"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento" José Martí

martes, 21 de febrero de 2017

Del “Trumpismo” al Narcisismo



“El narcisismo es el amor que dirige el sujeto a sí mismo tomado como objeto. Amor a la imagen de sí mismo. Sigmund Freud lo introdujo en su obra, pero con una definición más difusa. Si bien se puede aludir a una serie de rasgos propios de la personalidad normal, el narcisismo puede también manifestarse como una forma patológica extrema, como el trastorno narcisista de la personalidad, en que el paciente sobrestima sus habilidades y tiene una necesidad excesiva de admiración y afirmación.

En su uso coloquial designa un enamoramiento de sí mismo o vanidad basado en la imagen propia o ego. El narcisismo es una palabra que procede del antiguo mito griego sobre el joven Narciso de especial hermosura, quien se enamoró insaciablemente de su propia imagen reflejada en el agua”.

Traigo a colación la definición del “Narcisismo” tal como aparece en la Wikipedia de la Internet a propósito de un artículo que leí en el diario madrileño El País calzado con la firma de J Martínez Ahrens en el que el escritor residente en Washington describe al Presidente norteamericano Donald Trump como una persona con características muy especiales. Como a “alguien que nunca ha ocultado su admiración por sí mismo. Se ve alto, atractivo, agresivo, inteligente, simpático, triunfador. No es solo que se reconozca como un excelente hacedor de acuerdos o un promotor inmobiliario de fulgurante éxito sino que al hablar su figura rompe cualquier recato.

“No es fanfarronería cuando digo que soy un ganador. Tengo experiencia en ganar. Es lo que se llama liderazgo. Eso quiere decir que la gente me sigue y se inspira en lo que yo hago. ¿Cómo lo sé? Porque he sido un líder toda mi vida”.

Eso lo escribió Donald Trump en un libro que le sirvió como base de la pasada campaña electoral que lo llevó a la Casa Blanca. Visto el caso y comprobados los hechos, a confesión de parte, relevo de pruebas, diría el Tremendo juez de la Tremenda Corte.

Y hasta la próxima entrega de El Duende que con mi gallo me voy cantando a tumba fría. Bambarambay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por opinar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...