"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento" José Martí

lunes, 7 de noviembre de 2016

Fallece en Miami Janet Reno, primera mujer fiscal general de EEUU



Janet Reno, ex fiscal general de Estados Unidos, durante una entrevista en 2001. Reno falleció el lunes en Miami a los 78 años. JAKE SCHOELLKOPF AP

JAY WEAVER Y ELINOR J. BRECHER
jweaver@miamiherald.com

Janet Reno fue una fiscal, una política y una pionera —una mujer perspicaz del sur de la Florida que creció entre pavos reales y caimanes, y que logró escalar hasta las esferas más altas del gobierno como la primera mujer fiscal general de Estados Unidos.

Reno fue diagnosticada con la enfermedad de Parkinson en 1995, dos años después que fue nombrada al Gabinete de gobierno por el presidente Bill Clinton. La ex fiscal general falleció a los 78 años de edad el lunes en la madrugada, dijo su ahijada, Gabrielle D’Alemberte.

Eventos controvertidos de gran conmoción marcaron sus ocho años como fiscal general: los tiroteos de agentes del FBI en Ruby Ridge y Waco; los casos del niño cubano Elián González, Wen Ho Lee y el “Unabomber” (el terrorista del correo); la impugnación del presidente Clinton, y el ataque con explosivos del edificio federal de Oklahoma City.

Para el año 2001, estaba más que lista para cambiar los pasillos del poder por el paisaje tranquilo de Florida, y regresó a la antigua casa que sus padres construyeron en Kendall.

“Adoro este estado con todo mi corazón y alma”, dijo una vez.

Implacablemente honesta, testaruda, inteligente y despectiva de aquellos que la consideraban ingenua, Reno fue fiscal estatal del Condado Miami-Dade por 15 años —estableciendo un Tribunal contra el Tráfico de Drogas que se convirtió en un ejemplo a nivel nacional—, y trabajó en el campo privado brevemente antes de ser llamada por Clinton en 1993.

Aunque frecuentemente se reveló contra la Casa Blanca, ella se convirtió en la fiscal general con el segundo periodo de servicio más largo en la historia del país.

Alta en estatura y reputación —medía seis pies y una pulgada de estatura—, Reno no se mordía la lengua y enfrentó los desafíos directamente, una tendencia que la colocó en el medio de turbulentos eventos sociales en los años 80 y 90.

Fue la fiscal estatal en Miami-Dade en 1980 durante el juicio de los agentes policiales por la muerte del vendedor negro Arthur McDuffie que generó protestas y saqueos en Miami; y la fiscal general durante la desastrosa incursión de los agentes del FBI (Buró Federal de Investigaciones) y ATF (Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos) en la sede de la secta religiosa Branch Davidians en Waco, Texas, en 1993.

También autorizó a agentes federales que tomaran al niño Elián González de la casa de sus familiares en Miami para que pudiera ser devuelto a su padre en Cuba, una decisión que le ganó el odio duradero de muchos miembros del exilio cubano.

Después de la incursión en Waco, Reno hizo una aparición pública en televisión y asumió toda las consecuencias de la decisión: “El peso de la responsabilidad recae en mi”. El anunció causó gran sorpresa en Washington.

Su inquebrantable comportamiento la redimió políticamente, al mismo tiempo que solidificaba los aspectos más excéntricos de su reputación.

A nivel nacional, fue conocida como “la mujer de los pantanos” (swamp woman) y “la exótica de los Everglades” (Everglades exotic), que famosamente pronunció incorrectamente el nombre del periodista Ted Koppel en el programa Nightline. La famosa parodia del comediante Will Farrell en Saturday Night Live, “La fiesta de Janet Reno” (Janet Reno’s Dance Party), cementó su reputación en la cultura popular.

Reno creció en un hogar en donde se valoraba la libertad de pensamiento y se aplicaba una sola regla: di la verdad y no engañes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por opinar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...