"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento" José Martí

jueves, 25 de febrero de 2016

En Cuba crecen nuevas formas de organización social

Redes sociales compartieron sus experiencias y contribuciones al desarrollo del país.

SOCIEDAD Redacción IPS Cuba 25 febrero, 2016 



La capitalina Casa del Alba Cultural acogió el espacio de debate Balcón Latinoamericano. Foto: Cortesía de Flacso

La Habana, 25 feb.- Diversas redes cubanas que promueven formas alternativas de participación social realizaron un llamado a la articulación, el diálogo, la socialización de experiencias y a establecer alianzas académicas y de activismo.

“La intención fue resaltar la existencia de otras maneras de trabajar y funcionar por el bien del país”, subrayó a la Redacción IPS Cuba Geydis Fundora, una de las coordinadoras del espacio de debate Balcón Latinoamericano.

La socióloga afirmó que las organizaciones no gubernamentales y proyectos invitados “tienen diferentes públicos, lecturas de la realidad, formas de organizarse y de proyectar su accionar en múltiples escenarios del contexto cubano”.

A su juicio, el encuentro, efectuado el pasado 10 de febrero en la capitalina Casa del Alba Cultural, “sirvió para ver cómo algunas instancias de la sociedad cubana se mueven de forma comprometida y participativa en torno a temas como igualdad de género, medio ambiente, educación popular, racialidad, gestión del conocimiento y desarrollo local”.

Organizado por el Programa de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales en la Universidad de La Habana (Flacso-Cuba), la cita se nombró “Redes sociales cubanas en el contexto cubano actual” y contó con la participación de la Red de Educadores y Educadoras Populares, la de Mapa Verde y la de Cultura de Paz.

Además estuvieron presentes la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades (RIAM), la Barrial de Afrodescendientes y la de Gestión Universitaria del Conocimiento y la Innovación para el Desarrollo (Gucid).

Para varias de las personas asistentes al foro, el intercambio demostró la necesidad de alcanzar mayor incidencia en las comunidades.

“Hay que buscar la forma de lograr más articulación entre el conocimiento y la incidencia política”, sostuvo María del Carmen Zabala, profesora e investigadora de Flacso-Cuba.

La experta insistió en que en la actualidad resulta conveniente “acercar la producción científica a las comunidades”.

Para ella, “el trabajo docente es importante, pero también conectarse con la gente y saber cómo vive, qué piensa y siente”.

Zabala instó además a pensar en “una implicación que trascienda la mirada de la capacitación, para ir a tocar los problemas”.

Redes

Precisamente, el trabajo comunitario es prioridad para la Red Barrial de Afrodescendientes, que desarrolla acciones en los barrios habaneros Balcón Arimao, Pogolotti, Jesús María, Buenavista, Coco Solo, entre otros, donde la mayoría de la población es negra y vive en condiciones desventajosas.

“La red se creó en 2012 como un espacio para favorecer el diálogo y emprender acciones encaminadas a un mayor reconocimiento y valoración social de las personas negras en Cuba”, subrayó Maritza López, una de las organizadoras.

La activista remarcó que su grupo tiene “vocación anticapitalista, contrahegemónica y se manifiesta contra todo tipo de discriminación”.

Muy cerca de las personas se desarrolla igualmente la labor de la redes de Cultura de Paz y Mapa Verde, ambas impulsadas por el no gubernamental Centro Félix Varela (CFV).

“Aunque son autónomas, las dos están interconectadas y casi que no pueden funcionar una sin la otra”, aseveró Ana Margarita de la Torre, vicedirectora del CFV.

Cultura de Paz funciona a partir de tres ejes fundamentales: capacitación, acompañamiento y sistematización de diversas experiencias, expresó la especialista.

Mapa Verde, por su parte, se ha expandido y realiza acciones en decenas de ciudades cubanas, “con el objetivo de empoderar a las personas para que tengan una participación activa desde una concepción de desarrollo”, concluyó.

Dos de las redes con voz en el panel, RIAM y Gucid, cumplen una década de existencia en 2016, por lo que resaltaron la necesidad de revisar su trabajo y sistematizar buenas prácticas.

Ariamnis Alcázar, secretaria ejecutiva de Gucid, señaló que desde su surgimiento tienen un alcance nacional, con presencia en todos los municipios cubanos, “a través de las sedes universitarias municipales y sus diferentes programas”.

“Una de las demandas constantes en los centros educativos es la capacitación, tema que vemos desde una visión enfocada en la gestión del conocimiento”, dijo la profesora de la Universidad de La Habana, que coordina el proyecto junto al Ministerio de Educación Superior.

“Y además de crear focos académicos y de investigación en los territorios, hemos asesorado a gobiernos locales”, detalló la investigadora.

En la actividad trascendieron también los aportes de la RIAM en los ámbitos académicos y de activismo.

“Hemos logrado acercarnos a miles de jóvenes cubanos a los temas de violencia de género, cultura de paz, paternidades, salud sexual y reproductiva, feminismo, entre otros”, manifestó Jesús Muñoz, encargado del eje de comunicación.

Mientras tanto, Carlos Gallardo, de la Red de Educadores y Educadoras Populares, convocó a “construir puentes entre las diferentes redes” y sugirió la creación de iniciativas comunes.

En el foro se dio a conocer el surgimiento de la Red de Jóvenes Anticapitalistas y se avanzó en la concreción de las redes de Archivos Históricos Universitarios y la de Egresados de la Maestría en Desarrollo Social de Flacso-Cuba.

El espacio de debate Balcón Latinoamericano se efectúa los segundos miércoles de cada mes y propicia un acercamiento crítico a la realidad de América Latina. (2016)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por opinar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...