"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento" José Martí

martes, 11 de octubre de 2016

Marco Rubio: El gran culpable de la crisis Republicana


Traducido del más allá por Max Lesnik


Cuando venga el recuento del proceso político interno que ha dado lugar a la profunda crisis por la que está atravesando el Partido Republicano en medio de esta campaña presidencial, que apunta a una humillante derrota de su candidato Donald Trump, sobre el Senador Marco Rubio recaerá toda la culpabilidad.

Y si algo caracteriza para mal a este Senador floridano de origen cubano, es su falta de escrúpulos -que llega hasta la traición a su mentor y protector político Jeb Bush- cuando de alcanzar sus objetivos se trata. Es que hay ambiciones que matan.

Es que la actual debacle Republicana con Donald Trump de candidato a la presidencia de Estados Unidos- un elefante en una cristalería- comenzó precisamente cuando el Senador Marco Rubio se le atravesó en el camino al lógico y mejor candidato del Partido, el ex Gobernador Jeb Bush- puesto nunca Rubio iba a ganar una candidatura presidencial suya a destiempo- dividiendo así con su ambición desmedida, los votos Republicanos del Estado de La Florida en las elecciones Primarias de ese Partido, candidatura que al final ganó el impresentable y soberbio magnate inmobiliario neoyorquino.

Mirando hacia atrás ahora nadie puede negar que el mejor candidato presidencial del Partido Republicano hubiera sido el ex gobernador floridano Jeb Bush. Hubiera ganado o perdido pero siempre con dignidad y elegancia. Lo decimos , sin sectarismos partidistas de ninguna clase, puesto que no somos ni Demócratas ni Republicanos, simplemente periodistas objetivos que observamos los acometimientos políticos con la misma frialdad que un médico patólogo examina un cadáver.

En este caso el cadáver es el Partido Republicano que va a las elecciones presidenciales del 8 de noviembre como una res al matadero, con el peor candidato en la historia de la política norteamericana: El impresentable Donald Trump.

Pero no le echemos la culpa a Trump. Él es simplemente un ignorante arrogante que no se da cuenta siquiera del daño que le está haciendo a su país con la mala imagen que proyecta al mundo con su presencia en el proceso electoral norteamericano.

La gran responsabilidad de esa debacle-tragedia Republicana recae en el Senador Marco Rubio, por sus desmedidas ambiciones, egoísmo sin limites que lo llevaron a su traición a su amigo Jeb Bush.

¡Qué Bruto también apuñaló a Cesar! Me das vergüenza ajena. Y todavía habrá cubanos Republicanos que voten por él.

Y hasta mañana miércoles amigos de El Duende que con mi gallo m voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por opinar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...