"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento" José Martí

sábado, 23 de marzo de 2019

Venezuela: Los tambores de la guerra, no acallarán los tambores de la Paz.


Por: Tony López R. (*) 

Las graves y preocupantes declaraciones de los últimos días de varios altos funcionarios políticos y militares estadounidenses y de altos dignatarios como Donald Trump y Jair Bolsonaro, prenden las alarmas para Venezuela y nuestra región, no solo para estar preparados ante una, no descartable, agresión militar, sino para que los pueblos y sus líderes, de cualquier signo político, inicien una campaña de denuncia contra la guerra y por la paz. 

El líder opositor venezolano Enrique Ochoa Antich, coordinador del movimiento políticos Juntos, la Venezuela que viene, acusó al autoproclamado Juan Guaidó de promover una guerra civil, “al convocar a una llamada Operación Libertad, al pedir a militares supuestamente afectos a su proyecto a que enfrenten con las armas a otros venezolanos”, así lo dio a conocer la IguanaTv. Esta propuesta de Guaidó, señaló Ochoa Antich, es “solo atribuible a su inmadurez”. 

Agregó Antich, “Una marcha sin retorno a Miraflores, a tomar por asalto el despacho presidencial buscaría crear un caos de violencia interna que justifique ante el mundo una intervención militar extranjera gringo-colombo-brasileña, como de modo explícito han propuesto María Corina Machado, Antonio Ledezma ,Julio Borges y el propio Guaidó”, es una gran irresponsabilidad” precisó. Y añadió, “cualquier ruta para un cambio político en Venezuela debe ser la del diálogo y la negociación y creo que interpreto la opinión de la mayoría de los venezolanos al demandar a la Asamblea Nacional un acuerdo formal que rechace toda posibilidad de una intervención militar extranjera en nuestro país” apuntó. 

Estas declaraciones de Ochoa Antich demuestran que internamente la oposición está dividida y que solo los sectores ultraderechistas como Primero Justicia y Voluntad Popular cuyos líderes, desde hace años, están subordinados a Estados Unidos, son los que proponen la intervención gringa, porque la mayoría de ellos y su familia no residen en Venezuela saben que las bombas y metrallas gringas no determinan quien es chavista y quien opositor. También demuestra el desprestigio ante estos sectores de Guaidó. 

Una intervención militar provocaría la destrucción de la mayoría de las capitales estatales incluyendo Caracas y su población sería víctima de los peores horrores de una guerra de exterminio y muerte similar a la que Estados Unidos produjo en Irak y la que aún ejecuta en Siria, con sus bombardeos y crímenes de guerra, que elevó a un millón de muertos en Irak y hasta ahora más de medio millón en Siria. Todo por el petróleo. Por esas razones los tambores de la Paz deben prevalecer sobre los mercenarios tambores de la guerra. 

Por otra parte, a propósito de la visita del presidente Jair Bolsonaro a Estados Unidos y sus injerencistas declaraciones contra Venezuela y sobre su supuesto compromiso de establecer una base militar gringa en Brasil y apoyar una acción militar contra Venezuela, no solo viola el Derecho Internacional y desacata la Carta de las Naciones Unidas y de la propia OEA, también resulta un desafío al Alto Mando Militar brasileño que se ha opuesto a que Brasil permita una base gringa en su territorio y a no utilizar a sus fuerzas militares en un conflicto contra los países vecinos, incluyendo Venezuela. 

El Alto Mando Militar brasileño sabe que empeñar unas fuerzas de intervención en Venezuela no sería viable por varias razones, pero específicamente el militar y señalemos algunos elementos importantes a tener en cuenta. 

a) El Plan Colombia, que terminó en el gobierno de Busch, revelando las verdaderas intenciones de Estados Unidos en América del Sur, pasó a llamarse Iniciativa Regional Andina, porque el interés de Washington es mantener la dominación económica, militar, política y social en esa zona, donde Brasil es su principal contrincante y competidor y está llamado a ser la contra parte latinoamericana que le puede restar poder. Es por eso que en los planes de defensa de los militares brasileños su hipótesis de guerra es contra las fuerzas militares de Estados Unidos. 

b) Brasil es el país con menos posibilidades de lograr invadir Venezuela ya que antes de entrar ‎en contacto con las principales fuerzas venezolanas, el ejército brasileño tendría que atravesar 500 kilómetros de selva. ‎ El Orinoco es también otro gran obstáculo para el ejército de Brasil, que no dispone de puentes ‎móviles ni de equipamiento de ingeniería. Además, para tratar de proporcionar cobertura ‎antiaérea a sus fuerzas terrestres, Brasil y Colombia cuentan sólo con sistemas portátiles cuyo ‎alcance se limita a 5 000 metros de altitud, pero los aviones de combate Su-30 venezolanos ‎disponen de bombas guiadas por láser de los tipos KAB-500 y KAB-1500 y de misiles Kh-29, ‎utilizables todos desde 10 000 metros de altitud, expuso el experto militar‎ el ex comandante Valentin Vasilescu. 

c) Las Fuerzas Militares brasileñas y el establishment son conscientes de que uno de los objetivos estratégicos de Estados Unidos hacia su país es apoderarse de la riqueza acuífera del río Amazona y el Orinoco, porque, dentro de unos años el agua tendrá más valor que el petróleo, si Estados Unidos llega a controlar esa zona, pondría bajo su dominio a Brasil y a la América del Sur. ¿El poder real brasileño estará de acuerdo en aceptar la política de subordinación de Jair Bolsonaro a Estados Unidos? 

Resulta muy preocupante el curso de los acontecimientos a los que estamos asistiendo, Estados Unidos, la Unión Europea y un pequeño grupo de países subordinados al Departamento de Estado, han tomado una serie de medidas contra el legítimo gobierno de Venezuela que viola flagrantemente el Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas, de respeto a la soberanía y no injerencia en los asuntos internos de otros Estados miembros. En el marco del respeto de las relaciones diplomáticas han quebrado los Acuerdos de la Convención de Viena y Estados Unidos y el Reino Unido se han convertido en los filibusteros del siglo XXI al robarse olímpicamente los dineros y el oro asentados en los bancos de sus respectivos países, a la cara de todo el Universo. 

Con esta conducta del gobierno de los Estados Unidos y del Reino Unido se siembra un precedente que deben tomar en cuenta los Estados y Gobiernos, no solo de nuestra región sino en todo nuestro planeta. Se sienta la desconfianza y se muestra la esencia de la decadencia del Capitalismo, al no poder imponerse por la razón y las ideas, se impone por la fuerza, violando todas las leyes y quebrando la tranquilidad y la paz de los pueblos e incluso él concepto de “democracia” de la que tanto alardean en Washington y sus aliados en la U.E y el grupúsculo latinoamericano. 

Se ha llegado tan lejos en la actuación del gobierno del fascista Donald Trump, que al parecer estamos en el oeste de los siglos XVIII y XIX, cuando el general de Brigada de Estados Unidos Anthony J. Tata, al estilo de al Capone, le expresó a la ultraderechista cadena de TV Fox News “que Estados Unidos contempla todas las opciones para la salida del presidente Nicolás Maduro” incluído su asesinato cuando añadió, “necesita entender que una bala en la frente puede ser su salida de Venezuela, eso es solo el resultado final y tenemos esa capacidad”. 

De la seria amenaza de intervención militar y de magnicidio, pasamos a la práctica de violentar el derecho diplomático y consular, es normal que, ante diferencias, los Estados decidan romper sus relaciones diplomáticas, lo normal es que sus asuntos sean asumidos por un país que cada uno de los gobiernos escojan, cuando el asesino Augusto Pinochet asumió el poder dictatorial, intentó asaltar la embajada de Cuba en Chile, pero tuvo que respetar que ella estaba representada por el Gobierno del Reino de Suecia. Cómo es posible que ahora en Washington y en otras capitales, ciudadanos venezolanos ocupen las instalaciones propiedad del Estado Venezolano, con el apoyo del gobierno de Washington. ¿Qué pasaría si ciudadanos venezolanos, en reciprocidad, ocupen las instalaciones de la embajada de Estados Unidos en Caracas y de sus respetivos consulados?. 

Cuál será la respuesta del sistema de Justicia de los Estados Unidos, si el gobierno de Venezuela presenta, a través de un representante legal, una acusación contra los señores que han asaltado sus instalaciones diplomáticas y se han robado sus equipos y apropiado de su documentación. Sería muy interesante presentar esa reclamación y saber si realmente en Estados Unidos impera el Estados de Derecho y el respeto a las leyes y normas internacionales. De no actuar, quedarían totalmente descalificados, desprestigiados y evidenciado que en el llamado país “más democrático” del planeta impera la barbarie. 

Ni que decir de los gobiernos miembros del grupúsculo del llamado Cartel de Lima, que han reconocido y recibido cartas credenciales de embajadores que no existen, pues no tienen respaldo de ningún gobierno ni cancillería. Quieren montar un gobierno paralelo pero no pueden porque no tienen el respaldo no solo de su gobierno legítimo, sino del Estado Venezolano y por lo tanto están violando la Convención de Viena en cuanto al derecho diplomático y consular. Si algunos de estos países tiene que establecer una reclamación, o solicitar una visa u otra función, a cuál embajada o consulado va a realizar su solicitud, al gobierno legítimo de Nicolás Maduro o al fantoche de Juan Guaidó, nombrado a dedo por Donald Trump. A qué clase de locura los ha llevado el gobierno de Trump y su operador político, el mercenario Luis Almagro a esto países. 

El gobierno de Estados Unidos está llevando a algunos presidentes latinoamericanos y caribeños a cometer delitos, de acuerdo al jurista colombiano Elmer Montaña, el presidente Iván Duque Márquez, podría ser juzgado por la Corte Penal Internacional, por agredir y prestarse agredir a Venezuela. “Duque no sabe que desde el 1 de enero de 2017, la Corte Penal Internacional de la cual hace parte Colombia, podrá juzgar los crímenes de agresión. El Estatuto de Roma acordado en 1998 y puesto en vigencia en el 2002, para juzgar el genocidio, los crímenes de lesa humanidad y los crímenes de guerra y el crimen de agresión, este último aprobado en la Conferencia de Kampala, Uganda y puesto en vigencia desde enero del 2017. 

La situación es muy grave, las razones por las cuales Estados Unidos no hace parte de la Corte Penal Internacional y de los Estatutos de Roma, le dejan actuar con impunidad a sus gobernantes, pero no así a sus aliados en esta cruzada contra Venezuela donde se están cometiendo todas las violaciones más perversas de la historia de la humanidad, solo comparable con la política que llevó Adolfo Hitler en la Alemania de la década del 30 y 40. 

Acusan al gobierno de Venezuela de la crisis económica, de violaciones de derechos humanos y de fraude electoral y que la población está muriendo de hambre y sin medicina. Pero lo que no dicen, los medios de prensa hegemónicos, es que esta situación actual forma parte de un plan que, desde hace años, viene desarrollando Estados Unidos con su política de sanciones económicas, bloqueos y campañas de mentiras ¿Porqué no devuelven los 35,000 millones robados en este año, las ganancias de la empresa venezolana CITGO impidiendo que Venezuela pueda importan medicinas, alimentos. Debe denunciarse que de este plan formaron parte, una oposición corrupta y alguno de sus líderes como Leopoldo López, Henrique Capriles, María Corina Machado, Antonio Ledesma, Julio Borges y el autoproclamado Juan Guiadó, todos ellos venezolanos, ahora pidiendo que bombardeen sus poblaciones y que los gringos invadan . 

La influyente revista económica Forbes aceptó recientemente que el atentado contra Maduro fue real y que los drones se alistaron en Colombia, mientras que el famoso diario New York Times precisó que los camiones con ayuda humanitaria, fueron quemados por los seguidores de Guaidó desde territorio colombiano. Mientras la CNN confirmó que el apagón fue un sabotaje cibernético que partió de los Estados Unidos. Hoy 21 de marzo, el gobierno venezolano le está exigiendo al gobierno de Estados Unidos que les devuelva los 5000 mil millones que acaban de robarle y que estaban destinados a comprar medicinas. 

Las organizaciones sociales y sus redes deben advertir que desatar una guerra en Venezuela, puede provocar una conflagración de graves consecuencias para todo el hemisferio occidental, nuestro apóstol José Martí un 23 de marzo de 1894 publicó en el periódico Patria un extenso análisis sobre la verdad de Estados Unidos y solo cito este pequeño párrafo, que los caracteriza: “Pero no augura, sino certifica, el que observa como en los Estados Unidos, en vez de apretarse las causas de unión, se aflojan, en vez de resolverse los problemas de la humanidad, se reproducen; en vez de amalgamarse en la política nacional las localidades, las dividen y la enconan, en vez de robustecer la democracia y salvarse del odio y miseria de las monarquías , se corrompe y aminora la democracia , y renacen, amenazantes, el odio y la miseria. Y no cumple con su deber quien lo calla, sino quien lo Dice."

Que sean los tambores de la paz los que silencien para siempre los tambores de la guerra, cuyos percusionistas son los conocidos señores de la guerra, John Bolton, Mike Pompeo, Marco Rubio, Elliott Abrams y su jefe Donald Trump y sus títeres venezolanos, acompañados del miserable combo de presidentes, cuyos pueblos los recordaran como cobardes traidores a los principios de unidad de nuestra América Latina y Caribeña. 

(*) Periodista, politólogo y analista internacional. 

La Habana, 21 de marzo de 2019. 15:50 hrs.


jueves, 21 de marzo de 2019

Declaraciones de Carlos Fernández de Cossío, Director General para Estados Unidos de la Cancillería cubana.

MAR 21 2019

¿La Ley Helms Burton es aplicable en Cuba?

La ley Helms Burton no es aplicable en Cuba, en primer lugar, porque es una ley de Estados Unidos y por tanto su jurisdicción, su espacio de aplicación, es en los Estados Unidos. Ningún país soberano que se respete permitiría la aplicación extraterritorial de una ley de los Estados Unidos o de otro país en su territorio.

Además, en nuestro caso, Cuba tiene una ley aprobada en el año 1996, que declara nula y sin valor alguno a la ley Helms Burton. Por tanto, su aplicación en Cuba es nula.

¿Cuáles son las principales disposiciones de la Ley Helms Burton?

La ley Helms Burton es una ley muy amplia y muy compleja. Es bastante singular en ese sentido. Porque es una ley como probablemente existan pocas en Estados Unidos, si es que existe alguna, que pretende definir con categoría de ley cuál puede ser el comportamiento del gobierno de los Estados Unidos en un tema específico de política exterior, en este caso Cuba.

La ley persigue varios propósitos, en primer lugar, internacionalizar el bloqueo económico, tratar de que la comunidad internacional, lejos de repudiar el bloqueo económico como hace año tras año, se incorpore al sistema de sanciones contra Cuba. Tal es así, que la ley tiene incluso establecido que el Departamento de Estado debe reportar al Congreso cada año sobre cómo se viene aplicando a nivel internacional, por otros países, las sanciones contra Cuba.

La ley también persigue perpetuar el bloqueo. Lo codifica. El bloqueo existía con antelación sobre la base fundamentalmente de prerrogativas que tenía el Presidente de los Estados Unidos y lo que se hizo en el año 96 con la ley Helms Burton fue lo que se llamó “codificarla”. Fue establecer que todas las medidas del bloqueo existentes hasta entonces, más las que se incorporan con la ley, se convierten en un acto legislativo que no se puede modificar sin un acto del Congreso. Lo que buscaba era tratar de perpetuar la hostilidad entre Cuba y los Estados Unidos y maniatar cualquier perspectiva de que un futuro gobierno estadounidense optara, prefiriera o considerara que esta ley respondía solo a los intereses de los Estados Unidos y por tanto, buscara un acomodo distinto con Cuba.

La ley también perseguía disuadir, inhibir, la posibilidad de que capital extranjero llegara a Cuba en la modalidad de inversión extranjera, tratando de espantar al posible inversionista en nuestro país. Y por eso algunos aspectos de la ley buscan castigar al inversionista extranjero si este invierte en alguna de las propiedades que fueron nacionalizadas en Cuba al triunfo de la Revolución. Para eso se basa en la falsedad de que las nacionalizaciones llevadas a cabo por Cuba en los años 60 eran ilegítimas o eran indebidas.

Y finalmente la ley, de lograr cumplirse los propósitos de derrocar la Revolución, con los objetivos anteriores, la ley lo que busca es establecer una especie de programa sobre cómo sería el futuro de Cuba carente totalmente de soberanía si llegara a ocurrir el derrocamiento del poder revolucionario en nuestro país.

Establece un período de transición, en el que habría un administrador, un estadounidense por supuesto, designado por el gobierno de los Estados Unidos que se encargaría de garantizar que se fuera desmontando todo lo que hoy significa el poder revolucionario, el sistema de justicia social, el sistema socialista en nuestro país.

Pero que además tendría como tarea iniciar una de las ambiciones más importantes de la ley Helms Burton: que los antiguos reclamantes estadounidenses -o quienes no eran estadounidenses en ese momento- dueños de propiedades que en Cuba fueron nacionalizadas o que fueron abandonadas por personas que se marcharon de Cuba, sean devueltas a esos reclamantes o que el pago por el valor que ellos decidan por esas propiedades sea dado. Lo cual quiere decir que prácticamente todo cubano, si se cumpliera ese propósito, vería que la casa donde vive, la comunidad donde está su edificio, la escuela a las que van sus hijos, los hospitales, su centro de trabajo, el lugar donde tiene su negocio privado, el terreno donde cultiva, si es un agricultor pequeño, todo eso podía ser reclamado materialmente o se reclamaría una indemnización.

Hasta que no se produzca, según dice la ley, la totalidad de la devolución o la totalidad de la indemnización, quiere decir pago por esas propiedades y bienes, no podría levantarse el bloqueo económico en la manera en que lo concibe la ley. Esos son los propósitos de la Ley Helms Burton.

¿Está el gobierno de Cuba dispuesto a pagar indemnizaciones a los estadounidenses cuyas propiedades fueron confiscadas después de 1959?

Lo que Cuba está dispuesta a hacer, lo planteó en los años 60, cuando se hicieron las nacionalizaciones, y lo ratificó cuando se adoptó la Ley de reafirmación de la dignidad y la soberanía cubanas, en diciembre de 1996, es entrar en un proceso de negociación con el gobierno de los Estados Unidos en la búsqueda de un acuerdo de suma total para que puedan ser compensados los antiguos reclamantes. Y me estoy refiriendo a los reclamantes que fueron reconocidos por la Comisión de reclamaciones extranjeras de los Estados Unidos. Son unas 5903. Pero la Ley también dice que esa negociación se haría conjuntamente con un proceso de discusión sobre la indemnización a la que tiene derecho el Estado y el pueblo cubanos por los daños materiales, sentimentales, y personales ocasionados por los años de agresión militar, el terrorismo, las sanciones económicas y privaciones de diversos tipos provocadas por el gobierno de los Estados Unidos. En un proceso como ese, Cuba está dispuesta a llegar con el gobierno de los Estados Unidos a un acomodo de compensaciones mutuas.

¿Se puede decir que el bloqueo de Estados Unidos comenzaría de verdad cuando se aplique la Helms Burton?

Hay una presunción de que el bloqueo económico comenzó con la aplicación de la Ley Helms Burton en el año 1996, que no es correcta. El bloqueo comenzó a inicios del triunfo de la Revolución. Oficialmente con una orden ejecutiva del presidente Kennedy que se basó en una ley de 1917, emitida en la época de la Primera Guerra Mundial y con órdenes ejecutivas de ese momento, es que el presidente, con sucesivas órdenes ejecutivas, estableció la prohibición de comercio con Cuba, la prohibición de que barcos estadounidenses vinieran a Cuba, la prohibición de transacciones financieras etc., que se fueron incrementando a lo largo de los años antes de llegar a la Ley Helms Burton. Incluso puede decirse que el bloqueo comenzó, que las sanciones comenzaron, antes de eso. Porque el gobierno de los Estados Unidos lo primero que hizo fue reducir la cuota azucarera en el mercado de los Estados Unidos de la que dependía la economía cubana. Ese fue el primer acto de agresión y de sanción y se concibió desde entonces como acto dirigido a generar escasez, privaciones, hambre, penuria en Cuba, con el objetivo de doblegar la voluntad política del pueblo cubano y que eso diera pie a un derrocamiento del gobierno revolucionario.

¿Qué desafíos impone la aplicación de la Helms Burton a las relaciones entre Cuba y Estados Unidos?

El desafío para las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos históricamente ha sido la incapacidad del gobierno de los Estados Unidos de aceptar que Cuba, es un país soberano y que tiene derecho a ser un país soberano y de aceptar que el pueblo cubano tiene una voluntad firme, sostenida, de defender ese derecho soberano a construir su propio futuro. Eso es un desafío puesto que la asimetría entre los dos países hace pensar a muchos políticos de los Estados Unidos que tienen la capacidad y el poder de someter al pueblo cubano y, mediante sanciones, mediante presiones, tratar de doblegar la voluntad de los cubanos. La Historia ha demostrado que no es así. La ley Helms Burton se propuso eso en 1996. Hay que escuchar los discursos que se hicieron en esa época, los argumentos que presentaron varios políticos de los Estados Unidos del porqué hacía falta esta ley. Si cualquier persona desinformada hubiera estado escuchando esos debates hubiera pensado que le faltaban meses, o semanas, a la supervivencia de la Revolución Cubana. La historia demostró que no es así y nuevamente ahora, cuando se tratan de instrumentar algunos atributos adicionales de la Ley, el resultado va a ser el mismo que en 1996.

El desafío para Cuba va a ser continuar resistiendo como hemos hecho hasta ahora, siendo creativos, como en nuestro pueblo, procurando seguir desarrollando nuestro país, progresando, tratando de mejorar el bienestar de la población, con un claro sentido de justicia social y dándole las garantías a nuestros socios extranjeros, a los países de otras partes del mundo, de que sus inversiones en Cuba cuentan con la garantía de las leyes cubanas, del derecho internacional, de las leyes de su país, y que es totalmente legítimo interactuar con Cuba y desarrollar negocios con nuestro país.

El pueblo cubano ha demostrado que está comprometido con el proceso revolucionario y ha demostrado también históricamente que tiene una firme conducta de rechazo a cualquier pretensión de sometimiento por parte de una potencia extranjera, como es el caso de los Estados Unidos. Nuestro país lleva 60 años de Revolución sin haber tenido un día de descanso en cuanto a la agresividad de Estados Unidos. Con independencia de que en algunos momentos ha sido más agresivo y en otros ha sido menos agresivo, nuestro pueblo está preparado, tiene experiencia, tiene la experiencia de haber vivido los duros momentos del Período Especial y hoy nosotros no estamos ni siquiera en las condiciones tan difíciles que pasamos en aquellos momentos. Hemos logrado vencer dificultades y períodos duros del pasado y seremos capaces de hacerlo en estos momentos.

Este es un tema importante, un tema sobre el que todos los cubanos debemos estar informados y que debemos comprender, como deben estar informados los latinoamericanos. Es muy importante que compartamos información, que nos unamos y que denunciemos a la ley Helms Burton como un acto del imperialismo contra toda nuestra América.

Fuente: Cubaminrex.

miércoles, 20 de marzo de 2019

Una directora de cine recorre Venezuela durante un mes y esto es lo que se encontró

Publicado: 20 mar 2019 13:22 GMT | Última actualización: 20 mar 2019 13:36 GMT

Carolina Graterol afirma que pudo observar "un país golpeado por las sanciones".

La cineasta Carolina Graterol y el camarógrafo Alan Gignoux recorrieron Venezuela durante un mes para filmar un documental sobre la realidad del país. Luego de esa experiencia, la directora afirmó al blog financiero estadounidese ZeroHedge que "Juan Guaidó es el hombre más odiado en Venezuela".

En diálogo con RT, añadió que estuvieron "en muchísimas ciudades" y recorrieron 5.000 kilómetros dentro de territorio venezolano. "No encontramos gente durmiendo en la calle, no encontramos gente comiendo basura, de hecho vimos ciudades muy limpias", afirmó.

No obstante, aclaró que pudo observar "un país golpeado por las sanciones". "Quería ver realmente que era lo que pasaba, qué es la guerra económica y cómo se explica", dijo Graterol, y señaló que buscaron recolectar para el filme "los ejemplos de cómo se manifiesta la guerra económica que el país sufre internamente de parte de un sector de los empresarios y también externamente".

Respecto al pueblo venezolano, lo definió con "una energía muy grande de gente emprendedora". Y finalmente apuntó que algo que le llamó la atención fueron "las casas de la Misión Vivienda", de las cuales "se han construido 2.500.000 desde 2011". "Las vimos por todas partes, nos impresionó mucho la calidad", concluyó.

lunes, 18 de marzo de 2019

EL FARISEISMO DE LA POLÍTICA EXTERIOR DE ESTADOS UNIDOS

Por Pedro Martínez Pírez

El presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, reiteró este domingo que Cuba permanecerá firme y decidida frente a la escalada de agresiones del gobierno de los Estados Unidos, que a partir de este lunes aplicó nuevas restricciones a los viajes de ciudadanos cubanos.

En su cuenta social Twitter el jefe de Estado de Cuba rechazo el lenguaje amenazador de los dirigentes de Washington, que apelan a falsos incidentes de sus diplomáticos en La Habana, a la aplicación íntegra de la Ley Helms Burton destinada a desalentar el turismo y las inversiones, y a los anuncios de reimplantar la Doctrina Monroe en Nuestra América.

A partir de este lunes 18 de marzo las visas B-2, para visitas familiares, consultas médicas, viajes de turismo y compras, que hasta el momento era otorgada por cinco años y permitía entradas múltiples, se rebaja a solamente tres meses y una sola entrada, lo cual afecta sensiblemente a las familias cubanas.

La Cancillería cubana rechazó de inmediato la nueva medida de Washington, y dijo que era un obstáculo adicional al ejercicio del derecho de los cubanos de visitar a sus familiares en los Estados Unidos.

Denunció también el Ministerio cubano de Relaciones Exteriores que esta medida se suma al anterior cierre de los servicios del Consulado de Estados Unidos en La Habana, así como a la interrupción injustificada del otorgamiento de visas a los cubanos, obligándolos a viajar a terceros países, incurrir en gastos elevados y sin garantía alguna del otorgamiento del visado.

Estados Unidos está también incumpliendo la cuota de visados establecida en los Acuerdos Migratorios de 1994, firmados con Cuba.

Precisa la Cancillería cubana que no es cierto que la restricción haya sido tomada bajo un criterio de reciprocidad, por cuanto Cuba ofrece todas las facilidades para que los ciudadanos estadounidenses, desde cualquier país del mundo, incluidos los propios Estados Unidos, obtengan de inmediato un visado para poder viajar a Cuba.

Recalca el Ministerio cubano del Exterior que si el gobierno de Estados Unidos quiere realmente aplicar la reciprocidad, debería reabrir de inmediato su Consulado en La Habana, cumplir la cuota de otorgamiento de visados a cubanos y eliminar la prohibición a ciudadanos estadounidenses de viajar libremente a Cuba.

Y este fariseísmo de la política exterior de Estados Unidos me recuerda la afirmación que leí recientemente en la publicación Barómetro Latinoamericano en el sentido de que el verdadero peligro que está enfrentando en este momento la humanidad es el avasallamiento del derecho internacional por los Estados Unidos y la impunidad que promueven las decisiones de Donald Trump contra el orden internacional.

De ahí la postura firme y digna de la Revolución Cubana, que rechaza y denuncia desde hace muchos años la prepotencia yanqui.

La Habana, 18 de marzo de 2019.

sábado, 16 de marzo de 2019

Declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores: Cuba rechaza decisión de Estados Unidos de obstaculizar los viajes de ciudadanos cubanos

Esta medida se suma al cierre de los servicios del Consulado de Estados Unidos en la Habana, a la interrupción injustificada del otorgamiento de visados a los cubanos, obligándolos a viajar a terceros países sin garantía alguna de otorgamiento de visado, y al incumplimiento de la cuota de visados establecida por los Acuerdos Migratorios


16 de marzo de 2019 10:03:03


Cuba reitera su voluntad de continuar trabajando para garantizar el flujo creciente de viajeros en ambos sentidos de manera regular, ordenada y segura Foto: Reuters

El 15 de marzo, la Encargada de Negocios de Estados Unidos en La Habana, Mara Tekach, anunció que, a partir del 18 del presente mes, los Estados Unidos reducirán para los ciudadanos cubanos el tiempo de validez de la visa B2 de 5 años a tres meses, con una sola entrada, con el supuesto fin de equiparar estos términos con el tiempo de validez que otorga Cuba a los viajeros estadounidenses. 

De esta manera, el gobierno de Estados Unidos, incrementa los obstáculos para las visitas familiares y con otros propósitos. El Ministerio de Relaciones Exteriores rechaza esta decisión que constituye un obstáculo adicional al ejercicio del derecho de los ciudadanos cubanos de visitar a sus familiares en ese país.

Esta medida se suma al cierre de los servicios del Consulado de Estados Unidos en la Habana, a la interrupción injustificada del otorgamiento de visados a los cubanos, obligándolos a viajar a terceros países sin garantía alguna de otorgamiento de visado, y al incumplimiento de la cuota de visados establecida por los Acuerdos Migratorios.

Esta decisión impone también altos costos económicos a los viajes familiares y de intercambio en múltiples áreas. No es cierto que esta decisión haya sido tomada bajo un criterio de reciprocidad, toda vez que Cuba ofrece todas las facilidades para que los ciudadanos estadounidenses, desde cualquier país del mundo, incluidos los propios Estados Unidos, obtengan un visado, que se expide al momento, para viajar a Cuba.

Si Estados Unidos realmente desea aplicar la reciprocidad, debería abrir de inmediato su Consulado en La Habana, retomar el proceso de otorgamiento de visados que interrumpió de manera arbitraria e injustificada hace más de un año y eliminar la prohibición a los ciudadanos estadounidenses de viajar libremente a Cuba.

Cuba reitera su voluntad de continuar trabajando para garantizar el flujo creciente de viajeros en ambos sentidos de manera regular, ordenada y segura. 
La Habana, 16 de marzo de 2019

jueves, 14 de marzo de 2019

14 de marzo: DIA DE LA PRENSA CUBANA



En esta fecha tan significativa quiero saludar a mis colegas con esta imagen en la Sierra Maestra en que aparecen juntos el periodista ecuatoriano Carlos Bastidas Argüello y el líder histórico de la Revolución Cubana, Comandante Fidel Castro.

Bastidas, de 23 años de edad, estuvo en la Sierra Maestra durante casi dos meses. Habló por Radio Rebelde con el seudónimo de Atahualpa Recio y realizó varios reportajes con guerrilleros y guerrilleras que combatían junto a Fidel por derrocar la tiranía de Fulgencio Batista.

Cuando se disponía a viajar para publicar sus reportajes y entrevistas en el exterior, un sicario de la dictadura lo asesinó en La Habana el 13 de mayo de 1958.

Desde entonces Carlos Bastidas Argüello, cuyos restos reposan en el Cementerio Cristóbal Colón de la capital cubana, es el último periodista asesinado en Cuba.

Prohido olvidarlo.

Pedro Martínez Pírez
Premio Nacional de Periodismo "José Martí"
La Habana, 14 de marzo de 2019.

miércoles, 13 de marzo de 2019

Bruno Rodríguez: Estados Unidos carece de moral para hablar de derechos humanos


En este artículo: Cuba, Derechos Humanos, Gobierno, Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX)
13 marzo 2019


Sesión del Consejo de Derechos Humanos, en Ginebra. Foto: AFP.

Estados Unidos carece de autoridad moral en materia de derechos humanos, advirtió hoy el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, en momentos en los que Washington apela al tema para atacar a otros países.

En su cuenta en la red social Twitter, el funcionario calificó al gobierno estadounidense de un represor global.


Bruno Rodríguez P
✔@BrunoRguezP


#EEUU carece de autoridad moral en materia de #DDHH. Es un represor global. Discrimina a las minorías, hace más pobres a los pobres, priva a millones de ciudadanos al voto, viola los #DDHH de los migrantes y abundan casos de abuso sexual a menores en custodia de las autoridades.
558
11:22 - 13 mar. 2019
Información y privacidad de Twitter Ads
857 personas están hablando de esto

“Discrimina a las minorías, hace más pobres a los pobres, priva a millones de ciudadanos al voto, viola los derechos humanos de los migrantes y abundan casos de abuso sexual a menores en custodia de las autoridades”, subrayó.

Para Rodríguez, estas y otras violaciones desautorizan a Estados Unidos, mientras la nación norteña utiliza el tema de los derechos humanos como punta de lanza en su empeño en imponer cambios de régimen a países que defienden su soberanía y autodeterminación.

Estados Unidos señaló este miércoles a Cuba, Irán, China y Venezuela como países donde supuestamente se comenten graves violaciones de los Derechos Humanos.

Washington acusa al “estado autoritario” liderado por el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, de todo tipo de violaciones de derechos: desde “asesinatos arbitrarios” hasta “tortura” y “encarcelamiento” de opositores, pasando por la “censura” y restricciones a la libertad de asociación.

“Los funcionarios gubernamentales, bajo la dirección de sus superiores,
cometieron la mayoría de los abusos contra los derechos humanos y no
investigaron o enjuiciaron a quienes cometieron esos abusos. La impunidad de los perpetradores siguió siendo generalizada”, indica el documento.

El informe, relativo a 2018 y que sirve como referencia al Congreso a la hora de conceder ayuda exterior, contiene información unilateral sobre unos 200 países del mundo.

En una rueda de prensa, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, explicó que la documentación de “abusos” sirve para “provocar cambios” en Gobiernos de todo el mundo y “acabar con sus brutalidades”.

Por estos días, Washington alega una supuesta crisis humanitaria en Venezuela como justificación para promover una cruzada internacional que destruya a la Revolución Bolivariana.

Cuba ha estado entre las naciones más activas en denunciar este escenario y en señalar a funcionarios de la Casa Blanca como responsables de fabricar mentiras contra Caracas y la propia isla.

(Con información de Prensa Latina y agencias)

lunes, 11 de marzo de 2019

Declaración del Gobierno Revolucionario CUBA CONDENA EL SABOTAJE TERRORISTA CONTRA EL SISTEMA ELÉCTRICO DE VENEZUELA

Declaración del Gobierno Revolucionario

CUBA CONDENA EL SABOTAJE TERRORISTA CONTRA EL SISTEMA ELÉCTRICO DE VENEZUELA

El Gobierno Revolucionario condena enérgicamente el sabotaje al suministro de electricidad en Venezuela, que constituye un acto terrorista, dirigido a dañar a la población indefensa de toda una nación, para utilizarla como rehén en la guerra no convencional desatada por los Estados Unidos contra el gobierno legítimo que preside el compañero Nicolás Maduro Moros y la unión cívico-militar del pueblo bolivariano y chavista.

Políticos estadounidenses se han apresurado a celebrar un acto que priva a la población de un servicio básico fundamental, deja hospitales sin la energía necesaria para operar, interrumpe otros servicios elementales indispensables en la vida cotidiana, como la alimentación, el suministro de agua, el transporte, las comunicaciones, la seguridad pública, el comercio, las transacciones bancarias y el pago por tarjetas; afecta el trabajo en general e impide el funcionamiento de las escuelas y universidades.

La secuencia y modalidad de los hechos recuerda el sabotaje realizado a la industria petrolera en 2002, perpetrado entonces por una empresa estadounidense propietaria y operadora del sistema automatizado de producción, refinación, transportación y distribución de la producción.

Se suma, además, a la guerra económica y financiera despiadada a la que se somete a Venezuela, con el claro objetivo de vencer por carencias y privaciones la voluntad política y soberana de un pueblo que no se ha dejado doblegar.

Se trata de una escalada en la guerra no convencional liderada por el gobierno de los Estados Unidos contra ese país hermano que se desarrolla tras el fracaso de la provocación montada el pasado 23 de febrero con el intento de ingresar por la fuerza una supuesta ayuda humanitaria a Venezuela, desafiando a las autoridades legítimas del país, en violación del Derecho Internacional y de las normas y principios de la Carta de las Naciones Unidas, con el objetivo de provocar muertes y violencia en gran escala como pretexto para una “intervención humanitaria”.

La experiencia de la propia historia de Cuba y de otros países de la región enseña que estas acciones son el preludio de actos violentos de mayor envergadura, como fue la invasión armada de Playa Girón en 1961. La comunidad internacional tiene suficientes evidencias para estar sobre aviso.

El usurpador y autoproclamado “presidente” creado por Estados Unidos dijo públicamente que, cuando llegue el momento, invocaría el artículo 187 de la Constitución para autorizar el empleo de misiones militares extranjeras en el país y repitió exactamente la misma frase que sus mentores estadounidenses utilizan: “Todas las opciones están sobre la mesa”. Solo falta que reciba la orden desde Washington, pues se conoce que en su periplo por América del Sur ya solicitó a ciertos gobiernos apoyo para una intervención militar en su país.

La ofensiva contra Venezuela se acompaña de una feroz campaña de propaganda macartista y mentiras coordinada por el Asesor de Seguridad Nacional de ese país, John Bolton, como pretexto para la aplicación por la fuerza de la Doctrina Monroe, acompañado activamente por el Senador anticubano Marco Rubio, quien con el uso frenético de las redes sociales, evidencia su atención e involucramiento personal y conspirativo, en las maniobras contra Venezuela.

Entre los más persistentes y desvergonzados pronunciamientos, está la calumnia de que Cuba tiene “entre 20 y 25 mil efectivos militares en Venezuela”, que “ejercen dominio” en ese país hermano y soberano, y que “tienen amenazados” a los integrantes de la gloriosa y combativa Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Cuba rechaza de manera categórica esa mentira, como rechaza con igual firmeza toda insinuación de que existe algún grado de subordinación política de Venezuela a Cuba o de Cuba a Venezuela.

John Bolton es un mentiroso reconocido, con credenciales de larga data. Este funcionario fue quien en 2002 acusó a Cuba de poseer un programa de desarrollo de armas biológicas, falacia desmentida públicamente por quien era entonces su jefe, el ex Secretario de Estado Colin Powell, y por el ex Presidente James Carter. El infundio provocó, además, que Bolton fuera sometido a una investigación por el Congreso de los Estados Unidos.

Bolton asimismo estuvo entre los promotores de la mentira de que el gobierno de Iraq poseía en 2003 armas de destrucción masiva y un programa para desarrollarlas, la que, repetida a todos los niveles del gobierno estadounidense y amplificada por los grandes medios de comunicación, sirvió de pretexto para la agresión y ocupación militar de ese país del Medio Oriente por parte de los Estados Unidos, a un precio de cerca de un millón de muertos y millones de desplazados iraquíes, además de miles de soldados estadounidenses fallecidos y heridos durante la campaña militar cuyo objetivo fue también el petróleo.

Como se ha difundido públicamente, y las personas honestas e informadas conocen, la relación bilateral entre Cuba y Venezuela se basa en el respeto mutuo, en la verdadera solidaridad, en el común compromiso bolivariano y martiano, fidelista y chavista, con la integración de “Nuestra América”, independiente y soberana; en la voluntad de practicar la cooperación complementaria entre los pueblos del Sur, y en el empeño de aplicar y defender la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz.

En los proyectos del Convenio Integral de Cooperación, suscritos entre ambos países, participan poco más de 20 mil cubanos, la mayoría mujeres, el 96% de los cuales están dedicados a la prestación de servicios de salud a la población, y otros que laboran en sectores como educación, cultura, deporte y agroalimentario.

El impacto acumulado en Venezuela de esa cooperación, por solo citar unos datos, ayudó a salvar 1 473 117 vidas, a realizar 717 029 310 exámenes de diagnóstico médico, a dar atención oftalmológica a 62 031 309 de personas, a administrar 12 915 648 de vacunas contra el sarampión y la tuberculosis, a lo que se puede sumar 3 095 546 de alfabetizados.

Es totalmente falso que Cuba esté participando en operaciones de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana o los servicios de Seguridad. Se trata de una calumnia difundida deliberadamente por el Gobierno de los Estados Unidos. Cuando Bolton, otros políticos y funcionarios del gobierno estadounidense la esgrimen, mienten deliberadamente con agresivos fines políticos, pues cuentan con datos e informaciones suficientes y conocen la verdad.

Cuba no interviene en los asuntos internos de Venezuela, como Venezuela no interviene en los de Cuba.

A diferencia de los Estados Unidos que tiene unas ochenta bases militares en América Latina y el Caribe, incluida la que usurpa territorio cubano en Guantánamo, y unas ochocientas en el planeta que disponen de más de 250 mil soldados; Cuba no tiene ninguna en país alguno, ni especialistas en tortura y represión policial, ni cárceles secretas, ni fuerzas navales o aéreas merodeando las costas y el espacio aéreo inmediato de Estados soberanos ni satélites observando cada detalle.

Con la mentira, el imperialismo promovió el sangriento golpe de estado de Augusto Pinochet en Chile, y muchos otros golpes de estado y dictaduras represivas en la región. Con mentiras se asesinó a más de 10 mil ciudadanos indefensos en la invasión militar a Panamá de diciembre de 1989. Con ellas se provocó la agresión militar y la desestabilización de Libia.

Con mentiras fue que Estados Unidos y otras potencias mantuvieron hasta última hora el pleno respaldo al oprobioso régimen del apartheid en Sudáfrica.

El Gobierno Revolucionario advierte y denuncia que la tendencia a mentir sin límite ni freno alguno de parte del gobierno de los Estados Unidos tuvo ya peligrosas consecuencias en el pasado que podrían repetirse en la actualidad.

La Habana, 11 de marzo de 2019

Also in English: http://www.minrex.gob.cu/es/cuba-condemns-terrorist-sabotage-against-power-supply-system-venezuela

EL MUNDO SE HACE CADA VEZ MÁS MULTIPOLAR

Por Manuel E. Yepe 

Especial para el diario POR ESTO! de Mérida, México. 


Es sumamente interesante el punto de vista que expone el periodista investigador Federico Pieraccini en un trabajo que publica la revista rusa Geopolítica donde afirma que en 2014 se hizo realidad la transformación del orden mundial de unipolar a multipolar con el retorno de Crimea a la Federación Rusa tras el golpe de Estado de la OTAN en Ucrania. “La incapacidad de Estados Unidos para evitar esta derrota estratégica fundamental de Bruselas y Washington marcó el comienzo del fin de la hegemonía del Pentágono, aferrado a un orden mundial desaparecido en 1991”. 

A medida que ocurría la mutación multipolar, Washington cambió de táctica. Obama ofreció una estrategia de guerra diferente a la avanzada durante la presidencia de G. W. Bush de “Proyectar el poder en todo el mundo con bombas, portaaviones, unidades de combate y botas sobre el terreno ya no es viable, y las poblaciones nacionales no estaban de humor para más guerras importantes”. 

El uso del poder blando siempre ha estado presente en la caja de herramientas de Estados Unidos para influir en otros países, pero dada la suerte inesperada del momento unipolar, el poder blando se dejó de lado en favor del poder duro. Sin embargo, tras los evidentes fracasos del poder duro entre 1990 y 2010, el poder blando volvió a estar en boga, y organizaciones como el Fondo Nacional para la Democracia (NED) y el Instituto Republicano Internacional (IRI) se pusieron a entrenar y financiar organizaciones en docenas de países que no les eran afines, para subvertir gobiernos, hacer revoluciones de color, primaveras árabes, etc.). 

Entre los que recibieron esta arremetida de soft-power estaban los países sudamericanos considerados hostiles a Washington, que ya estaban bajo presión capitalista-imperialista expresada durante varios años en forma de sanciones. 

Durante este período Latinoamérica sufrió un efecto secundario del nuevo orden mundial multipolar. Estados Unidos comenzó a retirarse después de perder influencia en todo el mundo. Esto se tradujo efectivamente en una política de concentrarse, una vez más, en su propio patio trasero: América Central y del Sur. 

Aumentaron los esfuerzos encubiertos para subvertir gobiernos con ideas socialistas en el hemisferio. Primero, la Argentina de Kirchner vio cómo el país pasaba a manos del neoliberal Macri, un vasallo de Washington. Luego Dilma Rousseff fue expulsada de la presidencia de Brasil por medio de maniobras parlamentarias, tras lo cual Lula Da Silva fue encarcelado para que Jair Bolsonaro, un evidente fascista brasilero, pudiera controlar las elecciones presidenciales. 

En Ecuador, Lenin Moreno, el sucesor de Correa, traicionó a su partido y a su pueblo al convertirse en activo del Pentágono, incluso protestando por el asilo concedido a Assange en la Embajada de Ecuador en Londres. En Venezuela, tras la sospechosa muerte de Chávez, Maduro fue inmediatamente atacado por el establishment estadounidense como el representante más prominente del chavismo antiimperialista. El aumento de las sanciones y la confiscación de bienes empeoraron aún más la situación en Venezuela, hasta llevar a los extremos actuales. 

Latinoamérica ha llegado a la posición peculiar en que se halla ahora como resultado de que el mundo se vuelve cada vez más multipolar. El resto del mundo ahora tiene un mayor margen de maniobra y más independencia de Washington gracias a la sombrilla militar y económica ofrecida por Moscú y Beijing a los países que luchan por su independencia política. 

Según Pieraccini, por razones geográficas y logísticas, es más difícil para China y Rusia extender su protección a Latinoamérica toda, Asia, Oriente Medio y Europa. Sin embargo, se observa cómo Beijing se ofrece como salvavidas indispensable a Venezuela y a otros países sudamericanos como Nicaragua y Haití para que puedan resistir la inmensa presión económica de Washington. 

La estrategia de China pretende limitar el daño que Washington puede infligir al continente sudamericano con su poder económico, sin olvidar los numerosos intereses chinos en la región, incluso el nuevo canal entre el Atlántico y el Pacífico que atraviesa Nicaragua. 

El papel de Moscú es más limitado, pero igual de refinado y peligroso para la hegemonía de Estados Unidos. 

Cuando dos bombarderos estratégicos rusos volaron a Venezuela hace menos de cuatro meses, enviaron una inequívoca señal a Washington. Se vislumbró el poder militar de Rusia, que tiene aliados y capacidad técnica y militar para crear una base aérea con bombarderos nucleares no muy lejos de la costa de Florida, especula Pieraccini. 

Y nadie dude que Moscú y Beijing no permitan una eventual intervención armada en Venezuela montada por Washington que abriría las puertas del infierno en el continente americano. 

Marzo 11 de 2019. 


Este artículo se puede reproducir citando al periódico POR ESTO como fuente.

PROHIBIDO OLVIDAR LOS ULTRAJES A BOLÍVAR Y MARTÍ

Por Pedro Martínez Pírez

Este lunes once de marzo se cumplen 70 años de un gravísimo ultraje de marines yanquis a la estatua de José Martí en el Parque Central de La Habana, algo que el pueblo cubano no olvidará jamás.

Una decena de los marines que habían llegado el día anterior al puerto de La Habana en el portaaviones USSPalau, en evidente estado de ebriedad, se dirigieron al Parque Central y uno de ellos logró trepar por la estatua del Apóstol de la independencia cubana hasta quedar sentado a horcajadas sobre los hombros de la escultura de José Martí, utilizándola como urinario público.

La reacción popular no se hizo esperar y fue necesario que la policía del gobierno de la época protegiera a los marines de la ira de los cubanos que acudieron al lugar, entre ellos el estudiante universitario Fidel Castro y varios de sus compañeros.

Treinta y seis años después, el 20 de mayo de 1985, y como parte de los esfuerzos imperialistas por liquidar a la Revolución Cubana, se cometíó otro gravísimo ultraje a José Martí al crear una emisora de radio con el nombre del Apóstol. A ese esfuerzo diversionista y violatorio del derecho internacional se sumaría años después la creación de la anticubana televisión Martí, ambas financiadas por el gobierno de los Estados Unidos.

Por eso no sorprende a muchos cubanos la guerra que hoy se hace contra la hermana república bolivariana de Venezuela, que tiene como símbolo mayor a Simón Bolívar, quien advirtió que los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar de miserias a la América en nombre de la libertad.

José Martí, quien en carta a su amigo mexicano Manuel Mercado, dijo que vivió en el monstruo, es decir en Estados Unidos, y le conoce las entrañas, advirtió también que su honda es la de David.

Y en medio de la tremenda ofensiva imperialista contra Venezuela, que despierta la solidaridad de los cubanos, se recuerda a José Martí, cuando dijo en Caracas hace más de un siglo: “Deme Venezuela en qué servirla, ella tiene en mí un hijo”.

Por eso está prohibido olvidar la obra y el pensamiento de dos grandes de Nuestra América, Bolívar y Martí, ultrajados a lo largo de la historia por los imperialistas yanquis, pero convertidos cada día más en soportes de la resistencia de venezolanos y cubanos.

La Habana, 11 de marzo de 2019.

domingo, 10 de marzo de 2019

¿Quién fue responsable del incendio de la ayuda humanitaria para Venezuela?

Por NICHOLAS CASEY , CHRISTOPH KOETTL y DEBORAH ACOSTA 10 de marzo 
New York Times

CreditNatasha Vásquez/AFP

Read in English

[Si quieres recibir las noticias y reportajes de The New York Times en Español en tu correo, suscríbete aquí a El Times]

CÚCUTA, Colombia – Era una narrativa que cuajaba bien con las críticas por autoritarismo contra el gobierno venezolano: las fuerzas de seguridad, bajo órdenes del presidente Nicolás Maduro, prendieron fuego a un convoy de ayuda humanitaria mientras millones de personas en su país padecen enfermedades y hambruna.

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, escribió que el “tirano en Caracas bailó” mientras sus secuaces “quemaban comida & medicinas”. El Departamento de Estado estadounidense publicó un video en el que se afirmaba que Maduro ordenó la quema de los camiones. La oposición venezolana se refirió a las imágenes de la ayuda en llamas, reproducidas por medios y televisoras en toda América Latina, como evidencia de la crueldad de Maduro.

Pero hay un problema: parece que fue la misma oposición —y no los hombres de Maduro— quien accidentalmente prendió fuego al camión.

Grabaciones no publicadas y obtenidas por The New York Times, así como filmaciones que sí se difundieron —incluidas tomas compartidas por el gobierno colombiano, que ha culpado a Maduro del incendio—, permitieron hacer una reconstrucción de lo sucedido. Esta sugiere que un coctel Molotov lanzado por un manifestante en contra del gobierno es el causante más probable del incendio.

En algún momento, una bomba casera hecha con una botella fue lanzada a las fuerzas de seguridad que bloqueaban un puente que conecta a Colombia y Venezuela para impedir que los camiones con la ayuda pudieran cruzar.

Pero el trapo usado para que estallara la mezcla del coctel se separó de la botella y, ya encendido, voló hacia el camión.

Unos segundos después la grabación muestra a ese camión en llamas.

El mismo manifestante es visible en otro video, unos veinte minutos antes de lo sucedido, impactando otro camión con un coctel Molotov, sin que ese vehículo se quemara.



Lo que sucedió en el puente


El 23 de febrero, cuatro camiones con ayuda humanitaria llegaron a Cúcuta, Colombia, en la frontera con Venezuela. Las manifestaciones ahí se tornaron violentas y parte de la ayuda fue incendiada en los enfrentamientos. Así se desarrolló la situación:

Río Táchira

Tras la llegada de los camiones, las fuerzas de seguridad venezolanas dispararon gas lacrimógeno.


Segundos después este camión estaba en llamas.

Algunos manifestantes respondieron con piedras y cocteles Molotov.

Uno lanzó un coctel Molotov a las fuerzas de seguridad; el trapo encendido se separó de la botella y voló hacia el camión.


El gobierno venezolano fue ampliamente condenado después del incendio de la ayuda en febrero.

Más de tres millones de personas han huido de Venezuela por la crisis humanitaria causada por los malos manejos económicos de Maduro y su gobierno. Los opositores políticos que siguen en el país han sido reprimidos por las fuerzas de seguridad; varios fueron arrestados, torturados o forzados a exiliarse. Muchos manifestantes han sido asesinados durante las protestas y muchos más han resultado heridos.

Varios de los críticos de Maduro lo acusan de haber ordenado la quema de los medicamentos en el enfrentamiento fronterizo a pesar de que muchos venezolanos han muerto en los hospitales por la escasez de equipo y medicinas.
Continue reading the main storyFoto
Las tomas que muestran el camino del trapo encendido (rag en inglés) después de separarse de la botella. Para comparar, aparece otra botella aún con el trapo encendido dentro.
Credit
Christoph Koettl, Deborah Acosta, Drew Jordan y Anjali Singhvi
Sin embargo, la afirmación de que los camiones llevaban medicinas tampoco parece tener fundamento, según videos y entrevistas.

La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), principal proveedor de la ayuda que estaba en el puente para ser cruzada desde Cúcuta, no tenía medicamentos listados entre los objetos que anunció como donación. Un funcionario de alto nivel que estaba en el puente ese día de febrero le dijo a The New York Times que el envío quemado contenía suministros como guantes y tapabocas, pero no medicamentos. Videos revisados por el Times muestran que algunas cajas tienen kits de cuidado e higiene, que, según lo que los estadounidenses identificaron en sus listas, tenían suministros como jabón y pasta dental.

Aun así, persiste la acusación de que Maduro quemó medicinas.

“Maduro ha mentido sobre la crisis humanitaria en Venezuela; contrata a criminales para quemar comida y medicamentos destinados para el pueblo venezolano”, escribió John Bolton, asesor de seguridad nacional de Donald Trump, en un tuit publicado el 2 de marzo.

Después de ser contactados por el Times acerca de estas afirmaciones, funcionarios estadounidenses emitieron un comunicado más cauto sobre cómo habría iniciado el incendio.

“Relatos de testigos presenciales indican que el fuego empezó cuando las fuerzas de Maduro bloquearon con violencia la entrada de la asistencia humanitaria”, dice el comunicado. No especifica si esas fuerzas de Maduro iniciaron las llamas.

Funcionarios estadounidenses también hicieron notar que, sin importar las circunstancias, consideran responsable a Maduro porque bloqueó el paso de la ayuda humanitaria, castigando a los venezolanos necesitados.


“Maduro es responsable, por crear las condiciones de violencia”, indicó Garrett Marquis, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos. “Sus matones negaron la entrada de toneladas de alimentos y medicinas mientras miles de voluntarios valientes buscaban resguardar y entregar la ayuda a familias venezolanas”.

El intento de ingresar la ayuda generó una confrontación que no se había visto en la frontera entre Colombia y Venezuela en años.

El 23 de febrero, la oposición venezolana planeaba atravesar un bloqueo militar impuesto por Maduro con la expectativa de que las fuerzas de seguridad del gobierno rompieran con él en vez de ser señaladas por no dejar pasar una ayuda tan necesitada. Los opositores argumentaron que entonces habría una cascada de deserciones militares que dejaría sin apoyo al gobierno.

En vez de eso, las fuerzas de seguridad de Maduro y pandillas vinculadas al gobierno atacaron a los manifestantes, que llegaron armados con piedras y cocteles Molotov. Uno de los camiones resultó quemado en el enfrentamiento, y eso encendió una amarga confrontación sobre quién había sio responsable.

El gobierno de Maduro también ha hecho afirmaciones sin fundamentos, como la permanente insistencia de que no hay escasez de alimentos en Venezuela.

Además, ha reclamado que el envío de la ayuda en realidad tenía suministros caducos o armas estadounidenses.

Pero una de las afirmaciones que sí sería confirmada por evidencia es la de que fueron los manifestantes quienes empezaron el incendio.

“Trataron de montar el falso positivo de que supuestamente el pueblo” había quemado los vehículos de carga “que traían comida podrida”, dijoMaduro el 27 de febrero. Pero “fueron ellos mismos, los delincuentes que [Iván Duque] pagó”, aseguró ante una multitud, en referencia al presidente colombiano.

El día del incendio el gobierno de Colombia estuvo entre quienes promovieron la teoría de que Maduro era responsable de ordenar el incendio. La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez publicó una fotografíade lo que llamó “uno de los camiones incinerados por los colectivos por orden de Maduro”.

Después de la destrucción del vehículo el gobierno colombiano envío capturas de la videovigilancia en el puente fronterizo a funcionarios estadounidenses y periodistas colombianos, de acuerdo con oficiales y reporteros que los recibieron.

El video fue editado para que mostrara a círculos de gente alrededor de las fuerzas de seguridad venezolanas que lanzaban gas lacrimógeno, que estallan al hacer impacto, hacia el convoy. Otras imágenes muestran al camión estallar en llamas con la implicación de que los funcionarios venezolanos fueron responsables.

Pero a esas tomas distribuidos por el gobierno colombiano les falta un periodo de trece minutos antes de que iniciara el incendio. Los oficiales de la oficina de Duque no publicaron el video completo después de varias solicitudes del Times.

Los manifestantes que lanzaron cocteles Molotov desde el puente insistieron en que las fuerzas de Maduro y no sus bombas caseras iniciaron el fuego.

Junior José Quevedo, de 23 años, dijo que había llegado a las 7 de la mañana de ese sábado y que intentó convencer a los policías de que dejaran pasar la ayuda. “Pero después llegó otro grupo armado, que eran colectivos”, en referencia a las pandillas aliadas al gobierno.

Adalberto Rondón, otro manifestante que lanzó bombas en el puente ese día, dijo que fue la Guardia Nacional Bolivariana la que empezó el incendio.

Su relato fue retomado ese día por funcionarios estadounidenses.

“Cada uno de los camiones incendiados por Maduro llevaba veinte toneladas de comida y medicinas”, escribió en Twitter el senador republicano por Florida Marco Rubio, al repetir una afirmación de una televisora colombiana que estaba en el puente. “Esto es un crimen y si la ley internacional significa algo entonces él debe pagar un alto precio por esto”.

Cuando el Times buscó a su oficina para conseguir declaraciones, un vocero de Rubio no hizo mención de responsabilidades por el incendio del camión e indicó en un comunicado que “Maduro tiene la responsabilidad plena por la destrucción de la ayuda humanitaria”.

Juan Guaidó, el líder de la oposición, mantiene que la ayuda tenía medicinas y que también fue quemada por Maduro.

Un portavoz de Guaidó, tras ser contactado por el Times el 7 de marzo sobre la información posiblemente contradictoria respecto del contenido del camión, dijo que “no tenía información precisa” y refirió las preguntas a la parlamentaria Gaby Arellano, encargada de la distribución de ayuda.

Arellano no pudo ser contactada esta semana, pero cuando fue entrevistada por el Times en el puente poco después del incendio del camión, el 23 de febrero, dijo que no llevaba medicamentos.

“Había tapabocas, jeringas, guantes, eso que usan en los quirófanos”, declaró entonces.

Arellano también dijo que las fuerzas de seguridad de Maduro habían quemado el envío y que sus fuerzas lanzaron latas de gas lacrimógeno que estallaron contra el vehículo.

“La bomba lacrimógena, sabes que hay una bomba cuando cae, echa candela”, indicó la parlamentaria. “Como eran cajas [en el camión] a lo que le cayó la primera, se prendió completo”.

Cuando el Times le preguntó si pensaba que había sido a propósito, comentó: “No tiene otra lógica, ¿no? Está el mundo, los medios estaban ahí en vivo. Hay videos para ver de todo”.

Nicholas Casey reportó desde Cúcuta, Colombia. Christoph Koettl y Deborah Acosta reportaron desde Nueva York. Albinson Linares colaboró con el reportaje desde Cúcuta y Anjali Singhvi, desde Nueva York.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...