"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento" José Martí

miércoles, 5 de octubre de 2016

Hillary Clinton habla del Chapo y cómo ve el futuro de Cuba, Venezuela y Puerto Rico

La candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos Hillary Clinton habló en exclusiva con People en Español sobre temas que impactan las vidas de los votantes hispanos.


Hillary Clinton
Foto: Drew Angerer/Getty Images

Hillary Clinton responde a muchas preguntas que inquietan a los votantes hispanos en la nueva edición impresa de People en Español.

La candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos habla de su rol de abuela, madre y esposa, además de abordar temas como la necesidad de una reforma migratoria, sus prioridades si llega a la Casa Blanca y su reacción a los comentarios de Donald Trump sobre los inmigrantes.

A continuación, sus respuestas a preguntas sobre el narcotraficante mexicano Joaquín el Chapo Guzmán y cómo ve el futuro de Cuba, Venezuela y Puerto Rico.

1. ¿Qué hará como presidente para combatir la crisis real del narcotráfico en países como México y el alto consumo de drogas en Estados Unidos que hace que este mercado traspase nuestra frontera? ¿Dará su aprobación para que Joaquín el Chapo Guzmán sea extraditado a Estados Unidos y enjuiciado aquí?

La creciente disponibilidad y el abuso de los opiáceos y otras drogas es alarmante, y yo he visto las consecuencias reales que tiene la adicción en las familias que he conocido en casi todos los lugares que he ido durante esta campaña. Una parte de atacar este problema requiere tratar la adicción como la cuestión de salud que es. Por eso estoy proponiendo una iniciativa de $10,000 millones para asociarnos a comunidades alrededor del país para combatir la epidemia de la adicción a las drogas y el alcohol. Mi plan empoderará a los estados para que inviertan en la prevención, el tratamiento y la recuperación, y dará prioridad a la rehabilitación por encima de la cárcel para los delitos de bajo nivel y no violentos. A la misma vez debemos ocuparnos del tráfico de drogas y otras actividades criminales trasnacionales. Eso implica crear leyes que proporcionen recursos adicionales a las autoridades policiales, incrementar la transparencia de la propiedad de las corporaciones y las transacciones financieras, y cerrar las brechas en las leyes de lavado de dinero. Este es un reto difícil y complejo que no se resolverá construyendo un muro de concreto y pretendiendo que México lo pague.

Cooperar con la seguridad internacional es esencial para mantener a Estados Unidos a salvo y seguro. Por eso, como secretaria de Estado, trabajé para incrementar la cooperación con México, incluyendo la creación de un fondo de $80 millones para apoyar a las autoridades policiales mexicanas y abrir una nueva Oficina Bilateral de Seguimiento. Creo que estamos viendo ahora los resultados de estos esfuerzos en la recaptura de Joaquín el Chapo Guzmán, y me alegré de la noticia de que el Gobierno mexicano estaba de acuerdo con extraditarlo a Estados Unidos para ser enjuiciado.

2. ¿Como presidente, cuál sería su relación con los gobiernos de Cuba y Venezuela? Continuaría o expandiría el actual acercamiento de Estados Unidos con la isla? ¿Cree que el gobierno de Maduro sobrevivirá la actual crisis económica y política en Venezuela por mucho más tiempo?

Apoyo los esfuerzos del presidente Obama con Cuba y creo que debemos poner fin al fallido embargo y reemplazarlo con un método más inteligente que empodera a los negocios cubanos, a la sociedad civil cubana y a la comunidad cubanoamericana a generar progreso y ponerle presión al régimen. Sigo convencida de que crear lazos más fuertes entre los cubanos y los estadounidenses es la mejor manera de promover un cambio político y económico en la isla. No podemos retomar una política fallida que limita la habilidad de los cubanoamericanos de viajar y apoyar a sus familiares y amigos. No podemos bloquear a las empresas estadounidenses que pueden ayudar a que un sistema de libre empresa germine en tierra cubana, o evitar que los grupos religiosos estadounidenses, académicos y activistas establezcan contactos y asociaciones en suelo cubano. Si hacemos eso, nadie más que Castro y la línea dura se beneficiarán.

En cuanto a Venezuela, la situación actual es trágica y estoy muy preocupada por su rápida deterioración. Ahora el pueblo venezolano se está poniendo de pie y pidiendo un cambio y cada venezolano tiene que saber que Estados Unidos está de su lado. Yo apoyo los pasos que ha tomado la administración, incluyendo la imposición de sanciones para asegurarnos de que los funcionarios del Gobierno venezolano que sean culpables de abusos de los derechos humanos, corrupción y represión no sean bienvenidos en Estados Unidos o puedan esconder aquí su dinero. Debemos continuar poniéndole presión al gobierno para que libere a los líderes de la oposición y dejar que fluya el proceso democrático, y usar nuestro liderazgo en la región para motivar a otros en las Américas a luchar también por los derechos y valores que todos compartimos.

3. ¿Cómo se diferenciará la administración Clinton de otras previas referente al estatus político de Puerto Rico? ¿Los puertorriqueños tendrán derecho a una consulta vinculante sobre este tema? ¿Qué hará como presidente para evitar que siga el declive de la economía en la isla?

El pueblo de Puerto Rico tiene una herencia distintiva y llena de orgullo, y como ciudadanos estadounidenses tienen el derecho de que se escuchen sus voces sobre los temas que los afectan. Tuve el honor de poder trabajar para los puertorriqueños como primera dama, senadora estadounidense y secretaria de Estado.

He presentado un plan integral para darle un giro a la economía de Puerto Rico y encaminarla hacia la estabilidad. Esto incluye inmediatamente reestructurar la deuda de la isla. Los funcionarios federales deben respetar el gobierno independiente local de Puerto Rico al implementar leyes y reestructurar el presupuesto y la deuda de Puerto Rico. También trabajaré para asegurar que los puertorriqueños tengan el mismo nivel de acceso a los programas de asistencia federal como Medicare, Medicare, Medicaid, el crédito fiscal por hijos y el crédito por ingresos del trabajo. Yo crearé los mismos incentivos —para invertir en fuentes de creación de empleos en áreas subdesarrolladas de la isla— que ya se están aplicando a comunidades en crisis en Estados Unidos.

Y trabajaré con activistas de todos los lados de este asunto para responder la pregunta fundamental sobre el estatus de Puerto Rico. Al final esta decisión está en manos del pueblo de Puerto Rico y me comprometo a apoyar sus deseos. Cualquier proceso para resolver el estatus político de Puerto Rico debe ser justo y consistente con la Constitución y las leyes estadounidenses, y la decisión debe ser determinada por un voto mayoritario. Yo apoyo cualquier proceso que respete estos términos, como un voto afirmativo o negativo sobre la categoría de estado. Ya es hora de resolver de una vez y por todas este asunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por opinar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...