"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento" José Martí

jueves, 17 de diciembre de 2015

Josefina Vidal: Se han registrado progresos importantes entre Cuba y EEUU





Josefina Vidal y Gustavo Machín, directora general y subdirector del Departamento de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, en conferencia de prensa hoy en La Habana. Foto: Desmond Boylan/ AP

A horas del primer aniversario del anuncio del 17 de diciembre del 2014, cuando los presidentes de Cuba y EEUU dieron a conocer su decisión de restablecer relaciones diplomáticas, Josefina Vidal pasó revista a los avances y a lo que aún falta para normalizar las relaciones entre Cuba y EEUU.

La Directora General del Departamento de Estados Unidos de la Cancillería cubana confirmó que el período está marcado por una diferencia sustancial, si se compara con la etapa precedente de las relaciones bilaterales. ”En el plano político, diplomático y de la cooperación bilateral se han registrado progresos importantes“, aseguró, e hizo un recuento de los encuentros, debates y hechos concretos que han marcado la etapa.

En primer lugar, se restablecieron las relaciones diplomáticas y se abrieron las embajadas, “hechos precedidos por la rectificación de la injusta inclusión de (Cuba) en la lista de países patrocinadores del terrorismo”.

También, se han celebrado dos encuentros entre los Presidentes de Cuba y EEUU, y entre sus Cancilleres; se han producido visitas de alto nivel, tanto de Ministros y Secretarios como de otros funcionarios de alto rango; ha aumentado la cooperación que ya existía en áreas de interés mutuo, como la seguridad aérea y de la aviación, la búsqueda de salvamento marítimo y aeronáutico, el enfrentamiento al narcotráfico, a la emigración ilegal, al tráfico de emigrantes y al fraude migratorio.

Aseguró que se mantienen las conversaciones respetuosas mensuales entre los mandos militares de Cuba y EEUU, en el perímetro de la Base Naval que mantiene el gobierno estadounidense en Guantánamo.

También, se han abierto nuevas áreas para la cooperación bilateral, y resaltó en particular cuatro: Protección del medio ambiente, Seguridad marítimo-portuaria, Aplicación y cumplimiento de la Ley, y Salud.

“Hemos iniciado diálogos sobre el cambio climático, las compensaciones mutuas, la trata de personas y los derechos humanos, que es un área en la que ustedes saben tenemos profundas diferencias, pero hemos decidido iniciar estos intercambios sobre la base del respeto y la reciprocidad”, aseguró.
Acuerdos y temas pendientes

Josefina detalló tres acuerdos relevantes para ambos países en este año, de ellos dos referidos a la protección del Medio Ambiente -una declaración conjunta de amplio espectro sobre el tema y un memorándum de entendimiento para el manejo de áreas marinas protegidas-. El tercer convenio versó sobre el correo postal directo, al que hizo referencia antes.

“Como ya les dije se está negociando un memorándum para el establecimiento de vuelos regulares entre los dos países y a su vez estamos intercambiando borradores sobre un proyecto de arreglo bilateral para la cooperación en el enfrentamiento al narcotráfico”, aseguró.

Reconoció que estos logros pudieron concretarse porque primó “el diálogo profesional y respetuoso entre los dos países basados en la igualdad y la reciprocidad”.

Sin embargo, en el área económico-comercial los resultados son apenas visibles. “Tenemos solamente suscritos dos contratos de servicio entre ETECSA y dos compañías de telecomunicaciones de EEUU”.

Las medidas anunciadas por el Presidente Obama, que modifican algunos aspectos del bloqueo a Cuba, aunque positivas y así lo ha reconocido la parte cubana, “tienen un alcance limitado, al punto de que entorpecen la implementación de esas mismas medidas. Eso tiene una repercusión directa en el hecho de que en esta área (económico-comercial) no se hayan obtenidos resultados notables como en otras”.

Recordó que el Presidente de EEUU tiene prerrogativas para cambiar esta situación y ampliar el alcance de las medidas. Por ejemplo, dijo, pudiera permitir el uso del dólar a Cuba en sus transacciones internacionales, el acceso a créditos privados, el comercio en ambas direcciones, y no de manera unilateral, como ocurre ahora.

“Por supuesto pudiera hacer extensivas a otras esferas económicas las mismas medidas que ya están en vigor para el área de las telecomunicaciones, donde se permite exportar, importar e invertir. Si eso se hiciera se estarían modificando aspectos claves del bloqueo a Cuba y permitiría concretar operaciones (comerciales) entre ambos países”, aseguró.

¿En qué ámbitos no hay avances?

La directora general de EEUU en la Cancillería, y quien fuera la jefa de la delegación cubana a las rondas de conversaciones entre los dos países para el restablecimiento de las relaciones, consideró que durante el año transcurrido no se ha avanzado en la solución de temas que para Cuba son esenciales: el levantamiento del bloqueo, el fin de los programas dirigidos a promover cambios internos en el país, la ocupación ilegal del territorio en la Base Naval de Guantánamo, las transmisiones radiales y televisivas, y el mantenimiento de una política migratoria preferencial para los ciudadanos cubanos, con un fuerte condicionamiento político.

“Todo eso se mantiene”, enfatizó.

Para alcanzar la normalización de las relaciones, el gobierno de EEUU tendría que eliminar todas estas políticas, que consideró “de una época pasada que se mantienen todavía en plena aplicación”.

Y enfatizó: “Nosotros vamos a seguir trabajando como hemos hecho hasta este momento para avanzar en el acercamiento con el gobierno de EEUU y en la construcción de una nueva relación con ese país”.

Dijo estar convencida de que “aún con las diferencias que existen entre nuestros países, unos mejores vínculos solo reportarán beneficios para ambas naciones y para sus pueblos. Pensamos realmente que un modelo de coexistencia civilizada será la mejor contribución que nosotros podremos dejar a las presentes y futuras generaciones de Cuba y EEUU y a toda la región”, concluyó antes de pasar a la ronda de preguntas.

Qué no puede hacer el Presidente Obama

Josefina profundizó en los límites que el Ejecutivo estadounidense tiene frente a legislación del bloqueo. “Hay muy pocas cosas que por Ley el Presidente de los EEUU definitivamente no puede cambiar en materia de política de bloqueo a Cuba”, y detalló cuáles, según han corroborado los abogados que asesoran a la Cancillería:
  • Tiene las manos atadas para permitir los viajes turísticos a Cuba, por eso solamente ha actuado en 12 categorías reguladas por Ley;
  • No puede permitir créditos para la compra de productos agrícolas -pero todo lo demás sí-;
  • No puede permitir el comercio de Cuba con subsidiarias de empresas norteamericanas en terceros países;
  • No puede permitir ninguna transacción, incluyendo transacciones financieras, que estén asociadas a propiedades estadounidense nacionalizadas en Cuba;
  • Y por supuesto tampoco puede firmar un papel diciendo que el bloqueo a Cuba se terminó.
Con excepción de esos aspectos que son los que están realmente prohibidos por la Ley, todo lo demás se puede hacer, añadió Josefina.

Por tanto, el Presidente puede eliminar los aspectos que representan la extraterritorialidad en la aplicación del bloqueo a Cuba: “De hecho en su primer paquete de medidas él eliminó dos o tres -pequeñas- cosas que para Cuba no tenían un impacto grande, pues tenían que ver con operaciones en terceros países de cubanos residentes en esas naciones. Por tanto, ya él nos demostró que sí puede actuar sobre cuestiones referidas a la extraterritorialidad.”

Clave del éxito

La clave del éxito de todo este proceso está en el respeto en todos los intercambios y negociaciones que están teniendo lugar, sostuvo Josefina.

Reiteró que el respeto y la igualdad son rasgos característicos de la etapa que está transcurriendo en las relaciones entre Cuba y EEUU, y descartó que ahora hay urgencia por apurar pasos, antes de que culmine el mandato de Obama.

Enfatizó que esta etapa no está marcada por la urgencia y recordó que desde hace muchos años el gobierno de Cuba había estado trasladando su disposición a sostener un diálogo respetuoso con el gobierno de EEUU para avanzar hacia una mejoría de las relaciones: “Ya que estas condiciones se han creado, lo que estamos haciendo es un aprovechamiento adecuado de esas posibilidades para avanzar en las relaciones y yo creo que estamos trabajando con voluntad, ambas partes, para lograr esos avances”, aseguró.
Sobre la posibilidad de una visita de Obama a Cuba

El día que el Presidente de EEUU decida venir a Cuba, “será bienvenido”, dijo con énfasis la Directora General. Cuba siempre ha dicho y mantiene la posición de que “no va a negociar cuestiones inherentes al ordenamiento interno del país a cambio de una mejoría o de una normalización de las relaciones con EEUU”.

Son dos tópicos diferentes, subrayó. “Nosotros no pedimos a EEUU que cambien cosas que no nos gustan (como condición) para visitar ese país. Hay cosas de allí que no nos gustan. Nos gustaría un control sobre el uso de armas de fuego. Nos gustaría un mejor trabajo para disminuir los rasgos de discriminación. Cualquier país puede tener opinión sobre lo que ocurre en otro, pero eso no le da derecho a convertirlo en una condición para presionar por cambios que solo competen a las sociedades y ciudadanos de esos países”.

El día que Barack Obama “decida venir a Cuba y sea planteado por los canales oficiales, será bienvenido a nuestro país, de la misma manera que le damos la bienvenida a muchos jefes de Estado”, concluyó.

Lo que viene

“Tenemos muchos planes para el próximo año. Vamos a seguir promoviendo los contactos oficiales entre Cuba y EEUU, las visitas de alto nivel, las conversaciones sobre áreas de cooperación, vamos a identificar esferas de potenciales acuerdos entre los dos países, vamos a seguir dialogando sobre múltiples temas. Hay un gran abanico de opciones abiertas”, dijo.

Recordó que Cuba y EEUU sostuvieron en Washington el 30 de noviembre una ronda migratoria, cuyos puntos esenciales planteados por Cuba los acaba de reiterar el Presidente Raúl Castro durante la visita del mandatario de Costa Rica, Luis Guillermo Solís.

Josefina denunció “la persistencia de leyes y de políticas que se convierten en el incentivo para migraciones ilegales, irregulares, inseguras, desordenadas que exponen a cubanos a bandas de delincuentes, traficantes de personas, otros tipos de delitos, que afectan la integridad de los migrantes y genera problemas a los países de la región…”

Recordó que en Centroamérica y en otras naciones, centenares de miles de personas tratan de entrar a EEUU, también motivados por problemas económicos como pasa en Cuba. “Sin embargo, son retornados. La pequeña gran diferencia en el caso de los cubanos es que no son devueltos, y por supuesto que eso se convierte en el estímulo permanente para que esa situación continúe”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por opinar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...