"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento" José Martí

martes, 1 de marzo de 2016

Estados Unidos vota este Supermartes: qué está en juego

Por ALBINSON LINARES; NYT 


Donald J. Trump en un mitin en Milford, New Hampshire, una semana antes de las primarias de ese estado.CreditDamon Winter/The New York Times

El Supermartes es una fecha muy importante dentro del calendario electoral de Estados Unidos debido al gran número de delegados que está en juego para los candidatos presidenciales de cada partido. Las votaciones se celebran el martes primero de marzo en 13 estados. Además habrá procesos electorales en el territorio de la Samoa estadounidense y también votarán los demócratas del extranjero (expatriados miembros de ese partido).

Tras haberse celebrado las primarias de Iowa, New Hampshire, Nevada y Carolina del Sur, los candidatos han sido probados entre sus electores con diversos resultados y muchas sorpresas. Del lado demócrata, Hillary Clinton lleva la delantera con 544 delegados frente a los 85 de Bernie Sanders. Cabe destacar que para ganar la nominación el aspirante deberá conseguir 2383 delegados.

En el bando republicano emerge Donald J. Trump en la delantera con 82 delegados hasta el momento, por lo que supera ampliamente al resto de aspirantes como Ted Cruz (17), Marco Rubio (16), John Kasich (6) y Ben Carson (4). En este partido el abanderado que compita por la presidencia deberá conseguir 1237 delegados para ganar la nominación.

Mara Ostfeld, profesora de Ciencias Políticas de la Universidad de Michigan, explica que durante esta jornada se escogen “más delegados que en cualquier otro día de las primarias” y afirma que deben ser unos 878, o el 18,5 por ciento del total de los delegados para los demócratas, y 590 o el 24 por ciento del total de delegados para los republicanos. “Si los aspirantes no han ganado un número significativo de delegados para el final del martes, será muy difícil que puedan demostrarle a los votantes y a sus donantes que son candidatos viables”.


El senador Marco Rubio, Donald J. Trump y el senador, Ted Cruz, en el debate republicano en Houston, Texas CreditEric Thayer para The New York Times

Trump con la ventaja

Entre las grandes sorpresas de estas primarias sobresalen los recientes triunfos de Trump y el retiro del exgobernador de Florida, Jeb Bush, de la contienda republicana. Es un extraño giro para la carrera política de este hombre, que hace un año parecía encarnar todas las virtudes del perfecto candidato republicano: civilidad, experiencia, antecedentes y tolerancia. Pero todos se equivocaron: el partido que llevó a dos miembros de la familia Bush a la presidencia es, por ahora, el partido de Donald Trump.

Con sus victorias en New Hampshire, Carolina del Sur y Nevada, Trump demostró que podía ganarse al electorado moderado de New Hampshire y a las masas religiosas sureñas sin moderar su discurso un ápice.

El partido republicano permite que los estados exijan un “umbral de calificación” de hasta el 20 por ciento del voto primario para que los candidatos ganen sus delegados. Para Ostfeld, esta va a ser la opción escogida por la mayoría de los estados que participan en el Supermartes, lo que acelerará el proceso y pondrá en peligro las candidaturas más débiles: “Carson y Kasich están en riesgo porque sus números en las encuestas no alcanzan los umbrales en muchos estados”.

La experta afirma que incluso Rubio y Cruz corren el riesgo de no alcanzar el umbral en algunos estados, por lo que “es probable que Trump aumente su número de delegados e incremente la ventaja que tiene sobre el resto de los competidores”.


Hillary Clinton le agradece a sus votantes después de la victoria en las primarias de Nevada.CreditRuth Fremson/The New York Times

Hillary busca la supremacía

El Senador Bernie Sanders prometió que seguiría en la lucha por la nominación después de perder en Nevada y aseguró que iba a hablar sobre el histórico malestar político de Estados Unidos en la próxima convención del Partido Demócrata. Sin embargo, los sondeos muestran que sus posibilidades para disminuir la ventaja de Clinton son cada vez menores porque es muy probable que ella gane en los estados sureños con mayor población negra e hispana en este Supermartes.

Como los delegados se otorgan proporcionalmente según el recuento de votos en los distritos del congreso y otras áreas, solo las grandes victorias producen un gran número de delegados. Y la amplia victoria de Clinton en Carolina del Sur el sábado pasado, donde batió a Sanders con un 73,5 por ciento, muestra que está en mejor posición para arrasar en los distritos con más delegados, esos sectores que aseguran los escaños demócratas en el congreso.

“Ella podría terminar la carrera electoral en menos de dos semanas después del Supermartes”, dijo David Wasserman, analista de The Cook Political Report. El asesor sénior de Sanders, Tad Devine, dijo que los Clinton “pueden conseguir mucho más rápido que nosotros una ventaja de delegados, ellos tienen un método para destripar a sus oponentes en estos procesos”. Y agregó: “Tenemos que ganar un estado tras otro para lograr un gran impulso que nos permita cambiar los números”.

¿Cuán determinantes son los resultados del Supermartes?

Los Supermartes comenzaron en 1988 y surgieron con dos objetivos principales. En primer lugar, se trató de asegurar que los estados del sur tuvieran más influencia en las primeras etapas del proceso de nominación. Antes de 1988 la mayoría de los estados sureños celebraba sus primarias y caucus mucho después que otras regiones, por lo que tenían poca influencia en la selección de los candidatos.

Expertos como Ostfeld recuerdan que, en segundo lugar, los Supermartes lograron que la atención de los candidatos dejara de centrarse en la política local, que tiende a dominar en las primarias, y ayudó a que se enfocaran en los temas de interés nacional.

Bill Clinton fue uno de los políticos que forjó su leyenda en un Supermartes. En 1992 inició su campaña con un desempeño muy regular: solo ganó tres de las primeras 15 elecciones primarias. Pero el 10 de marzo, los estados sureños lograron exactamente lo que se propusieron cuando establecieron los Supermartes y apoyaron en masa a su candidato favorito, quien avasalló en las votaciones. “Clinton ganó seis de las siete elecciones, y por márgenes sustanciales, con lo que aseguró su lugar como el candidato final. Fue uno de los cambios más dramáticos vividos desde que se establecieron los Supermartes”, recuerda Mara Ostfeld.

¿Quién será el Bill Clinton de este Supermartes? Habrá que esperar hasta la noche del primero de marzo para saber si alguien repite su hazaña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por opinar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...