"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento" José Martí

sábado, 16 de abril de 2016

Comisiones del VII Congreso del Partido debaten el país que queremos


Cubadebate publica un resumen de las Comisiones del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba

EL MODELO


Miguel Díaz-Canel presidió la Comisión de la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista, en el VII Congreso del PCC. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Aunque el debate de las Comisiones se había pautado para iniciar a las tres de la tarde, media hora antes todos los delegados e invitados ya habían ocupado asiento para el debate de la “Conceptualización del Modelo económico y social cubano de desarrollo socialista”. La sala 4 del Palacio de las Convenciones, con 393 asientos, está tan llena, que ha necesitado un “acomodador”, un funcionario que se encarga de buscar plaza disponible en las áreas laterales para aquellos que van llegando últimos.

Aunque no es el foro más nutrido esta tarde –la Comisión que debate los Lineamientos reúne más delegados-, esta es quizás el más singular. El Primer Secretario Raúl Castro había anunciado en la mañana que el “Modelo”, como todos le dicen, intenta ser una “guía teórica” que explique con claridad las características principales del mapa económico y social cubano de desarrollo socialista en esta etapa, su estructuración y finalidades estratégicas. Ningún otro Congreso partidista ha hecho este ejercicio, ni se dará por terminado aquí. Será discutido posteriormente por todos los militantes, tanto de la Unión de Jóvenes Comunistas y del PCC, además de amplios sectores de la sociedad, y solo después de ese debate, llegará a la máxima dirección, el Comité Central, que validará la propuesta colectiva. El final del camino será la Asamblea Nacional, como ocurrió con los Lineamientos.

El “Modelo” deberá explicar en concreto la visión o idea de país, un estado deseado que se quiere alcanzar y que obviamente parte de circunstancias iniciales concretas, en una trama de relaciones económicas, políticas y sociales, culturales, ambientales e institucionales. Miguel Díaz-Canel Bermúdez, miembro del Buró Político del Partido y primer vicepresidente del país, que dirige la discusión, una y otra vez llama a la prudencia: se corre el riesgo de, en los intentos de elaborar un documento perfecto, complicar los conceptos o irse por las ramas.

La Comisión abre las sesiones con la presencia de 287, de los 290 delegados que se esperaban, y más de 70 invitados. La primera intervención es de Leonardo Andollo, segundo jefe de la Comisión Permanente para la implementación y desarrollo, quien comparte una información que están recibiendo ahora mismo todos los delegados en las otras salas.

Andollo presenta una valoración general sobre el trabajo previo de debate de todos los documentos que se discuten en el Congreso, al que se incorporaron el 88% de las 841 propuestas aportadas por los delegados. Hubo 104 propuestas no aceptadas, que serán analizadas, una a una, en cada Comisión del VII Congreso.

Los documentos se analizaron inicialmente, a principios de marzo, en comisiones en provincia donde participaron 3 551 personas, de las cuales 756 eran delegados al Congreso y otros 2795 invitados locales, afirma el segundo jefe de la Comisión de Implementación. Posteriormente, esos proyectos se presentaron en plenarias a las que asistieron más de 4 500 personas. Con profusión de datos, Andollo comenta que se produjeron 5 379 intervenciones, el 60% concentradas en la provincia de La Habana, Guantánamo, Cienfuegos, Mayabeque, Villa Clara y Sancti Spíritus.

Los temas en los que se concentraron las mayores preocupaciones y propuestas de los participantes fueron:
  • La propiedad privada, su regulación y control;
  • Relaciones entre la planificación y el mercado, además de los precios;
  • Preservación y desarrollo de las conquistas sociales, además de resolver los problemas que impactan en la calidad de los servicios que se ofrecen a la población;
  • La emigración y su impacto negativo en el potencial humano, así como su relación con las condiciones de trabajo, salario, pensiones y subsidios;
  • La necesidad de que el Turismo aporte mayores ingresos al país;
  • Mayor participación de los trabajadores y la población en general en los procesos de decisiones. Asegurar el desarrollo de la comunicación social y en particular los medios de comunicación;
  • Potenciar el papel que debe jugar la juventud y la necesidad de alcanzar una efectiva influencia;
  • Importancia de fortalecer el trabajo político-ideológico, así como la preparación y capacitación de los cuadros y funcionarios, restablecer valores y consolidar el enfrentamiento a la corrupción, la actividad delictiva y las indisciplinas sociales.
No es casual que el régimen de propiedad sea el tema que movilizó las opiniones en todos los foros. El Modelo plantea como “imprescindible” que se consolide la propiedad socialista de todo el pueblo, como principal, coexistiendo con otras formas, y reconoce que hay diversos modelos de socialismo, dada las peculiaridades de cada nación.

A continuación, Rubén Toledo describió específicamente las consultas vinculadas al Modelo, donde participaron 270 delegados y 888 invitados -1158 en total. Aseguró que en estos debates se realizaron 1555 intervenciones y se produjeron 373 propuestas, de las cuales se aprobaron 255.

El resultado de este proceso fue que se modificaron las dos terceras partes del documento analizado en las consultas provinciales, y los temas más debatidos fueron:
  • El período histórico de la construcción del socialismo;
  • Los problemas que se agudizaron durante el período especial;
  • El papel del mercado y la necesidad de que sea reconocido y regulado;
  • La existencia de medios fundamentales de producción de propiedad no estatal;
  • El reconocimiento de la propiedad privada, en especial de cubanos;
  • Factores que conforman la prosperidad en nuestro socialismo;
  • El papel protagónico de la juventud.

Díaz Canel llama la atención sobre el ajuste tan amplio que sufrió el proyecto original sometido a los delegados e invitados: “Las dos terceras partes de los párrafos se modificaron, y hay coincidencia en que de ahí ha resultado un documento robusto, integrador, bien conceptualizado, que volvemos a someter a la consideración de ustedes”.

Introducción

El Modelo tiene una introducción que reseña el contexto del cual parte y explica por qué es posible e imprescindible actualizar la concepción de país que aspiran los cubanos, pensado desde sus fortalezas y potencialidades y fundamentado en principios. La primera propuesta, del director del diario Granma Pelayo Terry, no es aprobada por los delegados, y muestra el talente democrático de esta discusión, y la decisión de no incorporar más ramas al árbol, sino dejar en la nuez los conceptos para hacerlos más comprensibles.

Pelayo propone especificar qué limitaciones, internas o externas, persisten para la satisfacción de múltiples necesidades, uno de los argumentos que aparece en uno de los párrafos introductorios donde se habla de los problemas heredados del Período Especial. Pero el párrafo no se puede ver de manera independiente de los anteriores, y los delegados optan por mantener la formulación previa.

Entre otros argumentos, el documento refiere que “persisten limitaciones para la satisfacción de múltiples necesidades, lo que unido al impacto de la dualidad monetaria y cambiaria sobre el poder adquisitivo, ha incrementado diferencias económicas y sociales no provenientes del trabajo aportado, que además no es adecuadamente retribuido”.

Otros añadidos sí obtienen consenso. En el capítulo de los principios que sustentan el Modelo, por ejemplo, Aracelys González, delegada por La Habana, pide incluir la salud pública como una de las dimensiones decisivas en el desarrollo de la sociedad, junto a la educación, la ciencia, la tecnología e innovación, la cultura y la comunicación. También se aprueba incluir el antimperialismo como uno de los valores esenciales del pueblo cubano, una acotación de Abel Fundora, de La Habana.

La prueba de que los delegados se han leído con lupa el documento es la intervención de otro delegado que asegura que hay cuatro referencias a los jóvenes en el documento, mientras el General de Ejército Raúl Castro los menciona en su Informe Central más diez de veces. Propone que se incorpore un principio que deje claro que la atención a la niñez y la juventud es esencial en esta definición teórica del país al que aspiran los cubanos.

Aquí el debate transita por la definición de “principio”. Un principio es un valor que no cambia, apunta Díaz-Canel, que entiende la preocupación del delegado porque los jóvenes puedan no reconocerse como actores del Modelo. Pero el término principios designa fundamentos, tanto de carácter general, como otros de orden concreto que ayudan a definir la naturaleza de las relaciones en la sociedad. Son la columna vertebral del documento y, obviamente, como afirma Díaz Canel, son permanentes, mientras se podría ser más explícito sobre el tema de la niñez y la juventud en la definición de las políticas sociales (sobre el uso de tecnologías, el vínculo con el trabajo, la demografía).

No se trata de incorporar referencia a los jóvenes de modo paternalista, de manera que la votación se divide entre evaluar si es necesario que en las políticas sociales se fortalezca la presencia de los jóvenes, o incorporar el asunto como un principio. Solo 22 personas apoyaron esta última formulación. La intención de favorecer las políticas sociales para los jóvenes queda como la opción apoyada por mayoría, aunque Díaz Canel recordó que en este foro “solo vamos a aprobar un proyecto para una discusión más amplia. En los próximos debates con toda la militancia, las organizaciones de base y los sectores sociales se podrá mejorar o no la formulación final del Modelo en este tema”.

Principios, columna vertebral

El escritor Abel Prieto interviene en la discusión de los principios del Modelo para acotar que cuando se habla de la democracia socialista, generalmente se reduce a las funciones del gobierno. “Pero en Cuba tenemos un tipo de democracia único, que tiene que ver con la sociedad civil revolucionaria. Un ministro cubano tiene que ir ante las organizaciones y rendir cuenta de su trabajo. Tenemos una fórmula extremadamente democrática donde las políticas son sometidas a debate por nuestro pueblo organizado, de forma no gubernamental, que no quiere decir no revolucionaria”, recuerda.

Abel siente que esto no está suficientemente explícito en los principios que reseña el documento. “Este tipo de democracia es un rasgo de nuestro modelo que le da derecho a la gente, a la vez que habla muy alto de nuestro modelo participativo, democrático”, añade. “Has lanzado una gran idea, pero no lo has concretado”, bromeó el Presidente de la Comisión, quien recordó que el concepto de sociedad civil lo han manipulado mucho, han presentado la sociedad civil como oposición a la sociedad política.

Intervienen los delegados Bruno Rodríguez, Ana María Mari Machado, Homero Acosta y Darío Delgado. La redacción del principio queda, finalmente, sin cambios sustanciales: “La democracia socialista sobre la base del poder soberano del pueblo, del que dimana todo el poder del Estado socialista, ejercido directamente o por medio de las asambleas del Poder Popular y demás órganos del Estado que de ella se derivan, en la forma y según las normas fijadas por la Constitución y las leyes”.

Un debate similar se produce tras la intervención de Alejandro Castro Espín, quien consideró que, como principio, el que tiene que ver con la defensa del país quedaría con mucha más fuerza de la manera en que esta mañana lo expresó el General de Ejército, Raúl Castro, al presentar el Informe Central del Congreso. En el Modelo aparece: “La defensa y la seguridad nacional constituyen objetivos esenciales para garantizar la preservación del sistema político, económico y social cubano, principio que de olvidarse, no se sobreviviría al error, como ha demostrado la historia.”

Raúl lo expuso de la siguiente manera, recordando una frase de Fidel: “Mientras exista el imperialismo, el Partido, el Estado y el pueblo les prestarán a los servicios de la defensa la máxima atención. La guardia revolucionaria no se descuidará jamás. La historia enseña con demasiada elocuencia que los que olvidan este principio no sobreviven al error.” El acuerdo es mejorar la redacción de este principio en particular, y someterlo nuevamente a la Comisión, que seguirá sesionando mañana.

Otra precisión, esta vez de Homero Acosta: el reconocimiento moral y jurídico de la igualdad de derechos y deberes no basta, afirma. Propone incorporar la idea de que la sociedad cubana ofrece garantías para acceder a ese derecho. Lo que da el valor a ese derecho no es solo reconocerlo, sino hacerlo efectivo.

Relacionado con esto, Miguel Barnet propone incluir, entre las formas de discriminación que enfrenta la sociedad cubana, no discriminar ninguna nacionalidad ni ninguna etnia, dos conceptos diferentes. Mariela Castro, que reconoce que “hemos dado un paso tremendo al lograr un documento como este”, que rechaza la discriminación por color de la piel, género, identidad de género, orientación sexual, discapacidad, origen territorial (Barnet propone incluir también nacionalidad), creencia religiosa, edad y cualquier otra lesiva a la dignidad humana”, recuerda que a las personas no solo se discrimina por color de la piel, sino también por otros rasgos antropomorfos, concepto que tal vez engloba mejor lo que se está diciendo. Pero lo más importante, añade, “esta es una oportunidad de aprendizaje, de apropiarnos de conceptos”.

Parte del aprendizaje es la prudencia, dice Díaz Canel. “Es la primera vez que se trae a un Congreso la conceptualización del Modelo. Lo que queremos es que no haya discriminación y cuando se habla de que hay otras formas de discriminación, se impone un límite a aquello que atenta contra la dignidad de las personas. No excluye lo que pueda incorporarse en momentos futuros”, añade.

La propiedad sobre los medios de producción

Homero Acosta interviene sobre las diversas formas de propiedad, en particular sobre la privada. “Se reconoce la propiedad privada cuyos titulares son personas naturales o jurídicas –tanto cubanas como totalmente extranjeras-, en determinadas actividades”, dice el documento. El delegado recomendó no ver este asunto en abstracto: requiere acotarse. La esencia de su propuesta fue agregar “de acuerdo a su función social”, para asegurar que prevalezcan los intereses de la sociedad y que el Estado pueda accionar cuando no se cumpla con esa función social.

Conclusiones

La Actualización del Modelo, dicen las conclusiones, “se desarrolla bajo las fuertes restricciones que imponen el bloqueo, la persistencia de la intención por subvertir nuestro socialismo…” Alejandro Castro Espín propone que esto no solo quede en la “intención”. Están todavía presentes las “acciones” por subvertir el socialismo. Su propuesta es apoyada por unanimidad.

En las consideraciones finales, se modifica, por unanimidad, el párrafo que afirma: “El Partido Comunista de Cuba controla, impulsa y exige la actualización del Modelo en correspondencia con la presente conceptualización, en cualquier lugar que se actúe…” Mariela Castro propone añadir: “…y el desarrollo de estrategias de formación político-ideológica de manera creativa, atractiva y efectiva”. Es un reto que tenemos en este momento, añade. La propuesta se aprueba por mayoría.

“Hemos tenido una intensa jornada de debate, aportadora y democrática”, concluyó Díaz-Canel al filo de las siete de la noche, cuatro horas después de iniciarse.

Reconoce que ha sido un proceso de aprendizaje que muestra la calidad y el compromiso con que se ha debatido. “Quiero destacar la preparación de los delegados. No habríamos llegado a este nivel de democracia y de calidad del debate, si no hubiera existido una preparación de todos nosotros”, añadió.

En la sesión de la mañana de este domingo, los delegados intercambiarán sobre el Informe Central al Congreso, y por la tarde se presentará la nueva redacción del Modelo con los aportes de la sesión que acaba de concluir.


Delegados al VII Congreso del PCC debaten en Comisiones. Comisión sobre la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Delegados al VII Congreso del PCC debaten en Comisiones. Comisión sobre Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Delegados al VII Congreso del PCC debaten en Comisiones. Comisión sobre Conceptualización del Modelo Económico y Social cubano. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Delegados al Congreso del PCC debaten en Comisiones. Comisión sobre el trabajo del Partido en el cumplimiento de los objetivos aprobados en la Primera Conferencia Nacional. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Delegados al VII Congreso del PCC debaten en Comisiones. Comisión sobre el trabajo del Partido en el cumplimiento de los objetivos aprobados en la Primera Conferencia Nacional. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Delegados al VII Congreso debaten en comisiones. Comisión: Informe sobre el resultado de la Implemantación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución y su actualización para el período 2016-2021. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Delegados al VII Congreso del PCC debaten en comisiones. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Delegados al VII Congreso debaten en Comisiones. Comisión: Informe sobre el resultado de la Implemantación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución y su actualización para el período 2016-2021. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por opinar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...