"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento" José Martí

domingo, 20 de noviembre de 2016

Estados Unidos y la resistencia popular


Jorge Núñez Sánchez - Director de la Academia de Historia de Ecuador

El triunfo de Donald Trump ha destapado una variedad de contradicciones sociales que estaban ocultas bajo la alfombra. La principal de ellas es la existencia de una corriente antisistema que viene desde la izquierda, cuya única manifestación masiva se había dado poco antes, en los actos de respaldo al candidato socialdemócrata Bernie Sanders. 

Pero no es la única contradicción. También está la agudizada diferencia de opinión política entre el campo y la ciudad, donde, en general, el uno es conservador y la otra es más abierta y progresista, aunque hay excepciones. Y está también la radical oposición entre la costa noreste, Minnesota y la costa occidental, todas liberales y abiertas a nuevas ideas, y la costa sureste y el medio oeste, bastiones de las ideas conservadoras y racistas. 

El panorama se redondea con la curiosa y muy poblada Florida, de gran identidad latina, donde el conservatismo de los cubanos y venezolanos emigrados empieza a ser equilibrado por la creciente presencia puertorriqueña, más bien liberal.

Un caso muy particular es el de California, tradicionalmente avanzada y vanguardista en asuntos políticos y sociales, donde ha empezado a surgir una tendencia separatista respecto a Estados Unidos, que por ahora no propone una ruptura total, pero sí formas de autodeterminación y autogobierno. Y están finalmente los afroamericanos, desgarrados entre su oposición al racismo, que los agrede y humilla, y su recelo frente a la llegada de inmigrantes que les disputan sus fuentes de trabajo.

Hasta ahora todo eso se expresaba en tono menor y con baja intensidad, pero el triunfo de Trump ha destapado esa olla de grillos. Los racistas y supremacistas blancos han acrecentado su agresividad y la izquierda ha puesto en marcha una serie sistemática de manifestaciones de resistencia al presidente electo y a sus seguidores. 

También hay signos de creciente crisis en los dos partidos tradicionales. Muchos republicanos, de ideas neoliberales, se erizan ante el conservatismo proteccionista de Trump y los legisladores que los representan seguramente buscarán frenar o sabotear los planes proteccionistas del magnate. A su vez, los demócratas de izquierda, seguidores de Sanders, proclaman que el Partido Demócrata pertenece a los trabajadores y han iniciado una campaña para reconquistar la organización de manos de los políticos profesionales que lo habían tomado bajo su control. 

Todo parece indicar que esa creciente movilización popular que se extiende por el país, donde los jóvenes tienen un papel protagónico, no es solo una expresión de descontento ante el triunfo de Trump y una proclama de resistencia a sus planes racistas, sexistas y xenófobos. Es también el descubrimiento de que otro país es posible, un país como el que Sanders perfiló con su ‘idea radical’: un nuevo tipo de economía, que beneficie más a los trabajadores que a los millonarios. Un salario mínimo de $ 50 por hora. Igualdad de remuneración para las mujeres. Educación universitaria gratuita y pagada por el Estado. Seguro médico gratuito y universal, por ser un derecho humano. Duros impuestos a los especuladores de Wall Street. Más trabajo y educación y menos cárceles. Combate eficiente al calentamiento global. 

Sanders perdió ante Clinton en su puja por la candidatura demócrata, pero parece proyectarse como el ideólogo de una revolución política que empieza a tomar cuerpo entre el pueblo estadounidense.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por opinar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...