"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento" José Martí

miércoles, 4 de mayo de 2016

KFR persigue a los funcionarios corruptos de Miami –por sus contribuciones políticas

Álvaro Fernández • 4 de mayo, 2016



Hace unos cinco años, agentes del Departamento de Aplicación de la Ley de la Florida (FDLE) se preparaban para arrestar a David Rivera. Según informó elTampa Bay Times en 2011, “los fiscales de Miami-Dade estaban preparando un ‘borrador’ de una queja que acusaba al congresista republicano de 52 cargos de robo, lavado de dinero y crimen organizado”.

Misteriosamente y por razones desconocidas para la mayoría, el caso de David Rivera de repente se apagó. Esto a pesar del hecho de que investigadores del FDLE creían que las violaciones de Rivera eran “bastante evidentes”. La larga investigación a las finanzas de Rivera “inequívocamente explica el robo y/o fraude de fondos de campaña”, escribió el inspector del FDLE Brett Lycett en un correo electrónico a un fiscal el 5 de julio de 2011.

Todas las pruebas apuntan a la oficina de la fiscal estatal de Miami-Dade, Katherine Fernández Rundle, como la culpable de permitir que Rivera, en cierto sentido, saliera en libertad.

El área de Miami siempre ha sido conocida como un patio de recreo para personajes sospechosos. Meyer Lansky, conocido como el “Contador de la Mafia”, vivió sus últimos años en Miami Beach. Al Capone también tenía una casa en Miami Beach e hizo su paz con Dios, creo yo que él creía, mediante fuertes donaciones a la iglesia católica St. Patrick y la escuela de allí. ¿Y quién puede olvidar la era de los “Vaqueros de la Cocaína” que dieron lugar a las torres de condominios de Brickell Avenue en Miami?

Pero hasta Al Capone terminó en la cárcel. Y sí, hizo falta que el IRS lo atrapara, pero él murió en cadenas, por así decirlo.

Kathy Fernández Rundle, fiscal estatal de Miami-Dade

Kathy Fernández Rundle aspira a la reelección este año. Ella ya ha acumulado casi $270 000 dólares (última vez que revisé). No tiene un oponente. Si se fijan bien en su campaña, parece como si estuviera persiguiendo a los delincuentes, pero debido a las contribuciones políticas.

Fernández Rundle ha sido fiscal estatal de Miami-Dade desde 1993 –casi un cuarto de siglo. Tomó posesión del cargo dejado por Janet Reno cuando esta se convirtió en fiscal general de Bill Clinton. La larga temporada de Fernández Rundle como principal funcionaria de la aplicación de la ley en el sur de la Florida ha sido motivo de controversia. Ella ha sido débil con los funcionarios públicos considerados sus amigos (y colaboradores). El ejemplo más flagrante viene siendo David Rivera.

Es también interesante observar que durante sus años al frente de la oficina del fiscal estatal, la corrupción pública ha ido de mal en peor. Como se ha demostrado en un estudio de 2012 realizado por la Universidad de Illinois en Chicago y el Instituto de Gobierno y Asuntos Públicos de la Universidad de Illinois, la Florida es el cuarto estado más corrupto de la nación y Miami es la quinta área metropolitana más corrupta del país, y es responsable de la mayoría de la corrupción en el estado.

El empeoramiento de Miami ha sucedido bajo la vigilancia de Kathy Fernández Rundle.

Su trabajo consiste en capturar y procesar a los malos. Y si la corrupción es rampante en su ciudad, se supone que debe iniciar investigaciones.

¿Donde ha estado ella?

Demetrio Pérez Jr.

Demetrio Pérez Jr. era un comisionado de la ciudad de Miami que en 2002 fue declarado culpable de defraudar a tres inquilinos de edad avanzada en sus apartamentos de alquiler para personas de bajos ingresos en la Pequeña Habana. Subvencionado por el gobierno federal, Pérez todavía exigía a sus inquilinos un pago “por debajo de la mesa” para que le alquilaran a él. Después de ese escándalo, una investigación de The Miami Herald alegó que él también se embolsó más de $1 millón en el pago por alquileres, dinero proveniente de fondos escolares públicos destinados a beneficiar un programa para niños en situación de riesgo.

En estos días, el excomisario es más rico de lo que ha sido nunca y recibe subvenciones del Estado para una escuela experimental que comenzó bajo su marca Lincoln-Martí. (Parece que los políticos de la Florida quitan a los necesitados para subvencionar a los corruptos.) El condado también ha aprobado durante los últimos años millones en bonos municipales para ayudar a los negocios de Pérez de escuelas charters privadas, también bajo el nombre de Lincoln-Martí.

En el mejor de los casos, este tipo es un granuja. Se podría pensar que un fiscal estatal se alejaría de una persona tal.

Pero para mi sorpresa, cuando verifiqué la lista de contribuyentes a la campaña de Kathy Fernández Rundle, una serie de corporaciones de Demetrio Pérez Jr. apareció de manera prominente y generosa. En el último recuento, había contribuido casi $ 10.000.

Alcalde de Hialeah, Carlos Hernández

Esto es lo que Jim DeFede reportó recientemente para CBSMiami: “Katherine Fernández Rundle, el principal funcionario de aplicación de la ley en Miami-Dade, está programada para asistir el miércoles por la noche a una recaudación de fondos para su campaña de reelección, que será coorganizada por un hombre que admitió en el tribunal federal que prestó dinero a una tasa de interés del 36 por ciento, lo que se considera una violación de las leyes de la Florida contra la usura”.

Cuando DeFede preguntó por qué Fernández Rundle permitiría que Carlos Hernández sirviera de anfitrión de una recaudación de fondos, su respuesta fue un cínico: “¿Sabe usted? Yo no sé por qué no lo haría”.

Como ya he mencionado, Katherine Fernández Rundle aspira a la reelección. No tiene contrarios. Me pregunto adónde irá todo el dinero recaudado si nadie participa en la contienda.

Su sitio de la campaña afirma con entusiasmo: “Usted y toda nuestra comunidad se merecen nada menos que un sistema de justicia criminal dirigido por personas en las que usted puede confiar para hacer consistentemente lo que es correcto, de manera independiente y con integridad.”

¿Integridad? ¿Y lo de David Rivera, Demetrio Pérez Jr. y Carlos Hernández?

Durante un período de 23 años, la corrupción de Miami ha florecido bajo Kathy Fernández Rundle. Y, sin rivales en el horizonte, espero que la corrupción avance aún más en el sur de la Florida.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por opinar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...