"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento" José Martí

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Una maqueta concentra la belleza arquitectónica de Camagüey

La instalación está equipada con un moderno sistema de audio y video guía en tres idiomas.

CULTURA Redacción IPS Cuba 7 septiembre, 2016


La iniciativa favorece el conocimiento y promoción de los valores identitarios de la ciudad. Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

Camagüey, Cuba, 7 sep.- Una maqueta disponible al público en el Centro de Interpretación del Patrimonio permite conocer las leyendas y apreciar las torres de las iglesias y la sinuosidad típica de las calles del casco histórico de esta ciudad, en la porción central de Cuba.

Con un total de 15 cuadrantes que abarcan en una escala de 1:500 todo el Centro Histórico de la otrora villa de Santa María del Puerto del Príncipe, el modelo constituye hoy un atractivo turístico y facilita que visitantes nacionales e internacionales se ubiquen mejor a la hora de recorrer la villa con 502 años.

La muestra permanente incluye también maquetas en varias escalas de los diferentes estilos arquitectónicos que coexisten en la actualidad en el centro, que fue declarado Monumento Nacional en 1980 y Patrimonio Cultural de la Humanidad, en 2008.


Un lugar destacado lo ocupan el certificado, carta y bandera de la Declaratoria como Patrimonio Cultural, así como el expediente presentado.

El casco histórico posee 330 hectáreas que equivalen a 382 manzanas y es considerado el más extenso del país. Su área fundacional declarada Patrimonio Cultural abarca 54 hectáreas, 80 manzanas y 83 edificios de valor patrimonial.

La instalación está equipada con un novedoso sistema de audio y video guía en tres idiomas (español, inglés y francés), mediante el cual cada visitante puede conocer momentos trascendentales desde la fundación de la otrora villa de Santa María del Puerto del Príncipe, en 1514, hasta la actualidad.

En los recorridos, si es interés de los visitantes, se pueden conocer hechos de connotación para el territorio, entre ellos la entrega del escudo de la ciudad por la metrópoli española en el siglo XVIII y el cambio de nombre de villa a ciudad.

También pueden escucharse charlas sobre personalidades históricas, como Rosa la Bayamesa y Salvador Cisneros Betancourt.

En la antesala están ubicadas cuatro reproducciones lumínicas de obras pictóricas de Flora Fong, Joel Jover, Héctor Molné y Jorge Santos Díaz, artistas camagüeyanos que dejaron plasmado su apego a la ciudad.


Las paredes del lugar están ambientadas con objetos tradicionales, específicamente los tinajones, un elemento distintivo del territorio que consiste en grandes vasijas de barro empleadas para almacenar el agua de lluvia.

Los tinajones tienen presencia en Camagüey desde 1620 y a mediados del siglo XVII la mayoría de las casas contaba con esos recipientes. En 1900 se contabilizaron en la ciudad un total de 16.483 de estos reservorios.

En la sala de la maqueta, se aprecia un tinajón moldeado en 1836, tejas y ladrillos antiguos localizados durante excavaciones arqueológicas, así como una cerámica calada del ceramista Nazario Salazar.

Para José Rodríguez Barrera, director de la Oficina del Historiador, la iniciativa favorece el conocimiento y promoción de los valores identitarios de la ciudad. “Es un sitio para hablar de cultura e historia, y para la sostenibilidad de ese proyecto y del Centro Histórico”, apuntó.


El proyecto se inició en 2002 por iniciativa de la Oficina del Historiador de la Ciudad y concluyó en 2012, cuando se ubicó en un emplazamiento temporal.

Desde octubre de 2015, el modelo está expuesto en el Centro de Interpretación del Patrimonio, sito en el edificio Collado, frente al Parque Agramonte, uno de los puntos de encuentro de la ciudad y beneficiado con el servicio de Internet por wifi.

Según la tradicional oral, el 2 de febrero de 1514 llegaron los primeros pobladores europeos a la que nombrarían villa de Santa María del Puerto del Príncipe.

La villa conoció tres emplazamientos en 14 años: el primero fue en una zona conocida como Punta del Guincho, en la actual bahía de Nuevitas (1514-1516); el segundo, se estima en las márgenes del río Caonao (1516-1528), al norte de la provincia; y el tercero, en la llanura que forman los ríos Tínima y Hatibonico, en 1528.

El 12 de noviembre de 1817, el rey Fernando VII le otorgó el título de ciudad y el escudo que trascendió como símbolo identificativo. El actual nombre fue conferido oficialmente a la ciudad en 1903. (2016)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por opinar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...