"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento" José Martí

viernes, 13 de septiembre de 2019

Venezuela: "La salida de Guaidó a Colombia fue coordinada por la organización paramilitar Los Rastrojos"

Publicado: 13 sep 2019 16:27 GMT | Última actualización: 13 sep 2019 18:56 GMT

El diputado opositor aparece retratado en fotos junto a dos líderes de esta banda criminal, dedicados al tráfico de drogas y la minería ilegal.


El ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, afirmó que el paso de Venezuela a Colombia del diputado opositor Juan Guaidó, el pasado febrero, fue una "operación de extracción hecha por narcoparamilitares que le brindaron seguridad".

Reverol explicó que la salida del diputado, quien se dirigía a Cúcuta donde asistiría al concierto 'Venezuela Aid Live' e intentaría infructuosamente el ingreso de "ayuda humanitaria" a su país, fue coordinado por la organización 'Los Rastrojos', un grupo paramilitar de Colombia dedicado al narcotráfico, minería ilegal, el contrabando, la extorsión y el sicariato.



MPPRIJP
✔@MIJPVenezuela

· 5h

En respuesta a @MIJPVenezuela


AHORA “Los "Rastrojos" son una Banda Criminal considerada por la policía colombiana entre las más peligrosas de ese país” #VenezuelaTierraDePaz



MPPRIJP
✔@MIJPVenezuela



“Este grupo criminal tiene un importante negocio en el hurto y contrabando de gasolina venezolana, que trasladan a Colombia para su uso en el procesamiento de la droga” #VenezuelaTierraDePaz


51
11:06 - 13 sept. 2019
Información y privacidad de Twitter Ads
72 personas están hablando de esto

Según la información que manejan los cuerpos de inteligencia venezolanos, el grupo criminal, considerado como uno de los más peligrosos de Colombia, se habría encargado de la seguridad de Guaidó en su paso desde Palmitas (Táchira), en territorio venezolano, hasta Puerto Santander, en el país vecino.



Toque de queda paramilitar

El titular de Interior, Justicia y Paz explicó que las comunidades cercanas donde se llevaría a cabo la operación fueron sometidas a un toque de queda paramilitar para evitar que el diputado del partido de derecha Voluntad Popular, quien tiene una orden de prohibición de salida de su país dictada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), fuera visto.

Esta denuncia fue hecha previamente por Wilfredo Cañizares, director de la Fundación Progresar en Norte de Santander, quien publicó los retratos en su cuenta de Twitter. Según Cañizares, el ingreso a territorio colombiano del diputado y su equipo estuvo coordinado por este grupo paramilitar, que se encargó de realizar el operativo de seguridad hasta ser recibido por funcionarios públicos de Cúcuta.

Tras realizar las averiguaciones, el Ejecutivo venezolano le entregó las pruebas al Ministerio Público, que inició este viernes una investigación.
Captura en Venezuela

En marzo de este año, fue detenido en Valencia (Carabobo) uno de los líderes de esa organización, conformada por disidentes del grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), llamado Wilfrido Torres Gómez, alias 'Neco'.

Según las autoridades colombianas, Torres Gómez asumió el mando de 'Los Rastrojos' en 2011. Se encargaba del contrabando de gasolina y de extorsiones.

Esa detención fue posible gracias a pruebas aportadas por Roberto Marrero, colaborador de Guaidó, quien fue arrestado el pasado 21 de marzo en Venezuela por su presunto nexo con "una célula terrorista" que fue desmantelada y con el intento de magnicidio frustrado de agosto de 2018.



MPPRIJP
✔@MIJPVenezuela


En respuesta a @MIJPVenezuela


#Ahora | Min. @NestorReverol: Dichas investigaciones realizadas por los órganos de inteligencia conjuntamente con el Ministerio Público y las evidencias de interés criminalísticos recabadas condujo a la detención del ciudadano Roberto Eugenio Marrero Borgas (49), abogado.


274
16:17 - 21 mar. 2019
Información y privacidad de Twitter Ads
439 personas están hablando de esto

Reverol afirmó que los elementos probatorios, producto de las investigaciones de las autoridades venezolanas, arrojan la presunta "vinculación directa de Guaidó con los máximos líderes de esta organización paramilitar colombiana". "Evidencian una vez más su asociación en todas las acciones terroristas que se planifican en Venezuela", aseguró.

Las fotografías

El diputado venezolano aparece sonriente en una gráfica junto a Albeiro Lobo Quintero, alias 'Brother', quien porta un arma en su cinto. Lobo Quintero es el segundo al mando de 'Los Rastrojos', al que se le imputaron los delitos de homicidio, secuestro, extorsión, narcotráfico y asociación para delinquir.

En otra de las imágenes está con John Jairo Durán, conocido como 'El Menor', y su mano derecha Iván Posso Pedrozo, alias 'Nandito', quien es jefe de finanzas en el sector Boca del Grita, en Táchira.

En una fotografías más está con Argenis Vaca, alias 'Vaquita', quien se encarga de las finanzas del grupo criminal.



MPPRIJP
✔@MIJPVenezuela




EN IMÁGENES Juan Guaidó se fotografió con líderes paramilitares el pasado #23Feb. Siguen apareciendo fotos con bandas criminales #VenezuelaTierraDePaz #13Sep

38
12:11 - 13 sept. 2019
Información y privacidad de Twitter Ads
80 personas están hablando de esto

Alias 'El Menor', uno de los hombres con los que Guaidó aparece retratado, fue capturado en julio pasado por las autoridades colombianas en el municipio Puerto Santander, en posesión de "uniformes militares, armas y granadas sin permiso para porte o tenencia", informó en su oportunidad la Policía de Cúcuta.



CR. José Luis Palomino López
✔@PoliciaCucuta



En el municipio de Puerto Santander capturamos a "torombolo" y "el costeño" quienes vestían uniformes militares, armas y granadas sin permiso para porte o tenencia #PolicíaParaLaGente

20
12:42 - 18 jun. 2019
Información y privacidad de Twitter Ads
19 personas están hablando de esto

La fotografía que las autoridades publicaron de 'el Menor' coincide con las características físicas del hombre que acompaña a Guaidó en las imágenes tomadas en febrero.

Suben las tensiones

Las imágenes se conocen en momentos de gran tensión entre Colombia y Venezuela, luego de que la Casa de Nariño acusara a Miraflores de amparar en su territorio a las disidencias armadas de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN). Con este argumento, pidió la activación del órgano de consulta del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), del que Caracas se desvinculó en 2013.

Por su parte, el Gobierno venezolano ha responsabilizado al colombiano de organizar acciones desestabilizadoras con la finalidad de deponer al presidente Maduro.

El pasado 4 de septiembre, el mandatario declaró "una alerta naranja" frente a la amenaza de agresión de Colombia contra Venezuela, y ordenó a todas sus fuerzas militares realizar ejercicios en la frontera entre el 10 y 28 de septiembre.

El mandatario también acusó al Gobierno de Duque de pretender realizar un "falso positivo" para agredir a Venezuela y desatar un conflicto militar.

martes, 10 de septiembre de 2019

EE UU sacó de Rusia en 2017 a un informante de la CIA que trabajaba en el Kremlin

Washington asegura que el espía, ahora en paradero desconocido, le entregó durante años material sobre las injerencias de Moscú

AMANDA MARS


Washington 10 SEP 2019 - 12:36 CDT




Trump charla con Putin en una cumbre del G20 en 2017. EVAN VUCCI AP

Era un funcionario del Gobierno ruso, uno bueno, que entró en la Administración años atrás y fue escalando posiciones hasta llegar al corazón del poder en Moscú: la oficina presidencial del Kremlin. Pero no era uno más. En algún momento, décadas atrás, los servicios de inteligencia estadounidense lo reclutaron como informante y, al llegar 2016, se convirtió en una fuente clave del tal vez mayor escándalo desde la Guerra Fría: la injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de EE UU, con el ánimo de favorecer la victoria de Donald Trump frente a Hillary Clinton. Conforme el caso de la trama rusa fue creciendo, la prensa empezó a hacer preguntas sobre la investigación de la CIA y sus fuentes. La agencia se puso nerviosa y en 2017 sacó de Rusia al agente, hoy de identidad y paradero desconocido. Desconocido, al menos, oficialmente.

La cadena de televisión CNN avanzó la noticia el lunes y fuentes anónimas de esta Administración fueron confirmando detalles de la operación la pasada semana, material de primera para cualquier novela espionaje. Cuando la CIA planteó a su informante la conveniencia de desaparecer del mapa, tras años de servicios, el funcionario lo rechazó alegando cuestiones familiares. Semejante negativa ante tanto riesgo, según The New York Times, llevó a los servicios de inteligencia a sospechar que su hombre había podido ser descubierto en algún momento y se había convertido en agente doble. El material que les acababa de proporcionar resultaba tan importante que, además, revisaron la veracidad de todo lo que les había filtrado hasta entonces. Meses después, acabó aceptando la oferta de huir de Rusia.

Este martes, el Kremlin confirmó que el supuesto colaborador de Washington había trabajado en la presidencia, pero sin acceso directo a Vladímir Putin. El periódico ruso Kommersant publicó incluso el nombre del supuesto espía, pero el portavoz del Gobierno ruso, Dmitri Peskov, respondió que ese, en concreto, había sido despedido entre 2016 y 2017. En julio, en plenas vacaciones familiares en Montenegro, el funcionario se esfumó, según dicha publicación. El Comité de Investigación Ruso, una fuerza policial de ámbito nacional, abrió una investigación por asesinato tras la desaparición de este ciudadano y su familia. Según la cadena de televisión pública rusa RT, citada por The Washington Post, el supuesto agente, casado y con tres hijos, había trabajado en la embajada rusa de la capital estadounidense antes de 2010. Con sorna, Peskov señaló también que no podía confirmar que se tratase de un agente de los americanos. "Toda esta especulación de los medios estadounidense sobre quién lo extrajo y sobre quién le salvó es más del género del cómic, de literatura de intriga, así que dejémoselo a ellos".

La revelación de la identidad de esta persona supone un peligro para su vida, como han recordado este lunes distintas fuentes de la Administración. La suerte de Serguéi Skripal, el exespía ruso que acabó colaborando para la inteligencia británica, está muy reciente en la memoria: en marzo de 2018 él y su hija, Yulia, fueron envenenados por un agente químico, en un intento de asesinato que Bruselas y Washington achacaron al Kremlin. La Administración de Donald Trump echó a 60 diplomáticos como represalia y varios países de la UE lo hicieron con otros tantos. En Estados Unidos aquella fue la segunda gran ronda de expulsiones de diplomáticos rusos en año y medio, después precisamente, de la de diciembre de 2016, en los últimos días de la era Obama, a cuenta de la injerencia en las elecciones presidenciales, que Moscú siempre ha negado.

En este contexto, la sintonía que Trump muestra respecto a Putin ha causado estupefacción en Washington, tanto entre los rivales demócratas como entre los propios republicanos. El mandatario estadounidense llegó a dar la misma credibilidad al presidente ruso que a sus servicios de inteligencia en su cumbre de julio de 2018 —aunque luego matizó sus palabras— y mantuvo, para estupor de los viejos funcionarios de inteligencia, una reunión a solas con él. Mientras el neoyorquino expresa agrado, el Congreso aprueba sanciones contra el Kremlin. Mientras, los agentes de inteligencia advierten de nuevos intentos de injerencia por parte de Rusia en las próximas elecciones de 2020. Al sacar a su informante de Rusia en 2017, los norteamericanos perdieron una buena fuente, pero probablemente no la única.

“Fundación de bajo perfil” revela enfoque en Cuba.



Un grupo financiado por el gobierno de Estados Unidos que trabaja en Cuba contrató a subcontratistas de Costa Rica, México y otros países para evitar llamar la atención de los agentes de inteligencia cubanos, dijo el ex director de la organización.

John Sanbrailo, director de la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD) de 1999 a 2017, dijo que su organización enseñó a los subcontratistas "cómo podrían trabajar de manera segura en Cuba sin meterse en problemas o incluso ser encarcelados".

"Los guiamos y supervisamos", dijo. "Y hemos estado involucrados en Cuba por casi 20 años sin mayores problemas".

Sanbrailo comentó los proyectos hacia Cuba en una entrevista realizada en junio de 2017 y lanzada a principios de este año como parte de un proyecto de historia oral de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID)

"Ha habido logros importantes en la organización comunitaria y en la respuesta a las necesidades humanitarias que claramente no podríamos publicitar porque pondrían en peligro a sus contrapartes en la isla", dijo Sanbrailo.

“USAID apreció este enfoque. FUPAD fue el único que lo hizo a tal escala. Luego adaptamos esta estrategia a nuestras operaciones en Venezuela, Ecuador, Nicaragua y otros países que se estaban moviendo hacia regímenes autoritarios ”.
USAID otorgó a PADF $ 32,904,899 para llevar a cabo proyectos en Cuba desde 2003 hasta 2019. La agencia se mostró reacia a divulgar detalles del trabajo de la fundación en Cuba en respuesta a una solicitud de la Ley de Libertad de Información en 2015. Ver "El trabajo del contratista de USAID sigue siendo un misterio".

Sanbrailo trabajó en la USAID antes de unirse a FUPAD, una afiliada de la Organización de Estados Americanos. Según la entrevista de historia oral, extractos de los que se encuentran a continuación, era experto en recaudar fondos.


John Sanbrailo, director de la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD) de 1999 a 2017

P: ¿Y fuiste tremendamente exitoso durante 18 años?

SANBRAILO: Sí, movilizamos y gastamos casi $ 1,000 millones en fondos, ayudando a millones de personas vulnerables y de bajos ingresos. Proporcionamos a la OEA y a los donantes una FUPAD revitalizada que era un socio confiable, conocido por exceder las expectativas de los donantes. Pudimos operar en algunos de los países más desafiantes como Colombia, Haití, Venezuela, Cuba, Ecuador, Bolivia y Nicaragua. Creamos una fundación que tuvo un impulso significativo que podría llevar adelante el programa durante varios años.

Durante mis últimos años en la Fundación (2013-2017), el presupuesto de FUPAD excedió el presupuesto regular de la OEA, lo que sorprendió a todos. Y lo hicimos al mantenernos enfocados en lo que era realmente importante: maximizar los impactos en los beneficiarios, obtener subvenciones, resistir los procesos burocráticos y las rivalidades institucionales, rechazar las disputas interpersonales, mantener una jerarquía organizacional plana y mantenernos relevantes para nuestro mandato y orígenes interamericanos.

P: ¿Qué hiciste en Cuba desde el principio? ¿Qué se ha podido hacer, ya que ese es un lugar en el que no muchos otros pueden trabajar?

SANBRAILO: Esta iniciativa, por supuesto, surgió de la Ley de Democracia y Libertad de Cuba aprobada y financiada a fines de la década de 1990 (Ley Helms-Burton). Lo que FPAD ha estado haciendo, en gran parte con las subvenciones de USAID y del Departamento de Estado, es construir una democracia de base y fomentar el surgimiento de una sociedad civil independiente. Vimos nuestra estrategia como preparar las bases para una transición democrática que podría seguir después del fallecimiento de los hermanos Castro y cuando el pueblo cubano pueda exigir más libertad. Este fue el papel histórico de PADF y la razón por la que se creó: para empoderar a los grupos de ciudadanos y al sector privado para que desempeñen un papel más importante en el desarrollo de sus países. No entramos en Cuba solo porque era Cuba. Vimos a Cuba como una característica fundamental del mandato de FUPAD en la región.


Cuando el Papa visitó Cuba a fines de la década de 1990, instó a Fidel Castro a permitir mayores libertades, especialmente el derecho a leer libros que habían sido prohibidos por el régimen. Fidel respondió públicamente: "Cualquier cubano puede leer cualquier cosa". El pueblo cubano comenzó a sacar esos libros que habían estado prohibidos y escondidos por más de 40 años. Con ellos crearon pequeñas bibliotecas comunitarias. FPAD comenzó a enviar más libros a esas bibliotecas y a ayudarlos a organizar seminarios sobre participación comunitaria. Fue el comienzo de empoderar a los ciudadanos para pensar, “¿Cómo te involucras con tu comunidad? ¿Cómo se unen para abordar los problemas de la comunidad? ” “¿Cómo sería una mayor participación ciudadana y qué podría lograr dentro de una sociedad totalitaria? ”


Comenzamos a trabajar con grupos como los masones y las logias masónicas. Eran las únicas organizaciones de la sociedad civil sobrevivientes, aparte de los grupos religiosos, que no habían sido destruidas por la Revolución. Había alrededor de 30,000 masones en el país organizados en alrededor de 150 a 200 logias alrededor de la isla. La razón por la que sobrevivieron fue porque el gran líder de la independencia cubana, José Martí, era un masón. Pero, las logias estaban fuertemente infiltradas por la inteligencia cubana, así que tuvimos que tener cuidado.

Comenzamos a trabajar con los masones en programas de libros y para jóvenes, capacitación empresarial, proyectos similares a logros juveniles para establecer microempresas o proyectos para desarrollar farmacias comunitarias para proporcionar medicamentos que no están disponibles en la isla. Enviamos donaciones en especie y pequeñas subvenciones privadas de $ 5,000 a $ 10,000 para apoyarlos de manera que no atrajeran mucha atención. Implementamos la mayoría de ellos a través de nuestras ONG asociadas en otros países de América Latina en lugar de hacerlo directamente nosotros mismos.


P: Socios, lo que significa...

SANBRAILO: Grupos de la sociedad civil latinoamericana que recibieron subvenciones de FUPAD para trabajar en Cuba. De acuerdo con nuestro mandato de la OEA, queríamos hacer del programa una iniciativa hemisférica. A USAID le gustó nuestro enfoque. Nos permitió jugar un papel de bajo perfil. Al mismo tiempo, el Servicio de Inteligencia de Cuba tomó nuestro rastro y colocó a la Fundación en una lista negra que podría haber puesto en peligro a nuestro personal que podría haber viajado allí.

Un informante de Inteligencia cubana luego aconsejó al gobierno sobre varios de nuestros viajeros que dificultaron las operaciones para algunos de ellos. Superamos este obstáculo. Fue un desafío para el gobierno cubano rastrear un mayor número de ONG latinoamericanas que podrían trabajar de manera más independiente en Cuba debido a la política establecida por el régimen de alentar los intercambios "de persona a persona" con otros países de Latinoamérica. Al mismo tiempo, hubo grandes obstáculos para que operaran en la isla y varios fueron detenidos pero posteriormente liberados. Debido a nuestro excelente personal, nos convertimos en expertos en ayudar a nuestros socios a trabajar dentro de un sistema totalitario. Nos convertimos en uno de los socios más confiables de USAID.

P: ¿Estas ONG latinoamericanas tenían sus propios programas?

SANBRAILO: Sí, les proporcionamos subvenciones para trabajar en Cuba en actividades que diseñaron e implementaron y que reflejaban sus prioridades. Todos ellos tenían iniciativas similares de derechos humanos o democracia en sus propios países y apoyaban firmemente la Carta Democrática Interamericana. Muchos buscaban formas de probar sus metodologías en otros países. Cuba era un lugar interesante para que trabajaran.

Otros grupos tenían experiencia en la organización y gestión de pequeñas bibliotecas y la participación de la comunidad y saborearon la idea de brindar un cierto grado de libertad a los cubanos. Reconocieron el peligro potencial de trabajar en una sociedad cerrada, pero estaban entusiasmados por hacerlo. Al igual que con otros programas, FUPAD estaba construyendo una red regional que podría abogar por una mayor libertad en Cuba y ayudar a fomentar el surgimiento de la sociedad civil y el sector privado en la base. Fue el papel vital que FUPAD había desempeñado durante gran parte de sus 55 años de historia.

P: Entonces, ¿no tienes personal en Cuba?

SANBRAILO: Eso es correcto. Realizamos programas principalmente a través de ONG en Costa Rica, México, Colombia, Argentina, Chile, Ecuador, Perú y otros países. Los guiamos y supervisamos. Les ayudamos a refinar sus metodologías y les ayudamos a adaptar sus operaciones a la realidad cubana. Les mostramos cómo podían trabajar de manera segura en Cuba sin meterse en problemas o incluso ser encarcelados. FUPAD desarrolló una metodología de capacitación y procedimientos de seguridad únicos. Los supervisamos de cerca, coordinando con el donante, pero cada grupo diseñó su propio plan de trabajo y tenía mucha flexibilidad para implementarlo.

Y hemos estado involucrados en Cuba ahora por casi 20 años sin mayores problemas. Ha habido logros importantes en la organización comunitaria y en la respuesta a las necesidades humanitarias que claramente no podríamos publicitar porque pondrían en peligro a sus contrapartes en la isla. USAID apreció este enfoque. FUPAD fue el único que lo hizo a tal escala. Más tarde adaptamos esta estrategia a nuestras operaciones en Venezuela, Ecuador, Nicaragua y otros países que se estaban moviendo hacia regímenes autoritarios.

A diferencia de una firma de consultoría con sede en Washington cuyo representante fue encarcelado en Cuba por tratar de llevar a cabo programas similares, no tuvimos problemas debido a nuestra cuidadosa selección de personal y socios deLatinoamérica y el estrecho seguimiento. El ciudadano estadounidense que fue encarcelado, primero buscó un trabajo en FUPAD. Vimos problemas con él, especialmente en términos de sus habilidades lingüísticas limitadas y su falta de experiencia operando en un país como Cuba. No lo seleccionamos. Más tarde gravitó a otro grupo que terminó en una terrible tragedia para él, su familia y para la política de los Estados Unidos. (Ver "Alan Gross: un soldado dejado atrás"). Nuestro personal y otros habían advertido a USAID sobre los peligros potenciales de usar grupos que no tenían experiencia en la Isla y de enviar ciudadanos estadounidenses para hacer este tipo de trabajo. Creemos que fue mejor hecho por los latinoamericanos.

P: ¿Usted no quería proporcionar computadoras como la empresa consultora estaba haciendo?

SANBRAILO: FUPAD proporcionó computadoras y teléfonos celulares básicos, pero basamos esta asistencia en lo que razonablemente podría utilizarse en Cuba sin atraer mucha atención. Primero realizamos análisis con los de la isla y luego encontramos pequeñas computadoras y teléfonos celulares utilizables, a diferencia del enfoque de otros. Involucramos a nuestros socios de Latinoamérica en la adaptación de la tecnología a las limitaciones existentes. Recibimos regularmente insumos en la isla. Mantuvimos un perfil bajo para que este esfuerzo no llamara la atención, aún cuando la demanda fuera impulsada por las necesidades locales.

Esta fue la esencia de nuestra estrategia. FUPAD tuvo que ser más experto en tratar con estos países desafiantes que otros grupos. Teníamos que ser ágiles y flexibles. Teníamos que mantener un perfil bajo para no producir incidentes dentro de la OEA y el Sistema Interamericano. No estábamos bien financiados y no podíamos correr el riesgo de tener que defender al personal o socios que podrían tener problemas legales. Fue una tarea arriesgada, pero apreciamos plenamente los riesgos y los gestionamos cuidadosamente.

Como mencioné, teníamos una Fundación que no podía producir fondos generales de desarrollo. No teníamos dinero, sino que controlaban estrechamente la asistencia al proyecto. Por lo tanto, no podríamos competir directamente contra las ONG más grandes de Washington o las empresas de consultoría que estaban mejor financiadas. Muchos de ellos estaban obteniendo importantes ingresos en los programas de USAID en Irak, Afganistán y Pakistán. Luego podrían subsidiar sus actividades en América Latina de una manera que FUPAD no podría hacer. Entonces, tuvimos que tallar cuidadosamente nichos donde pocos podrían trabajar. Esta estrategia nos permitió crecer desde los bajos niveles de la década de 1990 hasta más de $95 millones en gastos anuales.

Posdata: Sanbrailo murió en su casa en Virginia el 20 de abril, según la fundación.

lunes, 9 de septiembre de 2019

TERMINAR CON EL HAMBRE Y NO CON EL HOMBRE

Por Pedro Martínez Pírez

Ambientalistas cubanos recibieron con suma sastisfacción las afirmaciones recientes del Papa Francisco en el sentido de que la deforestación acelerada y la pérdida de biodiversidad en cada país no deberían tratarse como problemas locales, por cuanto amenazan el futuro del planeta.

Durante su reciente visita a Madagascar, la cuarta isla más grande del mundo, el Sumo Pontífice denunció la corrupción endémica, vinculándola con la pobreza sostenida a largo plazo, así como con la caza furtiva y las exportaciones ilegales de recursos naturales.

Advirtió el Papa Francisco que el deterioro de la biodiversidad pone en riesgo el futuro del país y de la tierra, que calificó como nuestro hogar común.

Y refiriéndose al grave acontecer en la Amazonía, dijo el Papa argentino que los últimos bosques están amenazados por los incendios forestales, la caza furtiva, la tala sin restricciones de valiosos bosques, y agregó que la biodiversidad de plantas y animales está en peligro por el contrabando y la exportación ilegal.

Pidió el Papa Francisco que se creen empleos para las personas cuyo sustento daña el medio ambiente, y ellas tengan otros medios de supervivencia.

Los ambientalistas cubanos recuerdan que el Papa Francisco durante su visita pastoral a Cuba en septiembre de 2015, se entrevistó con el Comandante Fidel Castro, quien fue el primer líder mundial que advirtió al mundo, en la Cumbre de la Tierra realizada en Río de Janeiro el 12 de junio de 1992, los factores que amenazan la destrucción ecológica del planeta.

En la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, Fidel Castro aseguró que una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre.

Y en su breve pero contundente intervención pidió Fidel Castro que cesen los egoísmos, los hegemonismos, la insenbilidad, la irresponsabilidad y el engaño, para mediante la acción común terminar con el hambre y no con el hombre. Mañana será demasiado tarde, advirtió Fidel, para hacer lo que devimos haber hecho hace mucho tiempo.

La Habana, 9 de septiembre de 2019.

sábado, 7 de septiembre de 2019

Panel Cámara de Representantes está preparado para lanzar investigación de juicio político a Trump

Por David Morgan
3 MIN. DE LECTURA

El presidente de EEUU, Donald Trump, en una ceremonia en la Casa Blanca, Washington, EEUU, 5 septiembre 2019. REUTERS/Joshua Roberts

WASHINGTON (Reuters) - El Comité Judicial de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, criticado por una investigación de juicio político al presidente Donald Trump, está listo para votar la próxima semana para formalizar la pesquisa, dijo el sábado una fuente familiarizada con el asunto.

El panel cambió el nombre de lo que originalmente era una investigación de supervisión de la presidencia de Trump a una investigación de “juicio político”, para decidir a fin de año si recomendaría artículos de impeachment al pleno de la Cámara de Representantes.

El miércoles, los miembros del comité podrían votar sobre una medida que definiría mejor la investigación, según la fuente, que habló bajo condición de anonimato.

El enfoque actual de juicio político del comité ha sido criticado por los republicanos por evitar un precedente establecido durante las investigaciones de juicio político contra los expresidentes Richard Nixon y Bill Clinton.

En esos casos, las consultas fueron autorizadas formalmente por toda la Cámara. Esta vez, la oposición se mantuvo alejadas de una votación que podría perjudicar a los demócratas de los llamados distritos oscilantes, donde el juicio político no es popular entre los votantes.

Durante gran parte del año, el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Jerrold Nadler, se ha centrado en los hallazgos de la investigación del exfiscal especial Robert Mueller sobre la presunta intromisión rusa en las elecciones presidenciales de 2016 y la evidencia de que Trump intentó impedir la pesquisa.

Al menos 134 representantes demócratas apoyan una investigación de juicio político, según un recuento de Reuters. Si bien esa es la mayoría del caucus del partido, el número permanece muy por debajo de los 218 votos necesarios para que la Cámara apruebe una resolución de impeachment.

Desde el testimonio de Mueller en julio, Nadler ha ampliado la pesquisa para incluir acusaciones de que Trump mezcló indebidamente sus intereses comerciales con su papel de presidente, ofreció indultos para alentar mala conducta oficial y pagó dinero durante la campaña de 2016 para silenciar a mujeres que afirman haber tenido relaciones sexuales con él.


Reporte de David Morgan. Editado en español por Janisse Huambachano

miércoles, 4 de septiembre de 2019

CUBA: EL LUGAR DEL COLOR

Por Esteban Morales


El tema de la llamada racialidad, posiblemente sea el más “desconocido” y difícil de nuestra realidad social actual.

Existen personas que no desean escuchar nada sobre el mismo. Las reacciones ante el tema racial aún son impredecibles, cubriendo una amplia gama de actitudes, que van desde la negación y el cinismo, hasta su no aceptación más despreocupada.

Al racismo, históricamente en Cuba, siempre se le había enfocado más con el temor de crear la división social, que con la determinación de resolverlo. Por lo cual, negros, mestizos y muchas personas, poseedoras de una conciencia sobre el tema, han tenido que esperar demasiado tiempo por un debate. Lo cual devino en la más flagrante contradicción y disfuncionalidad, dentro de una sociedad, extraordinariamente humanista, en la que se ha luchado por la justicia social y la igualdad, hasta los mismos bordes del igualitarismo

Existen todavía opiniones diversas, que incluso llegan hasta negar que el tema racial este vigente en nuestro país. Sin dudas, hay en ello aun mucha ignorancia, un falso criterio de cómo eso afecta la unidad nacional; aunque no ha faltado tampoco la intencionalidad de evitar que el tema se discuta. Lo cual se ha expresado, durante largo tiempo, en la acusación de “racista”, que ha tenido, casi siempre que soportar, quien haya pretendido traer la cuestión racial a la superficie.[1]

Lamentablemente, después de haber devenido, durante muchos años de silencio, en un “tabú”, tenemos hoy en nuestro país un atraso considerable en el tratamiento del tema racial, tanto en el orden intelectual, cultural y científico, como político. Incluso, una parte de nuestros intelectuales ni siquiera lo menciona en sus enfoques actuales sobre la realidad social y cultural de la nación cubana. Lo cual refleja, sin lugar a dudas, dentro de nuestra intelectualidad, la existencia de concepciones diferentes, acerca de en qué momento histórico del proceso de desarrollo de la nación cubana nos encontramos.

Creemos, ello es resultado, de que hay que acabar de aceptar, que a todos los que hoy somos cubanos, no les toco el mismo lugar dentro del proceso y espacios de formación de la nación, resultando imprescindible tener en cuenta esas diferencias, aportadas por los distintos puntos de partida históricos, para lograr asumir una actitud más realista ante la existencia de los grupos raciales, las desigualdades sociales y la cuestión “racial” en la Cuba de hoy. A la que unos llegaron como colonizadores(blancos) mientras que a otros los trajeron por la fuerza como esclavos.

El discurso público es aun discreto, incompleto y no pocas veces irreproducido. Las acciones que se realizan para trabajar sobre las realidades que alimentan las desigualdades aun existentes, continúan teniendo un sentido global, aun, cuando estén enfocadas también hacia los sectores más vulnerables. Sin embargo, la variable “raza o color de la piel”, aun dentro de una práctica existente de “Acción Afirmativa “, sigue sin aparecer abiertamente, como un asunto de consideración, dentro de la política social, o al menos, no se le menciona abiertamente como algo que se toma en consideración.[2]

Nuestra sociedad cubana es, sin lugar a dudas, una sociedad “multirracial”, más bien “multicolor”, pero resta mucho aun para que esa multicoloridad, que no es un simple problema de matices, pues encierra un largo y complejo trasfondo histórico, domine en todos los ámbitos de nuestra vida social. No tratándose tampoco de un asunto de representatividad numérica, de blancos, negros y mestizos en las diferentes posiciones, sino de terminar por asumirnos como lo que somos y lograr compartirlo en igualdad de condiciones. Dentro de lo cual, la cuestión de la distribución del poder aparece con mucha fuerza. Porque no todos los grupos raciales están en condiciones de imponerse por igual, para lograr los tan necesarios equilibrios de una sociedad verdaderamente multirracial (multicolor).

Decía ese gran sabio y tercer descubridor de Cuba, Don Fernando Ortiz, que Cuba es un “Ajiaco”. Idea que compartimos plenamente, solo que modestamente agregaría que “el ajiaco aún se está cocinando”.

Tenemos aún personas que no se sienten metidas dentro de la Olla, y que incluso quisieran salirse, o lograr disminuir la intensidad de la llama. Por otro lado, dentro de la Olla, tenemos algunas carnes y viandas, que son más de las que hubiéramos imaginado, antes de la crisis económica de los años noventa, que aún no se han ablandado. Entonces, parafraseando a Isaac Barreal, “…al ajiaco no debemos solo calibrarlo por el resultado esperado, sino también por el proceso de la cocedura”. Realidad que no todos estamos de acuerdo en asumir, pero que es de una importancia vital para el proceso de consolidación de la unidad de la nación, así como también, para sus alianzas políticas, con el resto de los pueblos colonizados( indígenas y afro descendientes ) del mundo y en particular con los de nuestro continente.[3]

Ante esa encrucijada nos encontramos todavía los cubanos de hoy. Aunque muchos no la entiendan o no la acepten.

O tomamos acciones concretas, en todos los órdenes, para que el “ajiaco” termine su cocción, o perderemos la única oportunidad histórica, de terminar de construir la sociedad en la que de verdad deseamos vivir la inmensa mayoría de los cubanos .De no hacerlo, ello, al mismo tiempo, afectaría nuestra alianza con los 150 millones de afro descendientes y la población indígena, que en nuestro continente, ven a Cuba, no solo como un paradigma de emancipación política sino también social .Pues no es posible compartir con tales grupos las ideas de que “un mundo mejor es posible” y continuar soslayando los “desafíos del color” internamente.[4]

Cultura y Educación, son en nuestra opinión las opciones de defensa los ejércitos principales de esa batalla. Porque ya está más que demostrado, que, aunque el racismo se haya cómodamente instalado dentro del capitalismo, acabar con este régimen social, no es suficiente para terminar con la discriminación racial y, sobre todo, con los prejuicios y estereotipos que la alimentan. Por lo cual, parafraseando a Gramsci, hay que acabar con la simple “cultura popular” y el inocuo “sentido común” de las cosas; hay que librar la batalla por la formación de la verdadera cultura revolucionaria. Pues la ideología burguesa es tan fuerte, que ha sido capaz de hacernos creer a muchos, que todas esas lacras del racismo y la discriminación, son la “cosa” más natural de la vida.

Tengo un amigo que me dijo un día: “¿para qué tú quieres que los negros estén más en la televisión?, si ya tienen un canal para ustedes solos: el deportivo”. Reproduciendo así, aunque no lo quisiera, el cinismo con que aún no pocos cubanos abordan el tema. Por lo que solo un debate abierto, desde la cultura y la ciencia, puede acabar con esa suerte de hipocresía, heredada de la hispanidad, que nada tiene que ver con la cultura de una sociedad verdaderamente integrada y revolucionaria que deseamos construir.

Contamos con una amplísima producción cinematográfica, literaria, danzaría, musical, histórica, cultural integrada, que en general, reivindica la presencia africana en la formación y desarrollo de nuestra cultura nacional, pero no mucho de esa encomiable labor, enfrenta directamente nuestra realidad actual, donde están presentes aun los estereotipos negativos sobre los no-blancos, los prejuicios, la discriminación racial y el racismo.[5]

Las tres investigaciones más amplias, de los últimos 40 años, sobre el tema racial en Cuba, no han sido producidas en el país, o por intelectuales que vivan en la Isla.[6]Nacionalmente, aún poco se ha publicado, que aborde el tema como algo contemporáneo a resolver.

Tenemos una historia escrita, en la que negros y mestizos aún están insuficientemente representados, dentro del proceso de formación de la nación y su cultura. Lo cual afecta todavía seriamente nuestra identidad nacional.

Hay que acabar de introducir los Estudios etno raciales a todos los niveles. Estos tienen que estar presentes constante y sistemáticamente en nuestra educación y en nuestros medios, sobre todo en la televisión.

Hay que educar para ser cubanos, no para ser blancos, como a veces resulta. Asumiendo los retos, aunque también las ganancias, de introducir el color en la formación de nuestra niñez y de nuestros jóvenes.

Nuestra Educación no podría ser calificada de racista, porque todos los cubanos acceden a ella por igual, aunque sus limitaciones quedan. Sin embargo, no todas las raíces formativas de nuestra nacionalidad y de nuestra cultura, comparten por igual los planes y programas de estudio. Por lo que no excluimos a negros y mestizos de nuestra educación, pero estos últimos, en la práctica diaria, no se sientan en las aulas a recibir una enseñanza, que por igual los asuma, como parte de una sociedad que es objetivamente uní étnica y multirracial. Pues, lo que no entra a la educación, no pasa a la cultura, y si nuestra educación es tan débil o a veces ha sido casi nula en el tratamiento de las cuestiones relativas al “color”, el problema del racismo y la discriminación que ello trae aparejado, no se podrán solucionar nunca.

Los asuntos relativos a la formación de una identidad “multirracial” o “multicolor” tienen que acabar de tomar su lugar dentro de la educación cubana. Pues se trata de un problema que nos afecta a todos, al afectar la identidad de la nación vista como totalidad. Mientras ello no sea así, no estaremos realmente educando para ser cubanos de manera integral.

No obstante, en los últimos 20 años hemos avanzado mucho. Trabajamos duramente para introducir en nuestros currículos académicos nuevos contenidos y una nueva forma de enseñar la historia nacional; comenzamos a explicar la problemática del color en la escuela; África, Asia y Medio Oriente comienzan a tomar su lugar, con mucha fuerza, no solo en lo cultural, sino también en lo social y en la educacional.

Han aparecido con fuerza los Proyectos Comunitarios, los grupos de estudio, las publicaciones, un debate que toma fuerza en las instituciones, tanto culturales como educacionales y científicas. Aunque más lentamente, en el trabajo científico de las universidades y la ciencia en general.



La Comisión Aponte, de la Unión de Escritores y Artista de Cuba(UNEAC) se comienza a hacer sentir, en sus fuertes vínculos nacionales con el Gobierno y el estado nacional. De modo que avanza el reconocimiento de la necesidad de constituir una institucionalidad, que permita reconocer el tema racial como un asunto que debe ser atendido a nivel nacional, con una Resolución Gubernamental, que lo reconoce como un tema a tomar en consideración a nivel nacional. Tanto desde el punto de vista educacional, como cultural, político y gubernamental.

Hoy la presencia del negro y el mestizo toman cuerpo, tanto en la estructura política y gubernamental del país, como a nivel social.

La Asamblea Nacional, ha adoptado una estructura con una gran representación de negros, mestizos y mujeres a nivel nacional.

Raúl Castro, en la Asamblea nacional, debatió fuertemente sobre el tema de la presencia negra, mestiza y femenina en nuestro parlamento. Lográndose en el mismo una composición racial como nunca antes había existido.

A nivel de la estructura política, tanto nacional como provincial y a todos los niveles del gobierno, se observa fuertemente la presencia negra y mestiza como nunca antes en el país. (Ver: Discurso de Raúl Castro. Abril 19 del 2018).

Donde habla ampliamente de la problemática racial.

Entonces se ha avanzado considerablemente y existe la plena voluntad política de continuarlo haciendo.

Hemos iniciado un periodo en el que la determinación es avanzar fuertemente hacia una consolidación del proyecto social de la revolución cubana, erradicando un problema que lo amenaza. Porque prejuicios raciales, discriminación y racismo, son totalmente incompatibles con el proyecto socialista cubano.


La Habana, Junio 30 del 2019


[1] Ya en marzo de 1959, cuando Fidel castro planteo la cuestión de la discriminación racial, como una lacra necesaria de darle solución, Hubo quienes no o apoyaron, por haberlo considerado, por tantos años, como un asunto ya resuelto y no es extraño que hoy esas mismas actitudes continúen existiendo. (Nota del Autor).

[2] Sin dudas, todas las medidas recientemente adoptadas, en el 2005, relativas al incremento de las pensiones, el salario mínimo y la distribución de productos de primera necesidad de forma subsidiada, profundizan en una política social, que siempre ha tenido un contenido profundamente humanista. La que, sin dudas, beneficia a negros y mestizos, como los grupos raciales, proporcionalmente mas presentes entre los pobres. (Nota del Autor).

[3] Isaac Barreal “Retorno a las Raíces”, Fuente Viva, La Habana, Cuba, pp. 154-155.

[4] No es posible oponernos internacionalmente al racismo y la discriminación, sin combatirlo, abierta y profundamente, dentro de nuestra realidad social actual. Sin abrir un debate publico, que termine con el cinismo y la hipocresía con que muchos cubanos, lamentablemente, de todos los grupos raciales, aun abordan, ignoran o niegan la existencia del problema. (Nota del Autor).

[5] Ver: Pedro e la Hoz, “África en la Revolución Cubana: nuestra búsqueda de la mas plena justicia. Editorial Letras Cubanas, La habana, 2005.

[6] Se trata de los libros de Aline helg, Jorge de La Fuente Y Carlos Moore. (Nota del Autor).


martes, 3 de septiembre de 2019

A 59 años de un bautizo en Quito

Por Pedro Martínez Pírez

Este 2 de septiembre se cumplen 59 años del bautizo en la sede de la Embajada cubana en Quito del niño Fidel Juan Oswaldo Nieves Navarro, el ahijado ecuatoriano del Comandante Fidel Castro.

Los padres de Fidel Juan Oswaldo, el soldado Virgilio Nieves y el ama de casa María Enriqueta Navarro, madre de siete niños, le habían escrito al líder de la Revolución Cubana pidiéndole que fuera el padrino de su hijo. La petición llegó a manos de la eficiente colaboradora de Fidel Castro, Celia Sánchez Manduley, quien transmitió al canciller Raúl Roa García la aceptación del líder cubano, así como la indicación de que los diplomáticos que laborábamos en Quito, efectuáramos el bautizo.

El embajador de Cuba en Ecuador era entonces el doctor Mariano Rodríguez Solveira, quien había sido el Rector de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas cuando yo cursaba estudios en el horario de la noche en ese Centro, y Maríano era mi profesor de Derecho Civil.

Él me pidió que lo acompañara como su secretario en la misión que le encomendaron Fidel y el Presidente Osvaldo Dorticós, y así lo hice luego de pasar un curso de algunos meses en el Departamento de Asuntos Latinoamericanos de la Cancillería cubana, encabezada entonces por el Doctor Raúl Roa García, quien fue uno de mis profesores, y ganó por su brillante y leal ejecutoria el título de Canciller de la Dignidad de Cuba.

El bautizo se efectuó en la sede de la Embajada cubana, situada entonces en la Avenida 6 de diciembre, en Quito, en una fecha histórica para nuestro país: el 2 de septiembre de 1960, cuando en la capital cubana, en Asamblea General, un millón de personas aprobada la Primera Declaración de La Habana, que fue leída por el Comandante Fidel Castro.

Al bautizo asistieron varios familiares del niño, algunos amigos de Cuba y dos integrantes de la delegación cubana que habían asistido unos días antes a la toma de posesión del presidente José María Velasco Ibarra. 

La delegación cubana estuvo presidida por el entonces ministro de economía, Regino Boti, e integrada por el Alcalde de La Habana, Jose Llanusa, y el Jefe de la Marina de Guerra Revolucionaria, Juan M. Castiñeiras, los tres ya fallecidos al igual que el embajador Rodríguez Solveira.

La más feliz de todas las personas en esa ceremonia era precisamente la madre de Fidelito, convertido desde entonces en ahijado del célebre comandante de la Sierra Mestra.

Pasó el tiempo. El embajador Rodríguez Solveira decidió regresar a Cuba, retornó a la docencia, entonces como Vice Rector de la Universidad de La Habana, y yo asumí como Encargado de Negocios la representación de Cuba en Ecuador durante varios meses.

El Comandante Fidel Castro y Celia Sánchez Manduley no olvidaron al ahijado ecuatoriano, y meses después del bautizo recibí a través de la Cancillería cubana un jarrito con la firma del Jefe de la Revolución que entregué en un acto público en Quito a doña María Enriqueta, quien asistió llevando en sus brazos a Fidelito.

Ese presente con la firma del padrino cubano a su ahijado ecuatoriano fue mostrado en la Casa de la Cultura Ecuatoriana "Benjamín Carrión", en Quito, a los numerosos asistentes a un acto en el cual reclamamos desde la capital ecuatoriana la devolución a Cuba del niño Elián González, algo que la Revolución logró el 28 de junio del año 2000.

Son vivencias que no se olvidan y que vienen a mi mente cada vez que los cubanos celebramos la Primera Declaración de La Habana y el aniversario del bautizo en la Embajada de Cuba en Quito del ahijado ecuatoriano del Comandante Fidel Castro. Una decisión que refleja la nobleza, la generosidad y la grandeza del líder de la Revolución Cubana ante la solicitud de una familia humilde de la Patria de Eloy Alfaro.

lunes, 2 de septiembre de 2019

LA PERVERSIDAD DEL IMPERIO

Por Pedro Martínez Pírez

La desfachatez, la mentira y la perversidad del Imperio se derrumban ante la altura moral acumulada por la digna historia de las misiones cubanas de la Salud, escribió en la red social Twitter el Presidente de Cuba, ingeniero Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

La reflexión del primer mandatario cubano dio continuidad a la enérgica denuncia formulada por la Cancillería de la Mayor de las Antillas sobre la reciente decisión yanqui de instrumentar un programa destinado a financiar acciones y búsqueda de información para desacreditar y sabotear la colaboración internacional que presta Cuba en la esfera de la salud en decenas de países y para beneficio de millones de personas.

Esta campaña forma parte del incremento del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, que en los últimos tiempos activó el capítulo tres de la ley Helms-Burton, prohibió el viaje de Cruceros a puertos cubanos y trata de sabotear los envíos de petróleo venezolano a la nación antillana.

La campaña para sabotear la colaboración médica cubana tuvo la complicidad del actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y se inscribe en el propósito de la actual administración estadounidense de implantar en América la Doctrina Monroe y liquidar los procesos revolucionarios en Cuba, Venezuela y otras naciones de nuestro continente.

Para la camarilla ultraconservadora instalada en la Casa Blanca de nada valen los reconocimientos internacionales que ha recibido Cuba desde que en mayo de 1963 inició en Argelia el programa de cooperación médica, para actuar solidariamente en momentos trágicos de desastres naturales, terremotos, inundaciones, epidemias y otros eventos.

Como afirmó el Ministro cubano de Salud, José Portal Miranda, no es aceptable que se cuestione la dignidad, la profesionalidad y el altruismo de los más de 400 mil colaboradores cubanos de la Salud que han cumplido misiones en 164 países, llevando los mejores saberes y el más elevado desempeño integral.

Y a ese formidable esfuerzo se une la acción de Cuba en la masiva formación de médicos mediante la ELAM, Escuela Latinoamericana de Medicina, creada hace veinte años por el entonces Presidente Fidel Castro, y de la cual han egresado 29 mil médicos de varios continentes, la mayoría jóvenes de familias humildes del llamado tercer mundo, y también de los Estados Unidos.

Es la grandeza de una pequeña nación, Cuba, que tiene como vecino, Estados Unidos, un país destinado por la providencia, como advirtió Simón Bolívar, para plagar a la América de miseria en nombre de la Libertad.

La Habana, 2 de septiembre de 2019.

martes, 20 de agosto de 2019

Conspirando: embajada USA en Cuba



La ejecución de su actuar subversivo fue y sigue siendo enorme (contra Cuba), con el afán de fabricar una “oposición” a la Revolución, mediante la entrega de elevadas sumas de dinero a los denominados “disidentes”, darles preparación de cómo deben actuar en sus actividades provocativas callejeras, abastecerlos de literatura, videos y clases, con profesores yanquis y algunos latinoamericanos, dentro del edificio de la misión diplomática, en tres centros creados ilegalmente para el entrenamiento de los contrarrevolucionarios.

Múltiples son las violaciones de la Convención de Viena que cometen los “diplomáticos” yanquis desde sus puestos de la denominada “diplomacia pública” y derechos humanos, unido a los cargos políticos, bien alejados del fomento de las relaciones amistosas bilaterales.

Un claro y evidente ejemplo es el de Mara Tekach, actual Encargada de Negocios de Washington en Cuba, quien a pesar del virtual cierre de la Embajada, dada las medidas tomadas por la actual administración, no cesa de inmiscuirse en los asuntos internos cubanos, reunirse con los elementos contrarrevolucionarios, brindarles preparación para las provocaciones y estimularlos a continuar por ese camino.

En ese sentido, hay que recordar la reunión efectuada dentro de la sede diplomática yanqui con los organizadores de la Marcha Gay, con el único fin de fomentar desordenes públicos, apoyados por las campañas mediáticas de sus medios de prensa.

A eso se une la reciente visita realizada a la provincia de Guantánamo, con el objetivo de entrevistarse personalmente con un contrarrevolucionario, de los conocidos periodistas dependientes del dinero de Washington, algo que legalizó al publicarlo en la página oficial en Facebook de su Embajada.

Las declaraciones de la susodicha diplomática son un desafío a las autoridades cubanas, al afirmar que las medidas legales aplicadas al contrarrevolucionario reflejan la “crueldad e injusticia del gobierno cubano, el que continúa violando los derechos humanos y libertades de sus ciudadanos”, lo cual constituye una total violación del artículo 41 de la Convención de Viena que afirma:

“Sin perjuicio de su privilegios e inmunidades, todas las personas que gocen de ellos, deberán respetar las leyes y reglamentos del Estado Recepto y están obligados a no inmiscuirse en los asuntos internos de ese Estado”.

Si un diplomático cubano hiciera algo semejante en los Estados Unidos, en aras de defender a los cientos de miles de emigrantes latinoamericanos detenidos inhumanamente en centros de concentración, al estilo nazi, separados de sus hijos y sin atención médica, ipso facto el Departamento de Estado lo declararía persona non grata, por entrometerse en sus asuntos internos.

Gerardo Alfonso : Museo Nacional de Bellas Artes 22/08/2019 . 7 pm


lunes, 19 de agosto de 2019

AMOR CON AMOR SE PAGA

Por Pedro Martínez Pírez

En los últimos días han llegado a La Habana jóvenes de varias naciones de Nuestra América para incorporarse a un nuevo curso en la ELAM, la Escuela Latinoamericana de Medicina, de donde egresaron el pasado mes de julio alrededor de quinientos nuevos médicos de 104 naciones.

La ELAM, creada por el Comandante Fidel Castro hace casi dos décadas, ha formado a más de 29 mil galenos de varios continentes, la mayoría jóvenes de familias humildes del llamado tercer mundo, y también de los Estados Unidos.

Esa ya famosa y reconocida Escuela forma parte del programa integral de salud mediante el cual Cuba extiende solidariamente la colaboración médica a numerosos países, donde muchos jóvenes formados por profesores cubanos retornan a sus comunidades para contribuir a la sostenibilidad de sus sistemas de salud.

A la más reciente graduación de la ELAM asistieron jóvenes egresados de varios países y en mi reciente visita a Ecuador yo pude entrevistar a dos médicos ecuatorianos que estudiaron en Cuba, Fernando Cruz Quishpe y Martí Quevedo Pinos, ellos asistieron al acto efectuado en La Habana y ahora, en su país, dirigen la Asociación Plurinacional de Estudiantes y Graduados en Cuba que lleva el nombre de ELOY ALFARO, el Viejo Luchador ecuatoriano.

A los jóvenes ecuatorianos egresados de la ELAM les agradecí su solidaridad con los damnificados provocados por el tornado que afectó en enero pasado a varios municipios habaneros, y les recordé que fue Eloy Alfaro el único presidente de América que el 19 de diciembre de 1895 le escribió a la Reina Regenta de España solicitándole la independencia de Cuba.

“Amor con amor se paga”, proverbio en un acto original del prócer independentista cubano José Martí, representado con extraordinario éxito en el Teatro Principal de Ciudad de México, la noche del 19 de diciembre de 1875, exactamente veinte años antes del gesto de Eloy Alfaro hacia Cuba.

Prohibido olvidar acciones como las de Eloy Alfaro y los jóvenes galenos ecuatorianos Fernando Cruz y Martí Quevedo, quienes tampoco olvidan la solidaridad de Cuba y el ejemplo que brinda la ELAM, la Escuela Latinoamericana de Medicina, centro de altos estudios donde ellos, y otros miles de jóvenes del mundo, se formaron.


La Habana, lunes 19 de agosto de 2019.

miércoles, 14 de agosto de 2019

El paradero de Amelia Earhart: una pista para lograr lo imposible

Por Julie Cohn, New York Times
13 de agosto de 2019


Robert Ballard es quien encuentra las cosas perdidas.

En 1985 descubrió el Titanic en lo profundo del océano Atlántico. Él y su equipo también localizaron dónde había quedado el buque de guerra nazi Bismarck y hace poco ubicaron dieciocho barcos naufragados en el mar Negro.

Ballard siempre ha querido encontrar los restos del avión que pilotaba Amelia Earhart cuando desapareció en 1937. Sin embargo, temía que su búsqueda terminara siendo una de las tantas similares emprendidas en vano.

“Lo tienes como en espera en tu mente”, dijo Ballard, fundador del Ocean Exploration Trust. “Pero sigues pensando: ‘No, no, es un área de búsqueda demasiado grande’”.

Hasta que, hace unos años, otro grupo de exploradores encontró algunas pistas tan persuasivas que Ballard cambió de parecer. Ahora no solo está seguro de que sabe dónde están los restos del avión: ya zarpó junto con su equipo hacia un atolón remoto en la República de Kiribati, en el Pacífico, con el objetivo de recuperarlos.

Si la expedición es exitosa no solo resolverá uno de los mayores misterios del siglo XX; en el transcurso de la misión, Ballard, un explorador de 77 años, también le transferirá su legado de descubrimientos a una nueva generación de detectives oceánicos.

Hasta hace poco, Ballard había aceptado la versión de la Marina estadounidense sobre el paradero de Earhart. El 2 de julio de 1937, cuando faltaba poco para que terminaran su vuelo por todo el mundo, la aviadora y el navegador Fred Noonan desaparecieron sobre el Pacífico. Después de una búsqueda costosa, la Marina concluyó el 18 de julio de 1937 que los dos fallecieron poco después de caerse al océano.

Sin embargo, en 2012, un viejo amigo de Ballard le presentó una posible y sorprendente alternativa.


Image Robert Ballard, científico jefe de la expedición, y Allison Fundis, la lideresa de la misión, en un panel de National Geographic CreditAmy Sussman/Getty Images


Kurt M. Campbell, quien fue el subsecretario de Estado para asuntos de Asia del Este y del Pacífico durante el gobierno de Barack Obama, invitó a Ballard a una reunión. Los dos se conocen desde hace años; estuvieron juntos en la Oficina de Inteligencia Naval.

En una entrevista reciente, Ballard recordó que Campbell lo apuró para que entrara a su oficina, donde le dijo que cerrara la puerta. “Quiero enseñarte una fotografía”, le dijo.

Era una imagen en blanco y negro granulosa. “’¿Qué ves ahí?’”, contó Ballard que le preguntó Campbell. “Le respondí: ‘Una isla con un barco sobre un arrecife’. Y me dijo: ‘No, ¿qué ves a la izquierda?’”.

Ballard notó la mancha. Entonces Campbell le entregó otra fotografía: la misma imagen, pero con mejoras digitales. Campbell le dijo que la mancha era el tren de aterrizaje de un Lockheed Electra L-10, y que el arrecife era parte de la isla Nikumaroro, parte de las prácticamente deshabitadas islas Fénix.

Ahí estaba: un sitio preciso y acotado para la búsqueda del avión de Earhart.

El último vuelo de Earhart




Por The New York Times

La fotografía fue captada por el oficial británico Eric Bevington en octubre de 1937, tres meses después de la desaparición de Earhart. Bevington y su equipo estaban explorando la isla Gardner, la que ahora se llama Nikumaroro. Años antes había naufragado un carguero británico en la esquina noroeste de la isla, y Bevington tomó una foto de eso.

El joven oficial no cayó en cuenta de que también había captado algo asomándose por el agua. El Objeto Bevington, como fue llamado, ocupaba de menos de un milímetro en el marco, una mancha pequeñísima.

Décadas después, el Grupo Internacional para la Recuperación de Aviones Históricos (The International Group for Historic Aircraft Recovery, o Tighar), recibió las imágenes tomadas por Bevington. La organización sin fines de lucro está dedicada a la arqueología de aviones y a la preservación de aeronaves. Ha estado muy involucrada en la búsqueda de Earhart cerca de Nikumaroro.

La fascinación en torno a la desaparición de Earhart ha generado varias teorías algo descabelladas, como que era una espía estadounidense y fue capturada por los japoneses o que sobrevivió y pasó el resto de sus días con una falsa identidad como ama de casa en Nueva Jersey.

Los que creen en que cayó por Nikumaroro afirman que tiene sentido porque por ahí estaba la ruta de navegación planeada por Earthart.


Earhart y el navegador Fred Noonan con un mapa del Pacífico que muestra su ruta CreditBettmann/Getty Images

La Marina incluso siguió varias pistas a partir de llamadas de emergencia y movilizó al buque de guerra Colorado desde Pearl Harbor, en Hawái, para buscar por las islas Fénix. Pero Ballard y los investigadores de Tighar creen que la marea habría llevado el avión hacia aguas más profundas para cuando el buque llegó a Nikumaroro.

De acuerdo con el reporte oficial, un piloto de rescate vio muestras de “asentamiento reciente” allí. Pero, como nadie les hizo señas, el equipo de búsqueda se fue y la Marina descartó esa teoría. Lo que no sabían los que iban a bordo del Colorado es que esa isla no había sido habitada en cuarenta años.

Image

Parte del tren de aterrizaje quedó separado del Lockheed Electra después de una colisión en Hawái, marzo de 1937.CreditColección de la organización Tighar


La toma de Eric Bevington de 1937 muestra, a la izquierda, una mancha que podría ser parte del tren de aterrizaje del Lockheed.CreditFotografía de Tighar por J. Glickman


Otros afirman que es poco probable que la vida de Earhart haya terminado en esa isla.

No obstante, en 2010 resurgió la idea de Nikumaroro como el sitio indicado cuando Jeff Glickman, analista forense de imágenes en Tighar, notó la mancha de la foto de Bevington y concluyó que su forma era consistente con las partes del Lockheed Electra.

Richard E. Gillespie, director de Tighar, contactó a Campbell, aficionado de los logros de Earhart, para pedirle su opinión.

Campbell compartió la foto con expertos de la Agencia Nacional de Inteligencia-Geoespacial estadounidense, que usaron tecnología de uso clasificado para ampliar la fotografía. La enviaron a analistas del Pentágono, que concluyeron de manera independiente que sí parecía ser el tren de aterrizaje de un Lockheed modelo L-10 Electra, dijo Campbell.

Entonces Campbell llamó a Ballard.

Más allá de sus sesenta años de experiencia en misiones similares, Ballard cuenta con la embarcación Nautilus. Tiene una serie de cámaras de alta definición, un sistema de mapeo tridimensional y vehículos submarinos de operación remota (ROV), uno de los cuales puede ser desplegado hasta 6000 metros bajo el mar.

Nikumaroro, vista desde arriba, luce pequeña y plana. Sin embargo, la isla es solo la parte alta de una montaña submarina que surge desde el suelo marino hasta unos 3000 metros. Ballard cree que Earhart aterrizó en el extremo de la isla y que, con el alza de las mareas, su avión se deslizó por la montaña.

Esta tiene crestas; hay varias caídas y valles que pueden afectar las búsquedas con un sonar y radares. Así que el equipo, después de usar la tecnología de mapeo tridimensional a bordo para ver los bordes de la montaña submarina, deberá hacer una búsqueda visual con videos que capten los ROV, en turnos de doce horas cada persona.

“Hay que imaginárselo como revisar los lados de un volcán por la noche, tan solo con una linterna”, dijo Ballard.



Imagen satelital del atolón Nikumaroro, de unos 6 kilómetros de longitud y 2 kilómetros de ancho CreditNASA

Gillespie, de Tighar, teme que ya no haya más que algunos restos desperdigados del Electra. Sin embargo, está esperanzado por la tecnología del Nautilus. Incluso quienes tienen dudas sobre la validez de la teoría de Nikumaroro creen que la búsqueda con alta tecnología del equipo de Ballard podría por lo menos comprobar definitivamente que Earhart nunca estuvo ahí.

La expedición ha sido financiada por la Sociedad Geográfica Nacional (National Geographic), que registrará el progreso del Nautilus y su tripulación para un programa, a transmitirse el 20 de octubre.

Los esfuerzos de la tripulación serán complementados por un equipo que estará en la isla, encabezado por Fredrik Hiebert, el arqueólogo con residencia de la Sociedad Geográfica Nacional.

Y para la expedición, Ballard compartirá el liderazgo de Nautilus junto con Allison Fundis, una exploradora que espera que tome su lugar en el futuro.

Fundis dijo que está muy emocionada por la expedición.

“[Earhart] tuvo una vida tan destacada y era una persona notable, con un sentido de valentía que tumbó barreras y expectativas en momentos en que la sociedad creía que una mujer no podía o no debía lograr lo que ella pudo”, dijo Fundis.

Los dos exploradores están confiados en que encontrarán el avión Electra.

“Los científicos de exploración son como un gas”, dijo Ballard, en tono de broma. “Pueden expandirse hasta ocupar cualquier volumen de espacio y solo trabajan bien cuando están bajo presión”.

Se rio. “Y en estos momentos hay mucha presión”.



Earhart con el avión Lockheed Electra con el cual desapareció en julio de 1937 CreditNASA vía Wikimedia Commons




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...