"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento" José Martí

martes, 29 de diciembre de 2015

Alcoholismo en adolescentes despierta preocupaciones

Existía un adolescente consumidor de alcohol en 19 de las 67 familias disfuncionales estudiadas en un barrio del occidente cubano.

SOCIEDAD Redacción IPS Cuba 28 diciembre, 2015 


El alcoholismo en la juventud ha sido tratado por el parlamento unicameral cubano. Foto: Tomada del blog http://desdeabreus.cubava.cu/

La Habana, 29 dic.- Investigadores de la occidental provincia de Pinar del Río alertaron sobre el incremento del alcoholismo en adolescentes, sobre todo en varones de raza negra y nivel preuniversitario debido a, entre otros factores, un inadecuado funcionamiento familiar.

El inicio de la ingestión de la sustancia en dicho grupo etario comienza a partir de los 11 y 15 años, determinó una encuesta en el Consejo Popular Villa II, del municipio pinareño de Consolación del Sur, a unos 135 kilómetros al oeste de La Habana.

Estos resultados conforman el artículo “Estrategia psicosocial para atenuar el alcoholismo en los adolescentes del municipio Consolación del Sur”, publicado en el No.3/2015 de la Revista Avances, editada por el estatal Centro de Información y Gestión Tecnológica de Pinar del Río.

Según los autores, el psicólogo Carlos Rodríguez y las profesoras Fidelina Castillo y Alina Martínez, entre las causas de mayor incidencia del consumo alcohólico en esas edades se encuentra el desconocimiento de sus efectos nocivos.

A ello se suma la presencia de al menos un integrante familiar que constituye un patrón o modelo para el inicio de la ingestión de bebidas por los adolescentes, y el no reconocimiento por algunas de las familias de este fenómeno.

Por otra parte, la influencia de los grupos informales tienden a reforzar este mal hábito tóxico; unido al consenso entre los adolescentes acerca de la falta de alternativas sanas de recreación y utilización del tiempo libre y la opinión de que el consumo del alcohol constituye un rasgo identitario de la comunidad.

Tal fenómeno, dijeron los investigadores de la Universidad Hermanos Saíz, deriva del incumplimiento de las estrategias y planes del Programa Nacional de Prevención y Control de la conducta alcohólica, dirigido a intervenir con carácter intersectorial.

De acuerdo con la pesquisa, de un total de 67 familias disfuncionales estudiadas, en 19 de ellas existía un adolescente consumidor de alcohol.

Al analizar la frecuencia de la ingestión, casi 80 por ciento de los adolescentes lo hace los fines de semana, mientras igual porcentaje reconoció el consumo en alguno de los familiares con quienes conviven.

Al profundizar en este aspecto, se pudo conocer que el total de estos familiares resultaron las figuras paternas y, en ocasiones, el cónyuge de la madre, asociado a la reproducción de tradicionales roles de género que asocian la hombría con la ingestión descontrolada de bebidas.

Se constata además que 60 por ciento de los adolescentes se encuentra en una etapa de tránsito o consumo de riesgo y 40 por ciento se ubica en el consumo perjudicial.

Las cifras son superiores si se comparan con las obtenidas por el equipo de Salud Mental del municipio en el 2000, donde 43 por ciento de la población encuestada eran bebedores de riesgo y 30 por ciento bebedor perjudicial.

Por tal motivo, el colectivo de autores recomienda reforzar la capacitación de profesores y lograr la preparación y participación adecuada de la familia y la comunidad para enfrentar el problema.

En 2004, el estatal Instituto de Higiene y Epidemiología estimó la prevalencia del consumo de alcohol en el ochenta por ciento de la población adulta cubana.

Por su parte, el Instituto de Medicina Legal reportó alcoholemia positiva en 10 por ciento de los fallecidos por homicidio, 30 por ciento de los suicidios, 27 por ciento de los fallecidos por accidentes del tránsito y 27 por ciento de otros accidentes.

En los últimos 15 años, el consumo de este tóxico creció de manera notable en la isla, donde algo más de 90 por ciento de la población inicia su ingestión antes de los 25 años y la mayoría de los bebedores dependientes del alcohol, se encuentran entre 25 y 42 años. La práctica de la adicción al alcohol preocupa a escala global, pues se considera que cerca de 10 por ciento de la población mundial sufre problemas de salud relacionados con el acceso o dependencia a esta sustancia, según la Organización Mundial de la Salud. (2015)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por opinar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...