"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento" José Martí

lunes, 4 de enero de 2016

Estudio analiza reinserción social de jóvenes exreclusos

El rechazo por parte de vecinos y demás miembros de la comunidad puede propiciar malas conductas y el retorno a las cárceles.

SOCIEDAD Redacción IPS Cuba 4 enero, 2016 


Un grupo de reclusos que cumplen sanción en la prisión para jóvenes "La Lima", establecimiento Penitenciario ubicado en San Francisco de Paula, municipio San Miguel del Padrón, reciben un curso de capacitación en albañilería. Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 4 ene.- Dificultades con el proceso de reinserción al contexto comunitario llevan a que hoy muchos jóvenes cubanos regresen nuevamente a prisión, subrayó un estudio que propuso un sistema de actividades y tratamiento educativo diferenciado para revertir esta situación.

Entre las principales causas de los retornos a las cárceles se encuentra la insuficiente labor de las organizaciones de masas, sociales y políticas en la orientación de la familia de los jóvenes.

A ello se une el rechazo por parte de vecinos y demás personas de la comunidad, destacó la investigación.

Estos y otros resultados son analizados en el artículo “Reinserción social de jóvenes egresados de penitenciaría” publicado en el No.3/2015 de la Revista Avances, editada por el Centro de Información y Gestión Tecnológica de Pinar del Río.

Sus autores, Ana María Paredes, Nélida Lemus y David Rodríguez, profesoras asistentes y profesor instructor, respectivamente, tomaron como muestra los consejos populares Cuba libre y 10 de Octubre, del municipio Pinar del Río, a unos 165 kilómetros al oeste de La Habana.

Aunque no aportan cifras concretas sobre la reincidencia delictiva, los investigadores validan el criterio de que dichas conductas están relacionadas con la manera en que cada individuo interioriza las relaciones económicas del entorno, sistema de valores, influencia social y familiar.

Jóvenes que cumplen condenas o son liberados bajo libertad condicional suelen mantener relaciones de amistad y vínculos sociales con personas de mala conducta social.

Asimismo, en su mayoría no continúan estudios iniciados en los centros penitenciarios, por lo que se desvinculan de cualquier vía de superación profesional y cultural.

Se considera que las cárceles generan marginalidad, baja autoestima, falta de estabilidad y pérdida de valores, por lo que para reinsertase la persona necesita apoyo psicológico y social.

Por ello se hace necesario modificar los reclusorios, a partir de la influencia de la sociedad con sus instituciones, argumentan.

Insisten en que, en los casos evaluados, se echa de menos una política post-penitenciaria donde se aborde la integralidad de los programas para lograr la reinserción y las alianzas de trabajo entre los diversos organismos.

Las actividades deben estar orientadas hacia la vinculación del contexto comunitario y las organizaciones sociales al centro penitenciario como primer elemento de la preparación del joven para la reinserción social y su continuidad, recomiendan.

Las bases de este proceso están refrendadas en la Constitución de la República (1976), de donde se derivan todas las acciones.

En términos de reinserción social, el Ministerio de Justicia establece en la Ley 62 Código Penal (2003), artículo 58.5: “El tribunal supeditará la concepción de libertad condicional del sancionado al hecho de que alguna organización política, de masas o social, o unidad militar a que este pertenezca, o su colectivo laboral, asuman el compromiso de que orientará su conducta y adoptará las medidas apropiadas para que en lo sucesivo no incurra en nuevo delito”.

El estudio alude a investigaciones foráneas que recomiendan estimular la rehabilitación y reinserción social. (2016)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por opinar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...