) señaló como causas directas de la epidemia a la "enorme pobreza" de la mayoría de la población de esos países.

A ello se añade la extrema insuficiencia de su infraestructura sanitaria y de saneamiento. "Hoy, en Liberia, Sierra Leona y Guinea los pacientes con ébola son rechazados en los hospitales y mueren en la calle, a plena luz del día", afirmó el también profesor de Políticas Públicas en la Universidad Johns Hopkins, de Estados Unidos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha indicado que se necesitan 4.300 camas hospitalarias para tratar a todos los pacientes con ébola en estos tres países. Esa cifra que significa más de diez veces el número total de camas en existencia, aseguró el académico.

En datos suministradas por el ministro cubano de salud, Roberto Morales, durante la Cumbre del Alba-TCP sobre el ébola, realizada este lunes, hasta el momento se reportaron 9.391 casos, de los cuales fueron confirmados 5.301.

"Han ocurrido 4.632 defunciones, con una tasa de letalidad general de 49,4 por ciento", añadió el galeno.

Las otras naciones africanas afectadas, aunque con baja trasmisión, incluyen la "República Democrática del Congo (68 enfermos), bajo control, Senegal con un sólo reporte, cerró la transmisión el 17 de octubre y Nigeria con 20 casos, debe cerrar en el día de hoy (lunes 20)", señaló el titular cubano de salud.

A su vez, Estados Unidos reportó tres casos, uno de ellos, que falleció, provino de Liberia y dos trabajadores de salud. España reportó una auxiliar de enfermería que atendió dos pacientes trasladados también desde Liberia.

Cuba, que debe mantener campañas permanentes contra el Aedes aegypti, mosquito trasmisor del dengue, y entre 2012 y 2013 enfrentó brotes de cólera y más recientemente algunos casos de chikungunya, sostiene desde septiembre pasado un plan de prevención y enfrentamiento al virus del ébola.

Al respecto, el ministro Morales explicó que el programa tiene como objetivo general, evitar su introducción y diseminación en el territorio nacional, así como consolidar un conjunto de medidas sanitarias de vigilancia, prevención, atención y bioseguridad, que posibiliten, con la participación de todos los sectores, la detección temprana de los casos y la implementación inmediata de acciones de control.

Cuba fue la primera en responder al llamado de Ban Ki-moon, Secretario General de Naciones Unidas, y Margaret Chan, Directora General de la OMS, con el envío de 256 profesionales de la salud del Contingente Internacional de Médicos Especializados en el Enfrentamiento a Desastres y Grandes Epidemias "Henry Reeve" a los países afectados por el ébola.

Ese personal se suma a las 32 brigadas médicas cubanas que ya prestan asistencia en África, con 4.048 colaboradores, de ellos, 2.269 médicos. La cooperación incluye un programa de capacitación en países de África no afectados por la epidemia, donde están presentes brigadas médicas cubanas, sobre temas de prevención, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad.

Como parte de la estrategia conjunta acordada por los países del Alba-TCP, los próximos días 29 y 30 está prevista una reunión técnica de especialistas del bloque regional para intercambiar experiencias y conocimientos, así como concertar estrategias de prevención y enfrentamiento a la amenaza de la epidemia del ébola.

De ese encuentro y sus propuestas deberá surgir un plan de acción para presentar a la consideración de los Jefes de Estado y Gobierno del bloque a más tardar el próximo 5 de noviembre.

A la cita habanera asistieron Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Mancomunidad de Dominica, Antigua y Barbuda, Ecuador, San Vicente y las Granadinas y Santa Lucía, todas integrantes de la Alianza. También acudieron Granada y San Cristóbal y Nieves, dos naciones que ya han recibido la aceptación en el grupo.

Asimismo estuvieron presentes Haití, nación invitada permanente del bloque y delegaciones de la ONU, la OPS y la Organización de Estados del Caribe Oriental. (2014).

martes, 21 de octubre de 2014

Hay que entender el poder del mercado

Matthew Lynn, director ejecutivo de Strategy Economics

Si preguntase qué economista francés era más probable que ganara el premio Nobel de economía este año, la mayoría de la gente, de ocurrírsele algún destinatario, le habría respondido que Thomas Piketty, autor del éxito de ventas El capital en el siglo XXI. Sin embargo, el galardón le ha correspondido a Jean Tirole. Aunque Tirole es mucho menos conocido para el gran público, en realidad es un premiado mucho más merecedor.

El quid de su trabajo se ha centrado en el poder del mercado de las grandes empresas y cómo debe controlarse para que trabajen para los consumidores y no al revés. No es un asunto que llene tantos titulares como la desigualdad pero es mucho más importante.

En realidad, necesitamos entender el poder del mercado más que nunca, por tres motivos. Los gobiernos faltos de efectivo han vendido sus oligopolios naturales y necesitan control. Internet ha dado luz a una nueva estirpe de corporaciones con un poder abrumador. Y la globalización ha creado una serie contada de empresas mega caps y bancos que escapan al alcance de casi cualquier regulador nacional.

Estudiar regulaciones

Es fácil confundir el apoyo al mercado libre con el apoyo a los grandes negocios y es una trampa en la que caen muchos defensores normales de los mercados abiertos. Sin embargo, son dos cosas distintas. Desde que Adam Smith escribiera La riqueza de las naciones, prevenir el abuso del mercado ha estado en el corazón de la economía. Dejadas a sus anchas, las empresas crecen en exceso y acumulan demasiado poder, y en cuanto lo hacen levantan barreras de entrada que las protegen de la incomoda competencia nueva.

Tirole ha dedicado su carrera a estudiar la regulación de monopolios en sectores como las telecomunicaciones y la banca, mediante conceptos que incluyen la teoría del juego y contractual, para ayudar a los reguladores a diseñar mejores políticas para controlar a las corporaciones poderosas. Les ha exigido que abandonen las soluciones simplistas como los controles de precios y que también se resistan a diseñar regímenes regulatorios únicos que engloben diferentes tipos de empresas.

Al contrario, les pide que elaboren soluciones aptas para el sector en cuestión y basadas en un análisis de cómo funcionan las empresas que pertenecen a él. Su trabajo carece de grandilocuencia para los ideólogos de izquierdas y derechas pero Tirole se ha concentrado en las soluciones prácticas y en el análisis de por qué unas cuantas empresas han escarbado tanto poder de mercado. Hay tres motivos por los que su obra es más relevante que nunca.

Ola de privatizaciones

El primero es que todavía no hemos asumido la ola de privatizaciones que empezó con los gobiernos de Reagan y Thatcher en los años ochenta. Sectores enteros, como las telecomunicaciones, el agua, la electricidad, los aeropuertos y los trenes, monopolios por naturaleza o en los que sólo puede haber unos cuantos agentes, se han vendido al sector privado. La privatización fue, en muchos sentidos, un tremendo éxito y eso explica por qué, una vez empezada en Gran Bretaña y Estados Unidos, se generalizó en el resto del mundo.

Las empresas privadas eran mucho más dinámicas y ofrecían un servicio mucho mejor al cliente que las controladas por el estado. La situación tenía muchas ventajas pero también creó un grupo de oligopolios que no siempre ofrecen los mejores precios ni invierten todo lo que deberían en el futuro, ni tratan a sus clientes con toda la atención que haría falta. La competencia pura y dura no va a disciplinarlos porque en algunos sectores brilla por su ausencia, ahora y siempre. Pocas ciudades cuentan con dos empresas de agua y no muchas son lo suficientemente grandes como para tener más de un aeropuerto. La cuestión es cómo regularlas para que trabajen para los consumidores y no se limiten a embaucarlos.

Además, Internet parece el lugar idóneo para los monopolios. Google para las búsquedas, Amazon para los libros y cada vez más para otras áreas del minoreo, PayPal para los pagos, eBay para subastas, Apple para la música y los teléfonos, etc. La web escupe empresas con una cuota de mercado tan aplastante, tantos datos sobre sus clientes y tanto control sobre sus proveedores que parecen más poderosas que cualquier estado. Tirole advierte de que mientras el mercado siga abierto no habrá problemas. De hecho, si las empresas web dominantes abusan de su posición, pueden encontrarse enseguida reducidas por una empresa nueva, más lista y audaz.

Gigantes de la web

Es el caso de los gigantes de la web, que disfrutan de un poderío breve que no dura mucho. Hace algunos años, nos preocupábamos por Microsoft y antes por IBM pero ninguna de ellas parece importar ahora. Aun así, debemos conocer mejor cómo han adquirido tanto poder esas empresas y si hay que hacer algo para mantenerlas bajo control. Por último, la globalización ha creado una serie de mega caps que escapan al control nacional. Pagan muy pocos impuestos y prestan poca consideración a las leyes locales. Si no les gusta algo, simplemente se trasladan a una jurisdicción más amable.

Los grandes bancos son un ejemplo de ello y parte de la obra más reciente de Tirole se ha centrado en la cultura de las bonificaciones, que sin duda sorprenderá a muchos como un ejemplo del fracaso del mercado. Puede que haya una clase de empresas que ya no operen en el sector público, como Standard Oil hace un siglo, que eran demasiado grandes y necesitaban romperse pero no puede darse siempre por hecho que sólo porque una empresa se gestione de forma privada y se enfrente a la competencia no va a necesitar regulación.

La economía no se ha ganado mucha gloria en los últimos años. No predijo la crisis financiera de 2008 y ha ofrecido pocas herramientas para arreglar el estropicio que dejó tras de sí. No obstante, hacer que los mercados funcionen con más eficiencia sigue siendo la mejor manera de garantizar el crecimiento y economistas como Tirole que estudien cómo lograrlo contribuyen mucho más que otros colegas más prominentes.


Leer más: Hay que entender el poder del mercado - elEconomista.eshttp://www.eleconomista.es/firmas/noticias/6171246/10/14/hay-que-entender-el-poder-del-mercado.html#Kku8LOr8saDLfM8k

Canciller ruso cataloga de pernicioso bloqueo de EE:UU contra Cuba

EDITADO POR MARIA CALVO
 
Moscú, 21 oct (RHC-PL) El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, consideró absolutamente inútil y pernicioso el bloqueo unilateral de Estados Unidos contra Cuba, en desmedro de las relaciones comerciales entre los países, destaca este martes una publicación de la Cancillería.

Al condenar con firmeza esa política de castigo a la isla antillana por más de medio siglo, Lavrov comentó que Rusia de manera regular plantea el tema durante los contactos con la contraparte norteamericana, con el convencimiento de su carácter dañino, subrayó.

Expuso el ministro en su comentario que Europa y Canadá, al igual que Rusia en los últimos tiempos, participan en proyectos inversionistas en Cuba.

Cuba -enfatizó Lavrov- es absolutamente un país abierto a la cooperación con todas las naciones del mundo y destacó como significativa la ausencia de sentimientos antinorteamericanos entre los cubanos.

Apuntó asimismo que pese al orgullo como pueblo y el sentido de dignidad, "están (los cubanos) dispuestos a solucionar todas las cuestiones, incluso con los estadounidenses, sobre la base de la justicia y la igualdad de derechos.

El jefe de la diplomacia rusa encomió, por otra parte, cuánto ha hecho Cuba por los países de América Latina, en particular en la esfera de la salud pública, lo cual ha sido reconocido con vehemencia por los líderes de Argentina, Brasil y Venezuela, agregó.

Mencionó el canciller que incluso el secretario norteamericano de Estado, Jonh Kerry, se vio obligado a reconocer la elevada calidad de los médicos cubanos, al alabar la decisión de Cuba de enviar cientos de especialistas de la salud para la lucha contra el virus del ébola en Liberia, Sierra Leona y Guinea.

Estoy convencido que Cuba tiene grandes perspectivas, y en particular nuestra cooperación con ese país hermano, y antiguo socio, distinguió Lavrov en esos términos los nexos con La Habana.

Según el titular de Exteriores, la nación caribeña, símbolo de la libertad en América Latina, cuenta con el apoyo "sin excepción" de todos los países de la región, incluso de los considerados pro occidentales.

Lavrov atribuyó esa posición a la conciencia de apreciar más la libertad que "seguir las recetas de Estados Unidos, cuando hablan de que quienes apoyan la democracia y la libertad deben estar con nosotros".

Recordó la dinámica ascendente de las relaciones ruso-cubanas en los últimos años, con destaque a los contactos bilaterales regulares a todos los niveles y la suscripción de importantes acuerdos intergubernamentales y empresariales.

Ponderó, por último, el canciller, la importancia para Rusia de percibir los sentimientos de solidaridad y respaldo de parte de aliados fieles y amigos, en momentos en que el país sufre una arremetida de sanciones de Occidente y una feroz campaña mediática, enfilada a un aislamiento de Moscú en los asuntos internacionales.

La Habana, ¿una ecuación imposible?

Por: Carlos García Pleyán
Sociólogo.
En octubre de 2004, Temas publicó el artículo «La Habana 2050», de Carlos Garcia Pleyán. Diez años después, su autor vuelve sobre el tema para analizar cuánto ha cambiado —o no— el problema en una década, y proponer soluciones y estrategias. Con esta entrega, Catalejo abre una línea que pretende festejar los 20 años de Temas, con textos que actualicen asuntos tratados en las páginas de la revista durante este tiempo.

¿Es ya la ciudad de La Habana una ecuación imposible, un problema sin solución, un embrollo sin remedio? Aprovecho el polémico título de uno de los últimos libros publicados por Jordi Borja (La ciudad, una ecuación imposible[1]) para subrayar la dramática situación en que se encuentra la otrora Llave del nuevo mundo. Una respuesta afirmativa a ese interrogante sería moral, política e históricamente inaceptable. No puede haber nada que justifique la desidia ante las crecientes necesidades de sus pobladores, o la ignorancia y el desdén ante la más importante concentración de cultura, productividad y conocimiento del país.

Es ya inaplazable cambiar los términos de la ecuación habanera. En la medida en que se sigan asignando recursos insuficientes para su rehabilitación, en que los gobiernos locales sigan siendo débiles, en que no se impulse y estimule una activa participación ciudadana, no podrá esperarse del otro lado de la ecuación otra cosa nuestra vieja, rota y cansada ciudad.

La ciudad construida y su entramado social son uno de los productos culturales más complejos y valiosos de la historia de cualquier país. El tema de las relaciones entre ciudad y sociedad ha animado el debate central de la sociología urbana desde sus inicios. Es algo comúnmente aceptado que, si bien la ciudad es una construcción social (ya que puede leerse una historia colectiva en su morfología y funcionamiento), también es cierto que ese ámbito construido, denso y diverso, tiene un fuerte impacto en la conducta social (en términos de libertad personal, variedad de opciones, capacidad de innovación…).

De tal modo que las ciudades no son solo productos históricos edificados, sino procesos colectivos en devenir. Muchos sujetos —gobiernos, empresas, familias, grupos sociales— hacen ciudad por acción u omisión, poniendo o quitando piedras, legitimando o censurando conductas y valores. En cierto modo, construir ciudadanía es definir los límites entre lo legítimo y lo ilegitimo, lo legal e ilegal, lo formal e informal. Y se trata de un proceso continuo de formulación y reformulación. Existen tiempos en los que se concretan y estabilizan consensos mayoritarios y épocas de crisis y cambio. En La Habana nos encontramos en una de ellas. No están claras las reglas de juego. El peso de la ciudad informal es grande en la economía, en la  construcción, en el trabajo, en el transporte, en el lenguaje, en los valores. El impacto del Periodo especial ha desarticulado un proyecto y un pacto social, cuya rearticulación se encuentra en proceso. 

¿Cuáles son los rasgos esenciales de la sociedad habanera actual?

Intentaré una breve caracterización y adelantaré algunas ideas sobre los ingredientes que debieran cambiarse en los términos de la ecuación, para superar la actual situación.

Algo esencial que caracteriza hoy a la sociedad capitalina es que aproximadamente la mitad de los habaneros no llegaba a los 10 años en 1990,[2] por lo que la mitad de su población ha vivido su vida consciente en pleno Período especial. Uno de cada dos habaneros no solo no vivió la época capitalista sino que tampoco conoció las radicales mejoras sociales alcanzadas en los primeros treinta años de Revolución. Para muchos de ellos, vivir en Cuba se asocia con dificultades económicas, desintegración del consenso social, desprestigio de valores como el trabajo, la solidaridad, la honestidad. La estructura y el comportamiento de este grupo social es resultado tanto de la crisis como de las medidas adoptadas para salir de ella: el trabajo por cuenta propia, la doble moneda, la introducción de relaciones mercantiles… Todo ello ha ido conformando una nueva estructura social, demográfica, de ingreso, de valores, así como nuevas dinámicas de ascenso y descenso social y nuevos patrones de desigualdad. 

Efectos demográficos

En primer lugar, ha habido un radical cambio de tendencia demográfica. La Habana tiene, en 2014, la misma población que en 1990, casi un cuarto de siglo después. No solo el crecimiento natural ha disminuido hasta anularse (cada año nacen y mueren en la ciudad unos veinte mil habitantes), sino que el crecimiento migratorio tiene un saldo negativo (entran anualmente unas doce mil personas provenientes de otras provincias, pero salen al exterior unas dieciocho mil, con lo cual la ciudad pierde anualmente un promedio de seis mil residentes).[3]

En segundo lugar, se ha producido un proceso sostenido y progresivo de “deshabanización” y ruralización de la población habanera. El efecto combinado de la emigración inicial de la alta burguesía y parte de la clases medias, así como la salida posterior de residentes nacidos en la ciudad —hoy los que se van son jóvenes en su mayoría: dos tercios tienen entre 15 y 34 años y más de la mitad ha alcanzado nivel preuniversitario o universitario—, y la entrada de contingentes de población de otras provincias con un importante componente rural y más bajos niveles de instrucción, hacen que la cultura urbana se haya contagiado de hábitos, conductas, gustos y patrones culturales propios de otro hábitat. Según el Censo del 2002, los residentes nacidos en la ciudad eran menos de la mitad del total.[4]

En tercer lugar, es alarmante el envejecimiento demográfico. La tendencia nacional se agudiza en la capital del país donde, en 1960, había siete jóvenes por cada viejo, mientras que dentro de pocos años —en 2020— se calcula que haya dos viejos por joven, con los consiguientes efectos en la demanda de servicios de salud y de apoyo especializado, mayores cargas para la seguridad social, así como una tasa de dependencia cada vez más desfavorable.

En cuarto lugar y como corolario de algunos de los fenómenos ya explicados, se produce una mantenida reducción del tamaño familiar. Entre 1970 y 2002, las parejas con hijos se han reducido de 62% a 45%, las parejas sin hijos y las familias unipersonales se han incrementado de 25% a 37%, mientras que las monoparentales se han triplicado de 4% a 12%. El tamaño promedio del hogar habanero era, en 1970, de 4,5 personas, mientras que, en 2012, se había reducido a 2,8.[5] 

Efectos económicos

Las medidas adoptadas para salir de la crisis han tenido indudables impactos en la vida de la ciudad. La expansión de la economía no estatal ha generado una mayor diversidad de la oferta comercial, gastronómica, habitacional, del transporte, pero también una concomitante degradación urbanística con abundantes y abusivas invasiones del espacio público, así como agresiones a la estética urbana.
Es evidente el incremento de las redes informales en el mercado de trabajo, en las vías de financiamiento (por ejemplo, a través de las remesas) y de comercialización de productos y servicios. Por otra parte, la base económica de la capital ha sufrido, además, una radical transformación por la fuerte descapitalización y obsolescencia tecnológica de una buena parte de la planta industrial, de almacenaje y de transporte. 

Efectos sociales

De una parte, es evidente el congelamiento del gasto social[6] —con una reducción generalizada del presupuesto y una mayor focalización de los subsidios en aspectos como la alimentación o la vivienda—; de otra, la liberalización de las compraventas (de casas, de vehículos) y de los viajes al exterior, así como la mercantilización de numerosos servicios en el sector de la educación (los repasadores), de la salud (los dentistas), el transporte (los “almendrones”), el comercio (los “merolicos”), la cultura (la venta de DVD, los cines 3D, la distribución del “paquete” audiovisual), etc. Todo ello impacta en una creciente heterogeneidad y estratificación social. Alrededor de 5% de la población cubana —más de medio millón de personas— constituye el núcleo de una naciente clase media que va de vacaciones al balneario de Varadero, mientras que cerca de 25% se encuentra en niveles de vulnerabilidad —que en otros países se llamaría de pobreza—, en particular aquellas familias que dependen solamente de un salario estatal o de las pensiones. Ello a menudo coincide con patrones de género (madres solteras), o de color de la piel (se sabe que la proporción de remesas que arriba a estos grupos es ínfima).

Concomitantemente, se va dando un desgaste de las estructuras representativas —los niveles locales del Poder Popular tienen muy pocas atribuciones en una estructura centralizada y verticalista, así como escasos recursos para dar respuestas a las demandas de la población—, una languideciente y poco activa asociatividad en los sindicatos y organizaciones de masas, y todo ello redunda en niveles decrecientes de interés por la participación social. Por otra parte, la polarización del desarrollo económico, en zonas turísticas o especiales como la del Mariel, tiende a incrementar las migraciones hacia los polos urbanizados, lo que genera crecientes demandas de vivienda e infraestructura social. 

Efectos físicos

El aspecto físico de la ciudad es, en la mayoría de sus barrios, deplorable —con la honrosa excepción del centro histórico en rehabilitación y algunas cuidadas zonas de Miramar o Siboney. La degradación de las infraestructuras urbanas ha sobrepasado los límites permisibles. La fragilidad de la ciudad ante riesgos tecnológicos (colapsos energéticos o de comunicaciones) y naturales (inundaciones por drenaje deficiente o inexistente, desplome de las redes aéreas por vientos fuertes) es cada vez más espectacular y agobiante.

La progresiva “formalización” de la economía informal en microempresas familiares o cooperativas de diversos sectores productivos y sobre todo de los servicios ha producido incrementos en la diversidad de la oferta, pero muy frecuentemente ha incidido en la estética urbana con construcciones y diseños de baja calidad.

La insuficiencia de la reparación, rehabilitación y construcción de vivienda es dramática. Si bien la ciudad alberga 20% de la población del país, el Estado solo le dedica 11% de las nuevas construcciones (unas cuatro mil viviendas para una población de más de dos millones de habitantes).[7] Si bien se liberan unas dos mil viviendas anuales por la emigración, se pierden otras mil por derrumbes.

La liberalización de la compraventa de viviendas ha flexibilizado, en alguna medida, la rigidez de un mercado dominado por las viviendas en propiedad, la inexistencia de alquiler estatal y un único mecanismo legal disponible de adecuación de la oferta a la demanda (la permuta). Sin embargo, se trata de un mercado segmentado por la intrusión de capital exterior (no solo de la comunidad cubana del exterior), que ha generado dos espacios de intercambio: uno con precios altos e inmuebles de calidad y otro, a precios más bajos, para la demanda local.  Uno de los efectos de esa segmentación es el desplazamiento de las familias que ocupaban viviendas de calidad hacia edificios en peor estado, viviendas más pequeñas o barrios periféricos, a cambio de monetarizar la diferencia para mejorar su consumo diario. La edificación estatal dirigida a grupos de interés está generando condominios de médicos, de militares, mientras se incrementa la población albergada con cada tormenta que pasa por la ciudad.[8]
 cristo catalejo

Es imprescindible el debate social y político

El nivel de acumulación de problemas y de interactuación entre ellos en la ciudad demanda de un mayor debate público. Hay temas en los que será difícil hallar proporciones o equilibrios que sean socialmente aceptables sin una discusión pública que articule un consenso social.
Se trata de ejes de tensión que no pueden tratarse como contradicciones:
  • ¿Cuáles son los niveles de desigualdad que la sociedad cubana está dispuesta a tolerar por la introducción de relaciones mercantiles, y cuáles los de gasto que el país se puede permitir en los programas sociales para protección y equidad (y, por tanto, cual es la presión fiscal aceptable)?
  • ¿Cómo articular un balance adecuado de los niveles de centralización en los ministerios con la necesidad de descentralización de atribuciones, capacidades y recursos a los gobiernos territoriales (en particular, la capacidad de decidir y ejecutar inversiones locales)?
  • ¿Qué atribuciones jurídicas y económicas (niveles de ahorro, inversión, gastos en salarios…) se transfieren a la iniciativa autónoma de las empresas y cuáles deben ser funciones estatales de regulación y planificación que se mantienen a nivel central?
  • ¿Qué proporción es la adecuada en cada momento entre los niveles de consumo y mejora de nivel de vida de la población y los niveles de acumulación e inversión para asegurar el desarrollo de la nación?
  • ¿Cuál es la proporción oportuna entre los niveles de inversión en la ciudad de La Habana y los del resto del país, en particular en el tema habitacional?

Son todas cuestiones que comprometen el presente y el futuro no solo de la capital, sino de la nación, y que merecerían el más amplio debate político y ciudadano.

Preguntaba al inicio si la situación de la ciudad de La Habana planteaba ya una ecuación de solución imposible. No lo creo así. Pienso que hay respuestas factibles, pero solo si se renueva el enfoque en múltiples temas y si se toman decisiones audaces e innovadoras. Expondré a continuación cuales son, en mi opinión, esas claves del futuro sin las cuales no podrá salirse del actual atolladero.

Primero: reivindicar los valores de la ciudad

En los primeros años de la Revolución se manifestó un sentimiento anticapitalino en una parte de la población que no residía en La Habana, comprensible por los exagerados desequilibrios de nivel de vida heredados entre esta y el resto del país, en particular la zona rural. Por otra parte, las actividades turísticas y recreativas de la capital, que habían ido derivando hacia acciones mafiosas, de prostitución, corrupción administrativa y política, justificaban ese sentimiento antihabanero. El origen mayoritariamente campesino del Ejército Rebelde no hizo sino incrementar esa aversión por la vida urbana. Medio siglo después, ese enfoque ruralista, que todavía concibe la ciudad como un antro de corrupción que vive parasitariamente de la economía  del resto del país, no tiene ningún sentido. Ya va siendo hora de superar definitivamente ese sentimiento que tanto daño le hace a la ciudad. Todavía en la actualidad pueden leerse, en la prensa oficial, textos de dirigentes que consideran más “razonable” la vida rural que la urbana.[9]

Ya señalaba que la concentración y diversidad de recursos materiales e intelectuales que interactúan en la ciudad hacen que sea un centro de alta productividad. Hay que verla como la principal fuente de empleo, generación de riqueza, desarrollo científico y expresión cultural del país. La ciudad es uno de los más complejos productos culturales, si no el que más. Muchas veces se aduce que estas afirmaciones son peligrosas e inviables en el sentido en que la propia urbe se pone en peligro por su indudable atractivo. Sería contraproducente, según ese enfoque, invertir en ellas puesto que cuanta más inversión, más atractivo, más inmigración y más demanda de inversiones. Ese supuesto círculo vicioso tiene más de fantasma que de realidad. De una parte, alguna solución habrá que encontrarle cuando se manifiesta como una tendencia mundial irreversible. De otra, el supuestamente inquietante despoblamiento del campo de hecho no amenaza en absoluto a la producción agrícola. Los actuales niveles tecnológicos permiten que economías fuertemente agrícolas dediquen contingentes laborales ínfimos a esas actividades. Uruguay, por ejemplo, un país de 3,4 millones de habitantes, con dos de ellos residiendo en la capital, Montevideo, y con una población rural de 7%, es un país con una agricultura tan potente que exporta anualmente seis mil millones de dólares en productos agrícolas —el sector ha crecido desde el año 2000 a razón de 18% anual). En contraste, en Cuba el empleo agrícola representa todavía 20% del total y solo produce el 3% del PIB, haciendo necesarias importaciones de miles de millones de dólares. Por consiguiente, el argumento económico antiurbano es manifiestamente débil. Como dijo un conocido alcalde y urbanista brasileño “¡La ciudad no es el problema, es la solución!”.

Segundo: dotar a la ciudad de un verdadero gobierno territorial, con capacidad de gestionar el plan

Hemos reivindicado el papel del planeamiento en la conducción del presente y el futuro de las actividades de la ciudad, pero hay que reconocer que hoy día el plan y el presupuesto que realmente se ejecutan no van mucho más allá de un conglomerado de decisiones sectoriales, no siempre coherentes, tanto en su secuencia temporal como, en particular, desde el punto de vista territorial. Es imprescindible “territorializar”, en un grado mucho mayor, la administración, los planes y los presupuestos. Lograrlo implica avanzar en dos direcciones.

De una parte, se requiere actualizar los enfoques y los métodos del planeamiento, de modo de articular mejor los planes estratégicos con los operativos. Todavía aquellos son meros compendios de deseos y buenas intenciones poco realizables, y los segundos, un agregado de decisiones sectoriales cortoplacistas. Hay que insistir, en particular, en que los planes no solo deben definir qué hacer, dónde, cómo y cuándo, sino con qué y con quién. No solamente los planes adolecen de una sorprendente ignorancia de los recursos financieros y materiales necesarios para su ejecución y están con frecuencia desligados de los presupuestos sino que, además, no crean los enlaces imprescindibles con las instituciones, empresas, entidades que deberían realizarlo. Como contrapartida, hay que evitar, con la misma decisión, una administración y gestión de recursos desligada del plan. A falta de ello, las respuestas estructurales seguirán divorciadas de los programas de inversiones.

De otra parte, no basta con defender la territorialización del presupuesto y la articulación del plan a la gestión, sino que ello no tiene sentido sin democratizar esa gestión urbana. Es necesario ver el urbanismo no solo como una técnica urbanística, sino, sobre todo, como una política pública, como un servicio público. Hay que repensar la relación entre la administración y los ciudadanos, e introducir la planificación y el presupuesto participativos. Es imprescindible un control ciudadano y democrático de las decisiones relacionadas con la ciudad, actualizando las rendiciones de cuentas. Habrá que reflexionar sobre la organización político-administrativa de una aglomeración urbana del tamaño de La Habana que mantenga una autoridad metropolitana, pero acerque la administración y su control al ciudadano y estudie la introducción de distritos como una variante más articulada con los Consejos Populares. Hay que tomar en cuenta que casi todos los municipios de la ciudad rebasan los cien mil habitantes y tres de ellos los doscientos mil. Del mismo modo, hay que repensar una redistribución de tareas entre los sectores público y privado, así como de las responsabilidades y atribuciones estatales y empresariales. Todo ello conllevará, obligadamente, a una revisión y fortalecimiento de las regulaciones urbanas y del derecho urbanístico. 

Tercero: incrementar las fuentes de recursos

Es imposible enfrentar los numerosos problemas de la ciudad con el nivel de recursos hoy dedicados a ella. Lo primero sería poder calcular correctamente y conocer cuáles serían los costos de la reconstrucción. El idealismo económico que caracterizó, desde un principio, el manejo de los recursos financieros, junto con la complejidad actual de cualquier cálculo contable debido a la existencia de dos monedas y diversas tasas de cambio, hace extremadamente difícil cualquier estimación. De todas formas, para que se tenga alguna magnitud del asunto, los más recientes cálculos de la necesidad de inversiones para la ciudad sobrepasan los 16 000 millones (más de la cuarta parte del PIB nacional) a quince años vista (unos mil millones anuales). Y no solo es difícil calcular el costo de la reforma necesaria, sino que incluso es casi imposible evaluar los costos de construcción de una vivienda, debido a la deformación de la base de cálculo de sus precios.

Ante una situación de este cariz, es imprescindible abrir todas las vías posibles de financiamiento, desde el local hasta el internacional. Hay que activar los pequeños pero numerosos recursos locales, comunitarios y familiares, ya provengan del ahorro como de las transferencias externas. Recursos no solo materiales y financieros sino también humanos e intelectuales. Existen hoy en los barrios numerosas instalaciones estatales desactivadas, desocupadas, inutilizadas, que pueden aprovecharse. Debieran revertir hacia las municipalidades de modo que estas pudieran reactivarlas con fondos públicos o privados y arrendarlas para su explotación no estatal. Lo mismo pudiera hacerse con parte del suelo no construido. Por último, está casi íntegramente por explotar el variado y amplio recurso de los impuestos y contribuciones territoriales.

En segundo lugar, sería de interés económico incrementar las transferencias del presupuesto nacional hacia el territorio más productivo de la nación o, por lo menos, tratar de equilibrar la deuda acumulada durante medio siglo con la capital. Hay que formar un presupuesto provincial que pueda ser administrado por el gobierno de la ciudad. En estos momentos, la ciudad ingresa más de 3 400 millones de pesos al presupuesto nacional, pero solo gasta 2 300. Al presupuesto de la provincia se le asigna un centenar de millones anualmente para las inversiones con un enfoque territorial, mientras que los ministerios están invirtiendo en ella unos 2 000 millones con criterios sectoriales no siempre coordinados ni articulados.

Finalmente, hay que acabar de superar la aparente incompatibilidad entre inversión extranjera y soberanía nacional. En primer lugar, no tiene por qué ser aceptable cuando se trata de potenciar recursos nacionales como el níquel, el petróleo, el turismo, el tabaco, el ron o el azúcar, e inaceptable cuando se trata de potenciar los recursos urbanos en beneficio del país y de la ciudad. La rehabilitación de La Habana Vieja es una prueba palpable de ello, aunque hay que admitir que el país está insuficientemente preparado para ello. La mayoría de nuestros urbanistas saben planificar, proyectar y regular, pero muy pocos están preparados para negociar, ni existen las condiciones para poder hacerlo. No hay métodos claros para la valoración del suelo; los registros y el catastro son deficientes; los instrumentos fiscales para la recuperación de las plusvalías urbanas, prácticamente inexistentes. No hay que poner el grito en el cielo ante el negocio inmobiliario, sino aprender a utilizarlo con inteligencia, como se está haciendo en otros sectores (el ejemplo más reciente es la zona especial del Mariel).

La magnitud de los problemas de la ciudad y los cuantiosos recursos necesarios para su solución no permiten obviar ninguna de las fuentes de financiamiento, ni la local, ni la nacional ni la internacional.

Cuarto: renovar la base económica

El fortalecimiento de la base económica de la ciudad no tiene por qué repetir los esquemas que fueron validos en otros momentos. Es necesario potenciar una nueva economía, pasando de la ciudad industrial a la ciudad posindustrial, a la ciudad del conocimiento. El nivel de instrucción y de creatividad alcanzado por la población hace posible potenciar las economías creativas basadas en la innovación en sectores productivos y de servicios como la biología y los productos farmacéuticos, la informática y la programación de aplicaciones, el diseño en todas sus escalas y especialidades, las actividades culturales en todas sus manifestaciones artísticas y productos derivados. Se trata de actividades para las que la población está preparada y que tienen una localización urbana manifiesta, ofreciendo empleo con demandas menores de transporte, energía y suelo que la industria tradicional, y con menos contaminación. .

Naturalmente, para lograrlo será necesario modernizar la infraestructura, pero ya no se trata solo de modernizar redes de electricidad, gas o ferrocarril como en la revolución industrial, sino de potenciar esencialmente la movilidad, tanto física como virtual. Uno de los factores que hoy más elevan los costos de producción y de funcionamiento de la ciudad es el descomunal e inútil gasto de tiempo. Se trata de una de las mayores reservas de eficiencia que debe tener hoy La Habana. Las carencias —en particular, del transporte público y, en menor grado, de la red telefónica—, los engorrosos, lentos y absurdos trámites administrativos, así como la práctica inexistencia de conexión a Internet, generan pérdidas de tiempo dramáticas, difíciles de cuantificar. Sería necesaria una gran voluntad política, decidida y manifiesta para revertir la situación. Y no se trata solo del derecho ciudadano a la información y el conocimiento, sino de que la conectividad es la base de la economía moderna. Desde las grandes empresas estatales, hasta los medianos y pequeños emprendimientos privados y cooperativos, necesitan esa conectividad como oxígeno para poder  acceder y colocarse en un mercado extremadamente competitivo. Cada día que pasa es más difícil concebir una sociedad en desarrollo sin un desarrollo de la conectividad.

Por otra parte, los gastos actuales de tiempo para el transporte de personas, mercancías, información y valores financieros en el marco de la ciudad son insostenibles, puesto que se asemejan a los de grandes metrópolis de decenas de millones de habitantes y miles de kilómetros cuadrados, cuando La Habana es una ciudad pequeña y relativamente densa. O se logran financiamientos para crear un sistema de transporte colectivo eficiente, o habrá que comenzar una muy costosa cirugía urbana —no solo desde el punto de vista financiero, sino, sobre todo, patrimonial, recurso esencial de la ciudad— que abra autopistas, túneles, nudos viales, edificios de parqueo que, al final, no resuelven los problemas de tránsito, sino que los elevan a un nivel superior, ya que facilitan el tránsito privado y ello estimula una mayor privatización del transporte urbano. 

Quinto: apoyar la construcción de un intenso tejido social

Lograr una activación del principal recurso de la ciudad —los propios habaneros— supone estimular y facilitar la asociatividad ciudadana desde abajo, ya sea por razones de vecindad barrial y comunitaria o por intereses profesionales, culturales, edades u otras pertenencias sociales. Hay que tomar en cuenta que la ciudad tiene hoy un nuevo perfil demográfico en cuanto a su estructura de edades, nivel de instrucción, tipo de familias, mientras que los valores y las normas sociales, así como las asociaciones e instituciones sociales no han evolucionado al mismo ritmo. Cada día es más urgente revitalizar o sustituir las verticalizadas y burocratizadas organizaciones de masas. Hasta el creciente y sostenido drenaje migratorio de jóvenes calificados está relacionado con las actuales dificultades de participación de las nuevas generaciones en la vida económica, social y política. La complejidad y la creatividad del tejido social urbano es lo que realmente puede activar las enormes reservas latentes de iniciativa e innovación. 

Sexto: mirar adentro, identificar zonas de oportunidad

La ciudad de La Habana cuenta con enormes potenciales internos. La pérdida de función de grandes instalaciones urbanas como algunas terminales ferroviarias, zonas portuarias, aeropuertos, grandes almacenes, zonas o grandes infraestructuras industriales obsoletas, antiguas zonas militares, etc., abren la posibilidad de concebir e impulsar grandes proyectos urbanos que no solamente podrían atraer inversiones, sino que potenciarían cambios estructurales en la ciudad. Baste, como ejemplo, pensar en las formidables perspectivas que abre la desactivación del puerto habanero y las posibilidades paisajísticas, recreativas, ambientales, culturales, turísticas e inmobiliarias que contienen los 18 kilómetros de borde costero de la bahía y sus 1 700 hectáreas de superficie. Ello no solo permitiría devolver la imagen y el uso de la bahía a los habitantes de la ciudad, sino que haría posible el financiamiento de un gran número de obras infraestructurales que La Habana requiere con urgencia.

Existen, además, cerca de la ciudad, potenciales no menos importantes. La costa norte, en un frente de un centenar de kilómetros al este y al oeste, cuenta con numerosas y excelentes bahías (por ejemplo, la de Mariel) o extensas playas que constituyen un inmenso potencial económico (en el turismo, el transporte, la industria, etc.,) y que es absurdo desaprovechar.

Hay que mirar también hacia adentro, con la intencionalidad expresa de “hacer ciudad sobre la ciudad”.  Esta ya más que demostrado que una ciudad dispersa es más cara en gasto energético, de transporte, de agua, de suelo, de redes infraestructurales, que una compacta. Hay que desarrollarla y modernizarla minimizando gastos de ocupación de suelo nuevo. Por otra parte, se debe y se puede optimizar el uso de suelo, construido y no construido, a través de gravar impositivamente el mal uso o el no uso del suelo y de las edificaciones. Demasiadas instalaciones están hoy cerradas y desocupadas, o tienen ocupaciones ínfimas —en particular, las de la administración estatal a todos los niveles (ministerios, direcciones provinciales y municipales)—, demasiados inmuebles tienen usos inadecuados (servicios convertidos en viviendas y viviendas en servicios). Si ya se ha activado este año un impuesto por la no explotación de la tierra agrícola, más sentido tendría haber introducido uno para el no uso de las edificaciones y el suelo urbano.

Dentro de la ciudad, habría que dirigir la mirada en particular hacia aquellas zonas más desamparadas y olvidadas. Una vez que se ha liberalizado no solo la construcción, sino el mercado de compraventa de viviendas, habría que refocalizar el esfuerzo y los recursos públicos en zonas con graves carencias. Por ejemplo, centrarse en la urbanización de las zonas al sur de la ciudad, o en la reconstrucción de barrios como el de Centro Habana, tareas que, de ningún modo, puede acometer la iniciativa personal o familiar, puesto que demandan proyectos, recursos, tecnologías y equipos que no están a su alcance tecnológico o financiero. 

Séptimo: mirar afuera, resituar la ciudad en la región

Hay que abrir también los ojos al mundo y, en específico, a nuestra región. A inicios del siglo XX, La Habana era una ciudad de trescientos mil habitantes, mientras que Miami era una aldea que no alcanzaba los dos mil residentes. Al triunfo de la Revolución cubana, las dos ciudades igualaban su población en un millón y medio de habitantes. El siglo XXI encuentra una Habana de dos millones y un Miami de más de cinco. Durante casi cuatro siglos, la primera fue la “llave del nuevo mundo”. Ahora Miami es, sin duda, la ciudad dominante en la región. Y una de las bazas que debe jugar La Habana en los próximos años es, justamente, la de tratar de recuperar el rol de centro regional de comunicaciones que le arrebataron Miami y Ciudad Panamá. El nuevo puerto del Mariel puede ser un buen inicio.

Para lograrlo, habrá que repensar la relación entre las ciudades de La Habana y Miami y, en particular, los vínculos con la comunidad cubana residente en el Estado de la Florida. Hoy son unos setecientos mil los habaneros que residen en la ciudad de Miami —más de la mitad de ellos arribaron después del 90—; 1,2 millones los que viven en la Florida y 1,8 los residentes en los Estados Unidos. Es cierto que se trata de una operación donde aparecen riesgos y oportunidades, pero no lo es menos que la experiencia precedente —véanse los ejemplos de las comunidades en el exterior china, coreana, vietnamita…— indica que las ventajas de poder disponer de los capitales financieros y de conocimiento de esas comunidades ha vencido los riesgos inherentes. No hay razones de peso para que el caso de Cuba sea distinto.

En los últimos años, un espacio transfronterizo con flujos de diverso tipo se ha venido constituyendo. Los intercambios personales entre la comunidad cubana asentada en los Estados Unidos y los residentes en Cuba se están incrementando considerablemente. En los últimos tiempos, está ingresando más de medio millón de cubanoamericanos y más de cien mil norteamericanos al año. En 2013, casi cien mil cubanos visitaron los Estados Unidos —son más de trescientos los vuelos cada mes— y esos flujos se incrementarán dramáticamente el día que se levanten las restricciones sobre el turismo norteamericano. Cuba ha estado proveyendo mano de obra joven y calificada y Miami ha comenzado a devolver jubilados que regresan a terminar su vida en el terruño. Hay que añadir los intercambios de mercancías, que no se limitan a los cientos de millones de dólares de las importaciones gubernamentales de alimentos, sino que ha tomado fuerza un tráfico informal de productos que nutren los nuevos negocios privados y los hogares familiares, que ya supera los mil millones de dólares. No menos significativos son los flujos financieros provenientes de los Estados Unidos. Las remesas rebasan ya los dos mil millones de dólares y no solo van dirigidas al consumo familiar, sino que comienzan a convertirse en financiamiento para iniciar pequeños negocios, se colocan en el recién abierto mercado inmobiliario a través de familiares o testaferros, o constituyen fondos para la construcción o reparación de las viviendas. No hay que olvidar tampoco el movimiento de información, ya sea en términos de productos culturales enlatados —cine, TV, video, series, novelas, música, etc.— o, incluso, en el campo del imaginario, tomando en cuenta la tensión acumulada en decenios de distanciamiento, conflicto, añoranza y fantasías… Y hay que estar también atentos a aquellos flujos ocultos o furtivos cuyos efectos pueden ser devastadores entre dos realidades tan asimétricas (riesgo de enfermedades y epidemias, tránsito de drogas, contrabando, tráfico de inmigrantes ilegales…).

Si bien La Habana ofrece ventajas comparativas indiscutibles para un intercambio creciente (seguridad ciudadana, niveles de salud adecuados, rica cultura y patrimonio, belleza natural, hospitalidad, etc.), no es menos cierto que también presenta un buen número de debilidades. Estas van desde sus puertas de entrada —insuficiencia e ineficiencia en los aeropuertos, aduanas, marinas, trámites migratorios, transporte y comunicaciones internas y con el exterior—, a las debilidades normativas, administrativas y tecnológicas que limitarían o entorpecerían los intercambios —por ejemplo, los movimientos financieros automatizados, el registro inmobiliario, etc.—, agravado todo ello por las absurdas leyes del bloqueo.

De todas formas y a pesar de las dificultades mencionadas, es fácil pronosticar la futura articulación de una franja costera norte —que iría incluiría bahías, puertos, marinas y playas desde Bahía Honda, Cabañas, Mariel y Baracoa, hasta La Habana, Santa María del Mar, Jaruco, Matanzas y Varadero. Ello constituiría el marco regional adecuado de la revitalización urbana. Se trata de una franja de casi doscientos kilómetros, equivalente a la que va desde Homestead y Kendall hasta Boca Ratón y North Palm Beach, en la Florida. Constituirse en columna vertebral de esta región es una oportunidad que La Habana no puede perder.
 edificio alaska

El debate que nos espera

Definir y conducir el futuro de la ciudad no será tarea fácil, pero presenta retos apasionantes. Son muchas las cuestiones que habrá que dilucidar y que merecen y demandan de un amplio debate ciudadano. A continuación, algunas de ellas:
  • ¿Cómo balancear las inversiones estatales entre la oportunidad que ofrecen los atractivos potenciales que acabamos de mencionar de la costa norte y la necesidad de saldar la importante deuda urbanística adquirida con las zonas centrales o en la periferia sur de la ciudad?
  • ¿Cómo lograr preservar y rehabilitar el enorme patrimonio urbanístico de la ciudad y hacerlo compatible con el inevitable crecimiento del transporte urbano, público y privado?
  • ¿Cómo superar las debilidades existentes en términos de legislación, catastro, registro, fiscalidad, etc. para poder atraer inversiones inmobiliarias que aporten al remozamiento de las infraestructuras urbanas y al patrimonio edificado?
  • ¿Cómo  lograr preservar la calidad y diversidad de la cultura nacional en todas sus manifestaciones —artísticas, patrimoniales, urbanísticas, de valores…—, frente a su posible banalización en una cada vez mayor apertura al turismo, al comercio, al intercambio y a la cultura globalizada?
  • ¿Cómo armar un espacio común —estatal y civil—, transfronterizo e interdependiente, con nuestros vecinos del norte, sin que sea deformado por asimetrías y desequilibrios excesivos?

Tales son solo algunos de los desafíos que tendrán que afrontar las nuevas generaciones de habaneros. Quisiera que estas ideas constituyeran un estímulo a su intervención en el debate y sumarme, con ello, a la reciente exhortación del arquitecto Mario Coyula en una de sus últimas entrevistas, cuando le preguntaron ¿qué debemos hacer por La Habana?: “Llorarla, gritarla, pelearla, aunque no haya esperanzas de triunfar. Exigir los cambios profundos de las causas que han motivado el deterioro físico, social y moral”.[10]



[1]. Jordi Borja, La ciudad, una ecuación imposible, Ed. Icaria,  Barcelona, 2013.
[2]. Censo de Población y Vivienda, 2002. Véase tabla II.2.
[3]. Cifras de los anuarios demográficos y estadísticos de la ONE. 2013. Muy probablemente, esta tendencia se haya agudizado desde 2013 debido al cambio de la legislación migratoria.
[4]. Censo de Población y Vivienda, 2002. Ver tabla II.14.
[5]. Ello no supone un mejoramiento de los estándares de vivienda, puesto que se desconoce la superficie habitable de esas “viviendas”.
[6]. Entre 2008 y 2012, el presupuesto asignado a educación, salud, vivienda y asistencia social disminuyó en 10%, mientras que el de seguridad social tuvo que incrementarse en 23% por el envejecimiento poblacional —¡y el de la defensa y orden interior en 59%! Véase Anuario Estadístico Nacional 2013, ONE, 2014.
[7]. En 2013 se redujeron a dos mil.
[8]. En 2013 había veinte mil habitantes albergados y ciento veinte mil con anuencia de albergue.
[9]. “La tendencia dominante es la de instalarse en las ciudades, donde la creación de empleos, transporte y condiciones elementales de vida, demandan enormes inversiones en detrimento de la producción alimentaria y otras formas de vida más razonables”. Véase Fidel Castro Ruz, “Mandela ha muerto: ¿Por qué ocultar la verdad sobre el apartheid?”, Granma, La Habana, 19 de diciembre de 2013.
[10]. Véase Félix Contreras, “El habanero Mayito”, Remembering Mario Coyula (blog), La Habana, 8 de septiembre de 2014, http://mariocoyula2014.wordpress.com/2014/09/08/el-habanero-mayito-por-felix-contreras/

La bicicleta de cartón, el último grito en transporte ecológico

Emprendedor israelí, ha logrado construir una resistente bicicleta con un costo de 10 dólares. Izhar Gafni espera revolucionar el sector del medio de transporte ecológico por excelencia, con esta bicicleta de cartón.


Además de barata, la bicicleta es ligera, fuerte, resistente al agua y la humedad, impermeable al óxido y puede soportar hasta 140 kilos de peso. Su chasis está elaborado completamente de cartónrecubierto de un material impermeable de color marrón y blanco, con lo que el acabado consigue que parezca un vehículo de plástico.

"Se trata de una bicicleta urbana, la más sencilla que puedas imaginar, pero suficientemente resistente como para convertirse en un buen medio de transporte", explicó a Efe Gafni.

Residente en el moshav (cooperativa rural israelí) de Emek Jefer, en el norte de Israel, este mecánico autodidacta tuvo como inspiración otro invento: Una canoa hecha de cartón con materiales altamente resistentes al agua.

"Cuando trabajaba en California tuve conocimiento de la canoa. Estuve varios meses dándole vueltas al tema hasta que regresé a Israel y me dije, ¿por qué no hacerlo?, no existen bicicletas de cartón", refiere.

Quizá el hecho de que haya decidido ir por la bici no es casual, y es que Gafni nació y se crió en el kibutz Bror Jail (sur del país), en el seno de una familia brasileña emigrada a Israel. La bicicleta es el medio de transporte más habitual entre los miembros de estas comunas rurales israelíes ya centenarias, aunque él simplemente se define como aficionado a la bici.

Bautizado como BV6, el invento le ha llevado cuatro años de construcción y seis prototipos, pues dedicó los primeros años a experimentar los límites y posibilidades del cartón, un material de cuyo maleado apenas existían conocimientos previos.

"Consulté con varios ingenieros y al principio construí una bici pequeña que parecía una caja con ruedas", relata antes de reconocer que "lo más duro fue desarrollar la tecnología para lograr algo que se pareciera a una bicicleta". En sus investigaciones aplicó los principios de la papiroflexia japonesa y logró incrementar hasta en tres veces la capacidad de resistencia del material simplemente doblándolo y superponiéndolo en varias ocasiones.

El artilugio puede ser doblemente ecológico ya que puede elaborarse igualmente con cartón de reciclaje. Otra de las ventajas es que no precisa ensamblaje previo, sino que es de una sola pieza, incluidas las ruedas, por lo que no experimentará los temidos pinchazos, convirtiéndose así en un medio que apenas requiere mantenimiento.

Gafni confía que en el plazo de año y medio llegue a los mercados, principalmente de Israel, Europa y Estados Unidos, a un precio entre 60 y 90 dólares, aunque su fabricación rondará los 10. Aspira a que en la línea de producción intervengan personas discapacitadas, pues su fabricación no requiere de un conocimiento muy especializado.

Y afirma que ya se han interesado por el producto en varios países europeos y entre los posibles clientes figuran Ayuntamientos que podrían adquirir la bici como medio de transporte para alquilar.

El inventor trabaja en la actualidad en un nuevo modelo que cuenta con un motor eléctrico extraíble, destinado para grandes compañías como vehículo para empleados que resulte barato y ligero.

Los fabricantes estudian poder elaborar en el futuro sillas de ruedas y cochecitos de bebé de cartón. "Me gustan los medios de transporte, construí una moto de todo tipo de materiales", aseveró el emprendedor, que está acompañado en todo el proceso de desarrollo y financiación por una compañía de soluciones tecnológicas.

Ecoportal.net

Agencia EFE
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...